miércoles 11 de diciembre de 2019

Salud |

Trastorno de ansiedad social: ¿cómo saber si sufres este tipo de fobia?

No se trata simplemente de ser tímido

Todos hemos visto ese meme que versa acerca de sentirse aliviado cuando alguien cancela algún plan en el último minuto, pero si te sientes demasiado identificado con esta situación, deberías de valorar el hecho de que puedas sufrir algún tipo de ansiedad social.

Muchos confunden este tipo de ansiedad con la timidez, un sentimiento igual de válido pero que no tiene nada que ver. Si bien el 99% de la población reconocer haberse puesto nerviosa al conocer a nuevas personas alguna vez en su vida, la ansiedad social va más allá que esta timidez inicial, ya que deja efectos físicos y emocionales duraderos en la persona.

Hemos hablado con la psicoterapeuta Liz Ritchie, especialista en cuidado personal e imagen corporal, que ha analizado qué es exactamente la ansiedad social y creado un sencillo test que te permitirá saber si sufres de esta complicación.

¿Qué es la ansiedad social?

El trastorno de la ansiedad social (también conocido como fobia social) es uno de los trastornos mentales más comunes. Esta fobia social puede derivar en que los pacientes experimenten paranoia, nervios extremos y ataques de pánico.

Según el Real Colegio de Psiquiatras de Londres, aproximadamente cinco de cada 100 personas sufren algún tipo de fobia social, mientras que las mujeres tienen dos o tres veces más probabilidades de verse afectadas.

"No hay una única causa conocida que provoque el trastorno de ansiedad", comenta Liz a la edición británica de Cosmopolitan. "La investigación dicta que es potencialmente biológica, que podría ser psicológica y que podría estar darse debido al entorno del individuo"

Las experiencias personales y sociales de cada persona moldearán indudablemente un posible trastorno de ansiedad social, es decir, sobre todo aquellos que estén más expuestos a situaciones elevadas de ansiedad. Otros factores podrían ser la baja autoestima, la depresión, la falta de habilidad social y determinados rasgos de la personalidad.

¿Cuál es la diferencia entre la ansiedad social y simplemente ser tímido?

"La ansiedad social puede ser confundida a menudo con la timidez, pero hay grandes diferencias entre ambas definiciones, explica Liz. "La timidez es un rasgo personal, mientras que la ansiedad social se acaba definiendo por factores como el miedo, la vergüenza y por experiencias en las que alguien ha sido humillado, generalmente desencadenadas en situaciones en donde el individuo ha tenido que interactuar con alguien más"

"LA TIMIDEZ ES UN RASGO PERSONAL, MIENTRAS QUE LA ANSIEDAD SOCIAL SE DEFINE POR EL MIEDO"

¿Cómo sabes si tienes ansiedad social?

ansiedad.jpg

Los signos y síntomas más comunes de esta dolencia, según el sitio Cosmopolitan son:

  • Un aumento de los latidos del corazón
  • Tensión muscular
  • Sentirse débil o mareado en situaciones sociales
  • Problemas gástricos, como por ejemplo las úlceras
  • Incapacidad de respirar o sensación de pánico (te falta el aire)
  • Sudores y ruborizarse rápidamente
  • Dolor de cabeza
  • Temblor
  • La pérdida de la libido
  • Irritabilidad

Esta ansiedad también puede derivar en estos problemas psicológicos:

  • Una fuerte bajada de la autoestima
  • Miedo a ser juzgado o criticado
  • Una excesiva 'autoconciencia' y una marcada ansiedad frente a situaciones sociales cotidianas
  • Grandes miedos de inferioridad
  • Pensamientos irracionales (conocidos como los pensamientos intrusos)
  • Fuerte depresión
  • Arrebatos emocionales
  • Ataques de pánico

Si has experimentado alguna de las situaciones arriba descritas, pero no estas seguro de si sufres este trastorno, Liz ha creado lo que podría ser un 'test' más aclaratorio. Aunque la única persona que puede diagnosticarte esta alteración es un médico o un profesional psicológico, responder afirmativamente a la mayoría de las preguntas siguientes podría significar que debes buscar ayuda.

El 'test'

¿Te sonrojas fácilmente en público?

¿Evitas hablar con extraños?

¿Evitas asistir a eventos sociales?

¿Te asusta conocer a gente nueva y acudir a algún evento social?

¿Te sientes incómodo en compañía de gente que posee autoridad?

¿Evitas de forma evidente hablar con gente porque te da vergüenza?

¿Te cuesta tener una actitud crítica?

¿Crees que tu entorno te juzga?

¿Sientes pánico en reuniones o situaciones sociales hasta el punto de que el corazón te late más rápido?

¿Odias ser el centro de atención?

¿Te aíslas cuando surge la oportunidad de socializar?

¿Te sientes incómodo en compañía de personas que no conoces?

¿Qué hacer si tienes ansiedad social?

Después de todo, ¿crees que podrías estar sufriendo dicho desorden? Hay formas de aliviar estos síntomas:

Terapia cognitiva-conductual (TCC): "Uno de los tratamientos más efectivos en la actualidad es dicha terapia colaborativa, que ayuda a la persona a descubrir qué aflora estos molestos síntomas", afirma Liz. "En este proceso se aprenden habilidades para detectar estos pensamientos, cuestionarlos y plantarles cara. Y, en última instancia, replanteárselos y aparcarlos en otra parte. En el mejor de los casos el miedo se convierte en algo mucho menos malo cuando el que lo sufre se anticipa al sentimiento".

Una autoayuda guiada: la terapia puede resultar algo cara, por lo que la autoayuda puede ser otra opción efectiva, según el NHS, organismo de seguridad social británico. Así, Liz afirma: "Una de las cosas que recomiendo para poder controlar los sentimientos es llevar consigo un diario. Escribir acerca de estos pensamientos y experiencias puede resultar efectivo, ya que verlos escritos los saca de tu cabeza de alguna forma y los desactiva. Salen de nuestra mente, por lo que hacemos más hueco en nuestro cerebro para trabajar en cosas que resulten efectivas y positivas".

"La meditación puede ser útil, ya que te da la sensación positiva de que haces algo por ti mismo y te mimas, así que cambia el 'chip' y piensa que quieres cambiar para mejorar a partir de hoy"

meditar.jpg

Mantente activo: "El yoga y la relajación reducirá los síntomas físicos como la aceleración del corazón, las palpitaciones y el temblor", cuenta Liz.

"Cambiar la forma de pensar y ver mejora te dará un sentimiento de logro, algo que puede ser mucho más efectivo de lo que imaginas. Es un proceso recíproco, por lo que debes involucrarte para obtener el resultado que deseas".

Lo más importantes es que acudas a un profesional o te dirijas a un organismo que pueda ayudarte ante esta lucha que, aunque no lo creas, también sufre otra mucha gente en silencio.

Dejá tu comentario