menu
search
Sociedad 24 de marzo | Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia | Hijos

Nietes: una comunidad que acerca la memoria a las nuevas generaciones

Nacida en 2021, la agrupación Nietes de Rosario va más allá del lazo biológico, incluye a todas las personas interesadas en conectar las luchas del pasado con las del presente, en la defensa de los derechos humanos.

Para Lua y Renata, ser hijas de HIJOS fue desde siempre parte de su vida cotidiana. Marchas, rondas de las Madres de la Plaza 25 de Mayo de Rosario, el aguante de los juicios por delitos de lesa humanidad, reuniones interminables, encuentros donde la militancia se estiraba en largas celebraciones. Una extensa familia hecha de luchas, compromisos, duelos y risas compartidas. Ellas, las nietas, desde la escuela secundaria empezaron a participar en el centro de estudiantes, dar testimonio, mantener viva la memoria de les 30.000 desaparecidos. La historia en clave presente era el aire que respiraban.

Nietes nació el año pasado: “Cuando se murió el Juane nos pusimos muy tristes y no sabíamos cómo hacer para continuar con una lucha que venía desde hace tantos años y que creíamos que era importante no sólo apropiárnosla, porque siempre fue nuestra y la compartimos con las Madres, las Abuelas, los HIJOS, que fueron nuestra guía. Pero creímos que teníamos que hacer algo propio para dejarles a las nuevas generaciones y para ser más cercanos, para acercarles lo que pasó en la última dictadura cívico militar a todes”, cuenta Renata Labrador sobre el origen de esta agrupación en Rosario. Juane Basso Feresín era referente de HIJOS Rosario y murió el 3 de marzo de 2021, a los 44 años, mientras jugaba al fútbol, por una descompensación cardíaca.

La primera aparición pública de Nietes fue en una ronda de los jueves. Rápidamente, hubo notas en los diarios, y una definición: no es necesario ser nieta, nieto, niete de desaparecides (el inclusivo es la forma natural de hablar de las entrevistadas) para integrarse.

Irina Rosenfeld tiene 24 años, estudia Psicología. “Empecé a militar en Nietes el año pasado. Llegué por una publicación en un diario y por una publicación de Lua en su Instagram. Vi que no era solo una agrupación específicamente de nietes de desaparecides con lazo biológico, sino que también incluía a jóvenes que quieran luchar por los derechos humanos y organizarse. Somos todes nietes de una generación, de la generación de los 70”, dice Irina.

Nietes Rosario 3.jpg

La decisión de convocar más allá de los lazos biológicos es una definición política potente, la misma que tuvo HIJOS Rosario hace más de dos décadas. “Hay algo que genera empatía. Estaba viendo con un stream que hizo el Coscu, que hicieron un recorrido por la ex ESMA y creo hay diferente recepción cuando ven que te pasó a vos. Mis compañeros de la secundaria, en 5° año, el 24 de marzo pusieron una foto de mi abuelo al lado del pizarrón y estuvo todo el año. Fue una manera de interpelarlos, ver que la persona que tienen al lado creció sin su abuelo, porque había luchado por un país mejor”, dice hoy Renata convencida, como aprendió de sus padres, que “todos somos hijos de la misma historia”.

Y así lo llevan adelante en Nietes. “Me puse a hablar con Iru, cuando estábamos haciendo la bandera y me contó toda la historia de militancia de su abuelo y dije… qué loco. Si bien no nos conocíamos, cuando empezamos a hablar, nos dimos cuenta que teníamos muchísimo en común y eso también me pasó con todos mis otros compañeros que, capaz, la dictadura no los había atravesado de cierta manera, pero sí los había atravesado de otra. En eso lograron interpelarse, empezar a ir a las marchas, hacer carteles, llevar las pancartas”, señala Renata sobre esa transmisión.

La historia propia, entonces, es mucho más que testimonio, es una forma de estar en el mundo. Lua Conechny es la nieta de Alejandro Pastorini, desaparecido en agosto de 1977. Su mamá, Nora Pastorini, es militante de HIJOS. Renata Labrador es la nieta de Palmiro, asesinado en noviembre de 1976. La familia Labrador fue diezmada: en la misma noche, mataron a Palmiro y su pareja, Edith Graciela Koatz, así como también al padre, Víctor. Dos meses antes, habían secuestrado a otro de los hijos, Miguel Ángel, que sigue desaparecido. La bisabuela de Renata, Esperanza Labrador, fue una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo en Rosario.

El papá y la mamá de Renata, Tomás y Romina Marucco, militaron en HIJOS Rosario desde los 90. Y emigraron a Barcelona sobre el filo del siglo. Allí pasó Renata sus primeros años. “Mis papás militaban en Hijos Barcelona, y se hacía un poco raro, porque viviendo allá el contexto era otro, pero siempre estaban las reuniones en casa, las cenas, las actividades donde se invitaba a gente que había sido víctima de la última dictadura militar. Entonces, era como un ida y vuelta entre lo que se organizaba desde allá y acá. Cuando llegamos a Rosario, en 2012, me acuerdo que era todo potenciado”, cuenta Renata. Se encontró con una comunidad.

Nietes Rosario 1.jpg

“Era ver fotos de mi abuelo en (el Centro Cultural) La Toma, encontrarme con un montón de compañeros que tenían mi edad y que íbamos a las reuniones de HIJOS y nos poníamos a jugar. Después comíamos, cantábamos, nos íbamos de viaje a Buenos Aires. Si algo rescato mucho de la militancia de HIJOS es que pudieron hacer algo tan familiar. Sin importar si tenés un lazo biológico o no, si te falta tal persona o no, todos éramos una familia muy grande. Eso cuando milité en un espacio partidario, no lo pude ver. Y me parecía que era necesario generar esos lazos para poder llevar adelante una lucha, porque si no hacemos comunidad, si no nos pensamos como un todo, es imposible alcanzar el objetivo, o el ideal, que en este en este caso es la lucha por los derechos humanos y seguir conquistando derechos”, dice Renata.

Hoy Nietes está integrado por chiques de entre 10 y 26 años que marchan, agitan la memoria y traman su propia historia en los hilos de un legado presente. Porque no se trata del pasado. “La vigencia de esta lucha ve todos los días, porque lo pienso con la falta de representación política, o el nivel de los cuadros políticos que nos faltan y que claro cómo no nos van a faltar cuadros políticos si mataron a la mitad de una generación que era justamente eso, militantes, pensadores, era gente que hacía política, que la sentía y que la defendía”, dice Renata y subraya: “Arrancamos sobre todo para recoger luchas del pasado que se conectan constantemente con el presente”.

Dejá tu comentario