menu
search
Santa Fe Alacranes |

Seis niños ingresaron al Alassia en dos días por picaduras de alacranes

El sábado hubo cinco ingresos al Hospital de Niños "Dr. Orlando Alassia" de niños picados, de los cuales hubo dos casos moderados que necesitaron suero, un caso grave que ingresó a terapia intermedia y dos casos leves. Este domingo por la mañana ingresó otro paciente, que también necesitó suero. 

Las altas temperaturas del fin de semana propiciaron la aparición de alacranes en muchas viviendas de la ciudad de Santa Fe. El sábado hubo cinco ingresos al Hospital de Niños Orlando Alassia de niños picados, de los cuales hubo dos casos moderados que necesitaron suero, un caso grave que ingresó a terapia intermedia, y dos casos leves. Este domingo por la mañana, ingresó otro niño que también necesitó suero. Los datos fueron precisados al móvil de AIRE por el director del efector, Osvaldo González Carrillo.

Los casos graves del sábado fueron un bebé de un año, otro de tres meses y otro de cuatro años. El niño de 3 años que sufrió la picadura de un alacrán en su vivienda ubicada en el barrio La Esmeralda, permaneció en observación durante varias horas hasta que fue dado de alta, según confirmó a AIRE la mamá del menor.

"Primero fuimos al hospital Iturraspe, porque nos quedaba más cerca de nuestra casa, pero allí no había pediatras ni tenían el suero necesario para estas situaciones, por lo que nos derivaron al Hospital de Niños. Antes lo controlaron y nos dejaron tranquilos porque estaba estable", comentó la mujer. Luego, continuó, "lo tuvieron en observación y lo controlaban cada una hora para saber qué efecto tenía. Después de unas horas le dieron de alta".

Internaron a un niño de 3 años por la picadura de un alacrán

En cuanto al momento de la picadura, la mamá del niño contó: "Entró por la perforación por donde pasan los caños del aire. Estaba dormido y le cayó en la cama".

En la ciudad de Santa Fe y alrededores, quien encuentre un alacrán en su casa puede atraparlo con un frasco (al que hay que hacerle pequeños agujeros en la tapa) y acercarlo al Programa de Zoonosis y Vectores, que funciona en el primer piso del ex hospital de Niños (Boulevard Gálvez 1563). Luego, los ejemplares son enviados al Malbrán y destinados a la producción de suero antialacránico.

Cuáles son los síntomas de una picadura de alacrán

El ataque de un alacrán se manifiesta con dolor en el sitio de la picadura, que en general es intenso (en los niños provoca llanto) y una variedad de signos y síntomas locales y generales que se expresan con diferentes grados de severidad, entre ellos: palidez, náuseas, vómitos, salivación excesiva, ‘piel de gallina’, y palpitaciones. Por lo general, el accidente sucede de noche y la población más afectada son los niños pequeños.

Qué hacer en caso de picadura de alacrán

En caso de picadura se recomienda concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para atención y tratamiento, fundamentalmente cuando se trata de un niño o niña, que son más vulnerables al veneno.

Como produce dolor intenso, se puede colocar hielo o frío en el sitio afectado para aliviar las molestias mientras se transporta a la persona. El tratamiento en estos casos, en general, es la aplicación de un antiveneno antiescorpiónico para neutralizar la toxina.

Qué precauciones tomar para evitar picaduras de un alacrán

Entre las recomendaciones para evitar contacto con un alacrán, los especialistas incluyen:

  • Revisar y sacudir la ropa de cama, las prendas de vestir y el calzado.
  • Tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.
  • Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

Para las viviendas y alrededores, en tanto, se debe tener en cuenta:

  • Realizar un aseo cuidadoso y periódico.
  • Utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios.
  • Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras.
  • Colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.
  • Revocar paredes.
  • Reparar grietas en pisos, paredes y techos.
  • Controlar las cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.
  • Controlar la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a escorpiones y alacranes.
  • Evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros, leña y hojarasca donde suelen mantenerse, conservarse y dispersarse.
  • Evitar juntar los alacranes con las manos.

Temas