miércoles 5 de agosto de 2020
Sociedad | calendario | Ecuador | Esperanza

Los rituales más curiosos para navidad

Hay clásicos como comer doce uvas antes de la medianoche, también estrenar ropa interior y tirar varios baldes de agua para "purificar" las energías. Un repaso por las costumbres latinoamericanas.

Tanto Navidad como año nuevo son fechas que derivan en balances, cierres y nuevos proyectos. Es un período que también funciona como un embudo de actividades, encuentros y, en algunos casos, reflexiones que van acompañados de rituales de todo tipo.

Un ritual es un conjunto de actos que tienen entre sí un valor simbólico. Siempre se basan en alguna creencia, ideología, religión o tradición. Los rituales, además, siempre están relacionados a un festejo o una celebración, no hace falta que sean muy elaborados, cuanto más sencillos, más efectivos y concretos.

Nuestro fin de Año, según el calendario gregoriano, coincide en cercanía con el solsticio de verano que se produce entre el 20 y 23 de diciembre. Y la Navidad también significa nacimiento y está ligado a la esperanza.

image.png

Rituales navideños: el arbolito, un clásico

image.png

En Navidad, sin dudas, el ritual más emblemático es armar en cada casa el arbolito, acompañado del pesebre, y también hacerle el espacio para los regalos.

También otro ritual que es realizar una "limpieza profunda de energías del hogar". Sobre todo en los días previos a la Navidad. Consiste en abrir todas las puertas y ventanas para que salga todas las energías negativas.

Cambiar la ropa interior...¿buen augurio?

image.png

Según informa Clarín, en ciertos países latinoamericanos, la ropa interior de determinado color garantiza la bienaventuranza. Para los colombianos, la ropa interior amarilla trae suerte. En México, ese color es para generar dinero, pero si es necesario apuntalar el tema amoroso, lo mejor es la ropa colorada. En Ecuador y Perú, la ropa debe ser amarilla pero vestida al revés.

También te puede interesar

Florencia Rosa y Marito Altamirano te recomiendan cinco clásicos de navidad para disfrutar en familia