viernes 28 de enero de 2022
Santa Fe Procrear | crédito |

Procrear construcción: un sueño que para algunos santafesinos se convirtió en una pesadilla

Las relatos de un grupo de beneficiarios que debían acceder a esta línea de crédito, por el resultado del sorteo, y que a pesar de realizar cientos de trámites e invertir mucho dinero no lograron la adjudicación.

En agosto de 2020, el Gobierno Nacional anunció el relanzamiento del plan Procrear en plena pandemia. La noticia generó mucha expectativa entre la gente necesitada de oportunidades de acceso a la vivienda propia y también en aquellos que trabajan en el sector de la construcción, un rubro muy golpeado en los últimos años.

Dentro de las numerosas líneas de crédito disponibles, se destacaban dos tipos:

- Créditos personales dedicados a mejoras y refacciones con montos de 50.000 a 500.000 pesos.

- Créditos hipotecarios para construcción y ampliación de vivienda hasta 3.500.000 millones de pesos.

Un relevamiento que realizó AIRE de Santa Fe confirmó que la existencia de numerosos reclamos e inconvenientes de quienes salieron favorecidos en la línea Construcción y Ampliación de Vivienda, cuyo sorteo se realizó en octubre de 2020.

Luego del sorteo, los beneficiarios de esa línea comenzaron a recibir notificaciones vía mail con una serie de documentación que debían completar y subir de manera virtual al sitio “Tu Hogar” del Banco Hipotecario.

Leer más ► El Senado aprobó la ley que modifica el Impuesto a las Ganancias para las empresas

Respecto a esta situación, María José -una de las adjudicatarias que pidió mantener en reserva su apellido- recordó que salió sorteada el 28 de octubre y el 3 de noviembre recibió el correo en el que se los notificaba que podían ingresar a la plataforma y hacer una simulación del crédito. Posteriormente contaban con 150 días para reunir la documentación.

Pandemia y aislamiento de por medio, comenzó la peregrinación de estas familias para elegir arquitecto, hacer trámites municipales, y en muchos casos conseguir el dinero necesario para cumplir con los requerimientos (que oscila entre los 200.000 y 600.000 pesos) con un solo objetivo: acceder el sueño de la casa propia.

Una vez culminado el papeleo y en el momento en que los beneficiarios se disponen a cargar la documentación a la web, comenzaron los inconvenientes con la plataforma. Llegado a cierto punto aparece un mensaje de error que dice: “UPS, algo falló, por favor inténtelo nuevamente en unos minutos”.

Mensaje hipotecario.jpeg

En el caso de Claudio, otro de los beneficiados en ese primer sorteo, el problema fue diferente y así lo relata: "Nosotros pudimos completar el proceso de carga de documentación pero como no teníamos respuesta, y se acercaba el plazo límite, llamamos al 0800 donde nos comunicaron que el crédito había sido rechazado sin ninguna otra explicación. Luego de muchos intentos para ingresar a la página, me aparece un mensaje que decía EL CREDITO FUE CANCELADO POR EL PROPIETARIO, algo que desde ya no hice".

Esta situación se repite desde hace siete meses, el tiempo durante el cuál estas personas se pasaban mañana, tarde y noche frente a una computadora o llamando a un 0800 donde lo único que reciben como respuesta es un número de reclamo. Desde el Gobierno Nacional tampoco se dio ningún tipo de respuesta a los mensajes, llamadas, mails y cartas que estas personas hicieron a los canales de comunicación oficial en busca de una solución.

Estas familias no están pidiendo que se les regale una casa, están reclamando por una inversión que hicieron con mucho esfuerzo, confiados en un sistema de crediticio que resulto muy bueno y conveniente en sus primeras experiencias.

Las experiencias negativas en torno a este nuevo Procrear son múltiples y variadas. En este caso es Andrés quien relata su experiencia: “Yo pude presentar todo después de muchos intentos y me llamaron desde una escribanía diciendo que 'creían' que el crédito estaba rechazado, pero jamás me llego un correo oficial con información, reclamé muchísimas veces al 0800 pero nunca obtuve respuestas. Hace un par de semanas de la nada me llamaron para que vaya a la sucursal de Reconquista (a 150 km de mi domicilio) a firmar los papeles y supuestamente me liquidaban el anticipo. Cuando llegue al banco me dijeron que no tenían nada por sistema”.

Esta semana se vencía el plazo para cumplir con la carga de documentación, sin embargo el entusiasmo y la esperanza de estas personas ya venció hace rato. Después de tanto tiempo transcurrido y una inflación galopante, comienzan las dudas en torno a si el monto original del crédito les alcanzará con un valor del metro cuadrado que oscila los 70.000 pesos.

Estas familias no están pidiendo que se les regale una casa, están reclamando por una inversión que hicieron con mucho esfuerzo, confiados en un sistema de crediticio que resulto muy bueno y conveniente en sus primeras experiencias y que ahora se convirtió en una pesadilla.