martes 7 de julio de 2020
Sociedad |

Tuvieron un hijo por vientre subrogado en Ucrania y después de 70 días pudieron conocerlo

José Peréz y Flavia Lavorino estuvieron junto a Manu en Kiev, luego de una ardua lucha para poder concretar el viaje.

Después de 70 días de angustia José Pérez y Flavia Lavorino pudieron conocer personalmente a su hijo Manu que había nacido en Ucrania con un método llamado "vientre solidario". "Fue muy difícil, mucha angustia, mucha frustración, mucha impotencia y ahora sólo es amor", cuenta la pareja desde el departamento que por estos días se convirtió el hogar de su familia en Kiev.

La historia empezó en diciembre de 2018, cuando comenzaron los trámites para contratar los servicios de la Clínica Biotexcom, especializada en maternidad y tratamientos de fertilidad. "Después de mucho tiempo, de mucha lucha y de mucho sacrificio llegamos a Ucrania a buscar a nuestro hijo argentino. Acá está Manu recibiendo su primera mamadera", dice José. Y se la escucha a Flavia detrás que aclara entre risas: "La primera nuestra".

Leer más►Subrogaron un vientre en Ucrania, sus bebés están por nacer y no pueden viajar

Manuel tenía fecha de nacimiento para el 10 de abril, pero se adelantó y nació el 30 de marzo a través del proceso de gestación por sustitución, también denominado "vientre solidario". Una mujer, a la que se le implantó un embrión con el material genético de la pareja de argentinos, llevó adelante el embarazo y dio a luz al bebé.

image.png
Residentes argentinos festejan la llegada de Flavia y José

Residentes argentinos festejan la llegada de Flavia y José

La pareja tenía organizado el viaje para ir a buscarlo, cuando por la pandemia de coronavirus se cancelaron todos los vuelos y empezó la odisea para reunirse. Tras más de un mes de intentar por todos los medios que se concretara el encuentro, el abogado de la pareja Gustavo Triemstra presentó un recurso de amparo ante el Juzgado de Primera Instancia de Familia número 4 de Morón, a cargo de la doctora Gladys Pellegrini que, con su sentencia, hizo lugar a los pedidos de la pareja. El 20 de mayo se enteraron de que les permitirían ir a buscarlo.

El avión salió el 28 de mayo rumbo a España y desde allí, y gracias a la solidaridad de un empresario argentino que vive en Kiev, se embarcaron en un charter para llegar hasta la ciudad, donde finalmente podrían cumplir el sueño de formar una familia.