menu
search
Sonia Tessa |

"Soy Elena": la lucha contra la explotación sexual, en viñetas

La historia de Elena Moncada es uno de los cuadernos pensados por Aguará Ediciones como herramienta educativa, con guion de Ana Pipi Oberlin y dibujos de Lorena Méndez. Una historia de violencias, pero también de la construcción de una vida mejor para muchas.

“Soy Elena”. La tapa del cuaderno Aguará muestra a la protagonista en actitud combativa. Elena Moncada levanta un cartel que dice “Luchamos por nuestros derechos”. Tiene la boca bien abierta, el puño en alto, flequillo y zapatos rojos. Un pequeño lobo rojo en el extremo superior derecho representa al Aguará que da nombre al colectivo editorial, que ofrece las historietas como “herramientas educativas para que los jóvenes puedan luchar por sus derechos, a partir de la lectura de experiencias concreta de vida, atravesadas por problemáticas sociales de graves vulneraciones”.

La historia de Elena Moncada, activista contra la explotación sexual que creó la Fundación Mujeres en Actividad, se convierte así en una novela gráfica para distribuir en las escuelas, con textos de Ana Pipi Oberlin y dibujos de Lorena Méndez.

Elena Moncada es santafesina. Vivió una historia de violencias desde muy pequeña, en un camino que abonó la trata y explotación sexual sufrida durante años. Considera que el abuso sexual que sufrió de parte de su tío y otros hombres, fue parte de una preparación para la prostitución. Una vez que pudo salir, se dedicó a activar junto a otras mujeres en la ONG Mujeres en Actividad. Es promotora de salud y derechos laborales. Escribió dos libros: Yo elijo contar mi historia, en 2013 y Después, la libertad, en 2019.

01 Elena Moncada 02.jpg
Elena Moncada fue víctima de la trata y la explotación sexual. Una vez que pudo salir, se dedicó a ayudar a otras mujeres a través de una ONG y escribió dos libros.

Elena Moncada fue víctima de la trata y la explotación sexual. Una vez que pudo salir, se dedicó a ayudar a otras mujeres a través de una ONG y escribió dos libros.

“Pipi” también es santafesina, aunque vive hace años entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Abogada en diferentes causas por delitos de lesa humanidad, fue Directora Nacional de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación hasta 2015 y hoy es fiscal. Se especializa también en género. En los últimos años, trabajó intensamente en la investigación sobre la violencia institucional sufrida por las personas travestis trans en dictadura y en democracia.

Pipi eligió contar la historia de Elena por muchos motivos. Uno de ellos fue que compartían el pensamiento abolicionista. Las ideas de Pipi viraron con los años: fue regulacionista, pero luego de escuchar historias de personas que estuvieron en situación de prostitución, y fueron rescatadas de redes de trata, se convenció del abolicionismo. Y si bien había leído los libros de Elena, no la conocía personalmente. Cuando le propuso hacer la historieta, Elena aceptó enseguida. Tuvieron charlas profundas en la casa de Elena, donde recibe a sus hijxs, hermanxs, amigxs y cinco nietxs, que la visitan todo el tiempo. Pipi conoció a su familia.

01 pipi oberlin _9x16.jpeg
Ana Pipi Oberlin, autora del cuaderno educativo

Ana Pipi Oberlin, autora del cuaderno educativo "Soy Elena".

Así nació el guion, una experiencia desafiante. “Lo más alucinante que pasó fue, primero, que conocí a Elena, que compartimos mucho este proceso, y la otra cosa alucinante fue que yo no tenía ni idea de cómo se hacía una historieta y tuve que aprender. Para eso, dialogar, intercambiar y entender mucho del lenguaje dibujado. Tuvimos mucha conexión con Lorena, que hizo un trabajo muy bueno, porque pudo expresar imágenes muy difíciles de transmitir. Y estuvo re bueno porque pudimos llegar a este Aguará que refleja todo ese trabajo colectivo junto con les compañeres de la editorial”, cuenta Pipi.

01 lorena mendez _9x16.jpg
Lorena Méndez, ilustradora.

Lorena Méndez, ilustradora.

Ese es el espíritu del colectivo Editorial que integran Sabra Gullino Valenzuela Negro, Beatriz Schiffino, Jimena Esborraz y Alfredo Hoffman. “Trabajamos, aprendemos y militamos desde una perspectiva popular y feminista que busca generar un acceso democrático al conocimiento y al arte”. Publicaron “Soy Elena” en plena pandemia, y sólo pudieron hacer una presentación virtual. En aquel momento, había cinco títulos en la misma colección: “En el nombre de Ana”, la historia de Ana María Acevedo; “Génesis”, la historia de Karen Bruselario y Alexis Taborda; “Pelea de fondo”, la historia de Nora Aracil y Esteban Amatti; “Siempre de pie”, la historia de Isabel Vergara y “Todos sabíamos”, la historia de Franco Casco. Ahora sumaron “No fumiguen mi escuela”, la historia de Isabel Vergara y también publicaron un cuaderno sobre Domitila Barrios Cuenca. Cada cuaderno tiene un anexo con preguntas para trabajar en el aula y legislación sobre el tema tratado.

Pipi quería contar el trabajo de Elena para generar oportunidades. “Gracias a la Fundación Mujeres en Actividad, son muchas las compañeras que salieron de la prostitución”, dice la protagonista en la historieta, y también considera que “El Estado debe implementar un sistema integral para quienes quieran salir de la prostitución”.

01 una página de la historieta _9x16.jpg

Al mismo tiempo, sabe que es un tema controversial en los feminismos. “Me parece importante hablar y debatir sobre estas posiciones, que tienen puntos en común. Creo que todas las cuestiones deben ser expresadas”, dice Oberlin, quien define: “A mí, en lo personal, porque soy abolicionista, me parecía interesante contar la historia de una mujer que había estado en situación de prostitución y que también era abolicionista”.

En cambio, el Colectivo Editorial Aguará no tiene una posición, sino que apunta a abrir el debate. Esa es la decisión que surgió de las conversaciones que generó este cuaderno, al que pensaron centrado en la trata con fines de explotación sexual.

La base del trabajo fue el respeto. “Contar la historia de alguien es un desafío muy grande”, consideró, y por eso Elena participó de todas las decisiones. “Respetar a la persona protagonista de la historia para que sea una sujeta y no se convierta en un objeto”.

“Soy Elena” se presenta el sábado 27, a las 17.30, en El Molino Fábrica Cultural, con la presencia de la protagonista, las autoras, Florencia Marinaro, ministra de Igualdad, Género y Diversidad de Santa Fe; Paula Saini, delegada de INADI Santa Fe; Cecilia Santamaría, secretaria de Cultura y Derechos Humanos de SADOP y Sabrina Gullino Valenzuela Negro.