sábado 22 de febrero de 2020
Santa Fe | Narcotráfico | Cannabis | droga

Los consumidores de drogas siguen siendo el principal blanco en el combate del narcotráfico

En 2018 se duplicaron las causas iniciadas por tenencia para consumo de drogas ilícitas en Santa Fe. Se iniciaron en ese año –que es el último que está registrado– 803 expedientes de un total de 2337 que se abrieron por infracción a la ley 23.737.

Woody Allen decía que “muchísimo” era “su número favorito”. Quizá la ironía imprecisa del director de Brooklyn aporte mayor claridad que las estadísticas sobre la lucha contra el narcotráfico.

Ronda ese adjetivo a la hora de analizar qué se investiga en la Argentina y qué pasa puntualmente en Santa Fe en materia de narcocriminalidad, una estrategia que en el mundo empieza a cambiar de ciclo.

En 2018 se duplicaron las causas iniciadas por tenencia para consumo de drogas ilícitas en Santa Fe.

En Estados Unidos, el país que diseñó la llamada “guerra contra las drogas”, ahora está embarcado en una estrategia para despenalizar la comercializaron y consumo de algunos estupefacientes, como el cannabis, que está permitido en nueve estados.

En Argentina debatir con seriedad este tema sigue siendo un tabú para la clase política, aunque ahora comenzaron a aparecer algunos amagues de que la discusión puede por lo menos arrancar. Se piensa que despenalizar es equivalente al descontrol. Y la grieta que separa las miradas políticas, en este tema se cierra en un “no”.

Un principio de avance en este cambio de paradigma fue la sanción en 2016 en la Legislatura de Santa Fe del uso medicinal del cannabis, su utilización para investigación, científico y producción pública.

Las políticas de lucha contra el narcotráfico en la Argentina y en la provincia de Santa Fe muestran hacia dónde va dirigida la mirada o las prioridades del Estado.

La flamante ministra de Seguridad Sabina Frederic difundió la semana un informe sobre las incautaciones de droga en la Argentina, un fenómeno que su antecesora exaltó durante su gestión como sinónimo de efectividad en la lucha contra el narcotráfico.

Leer más►Gendarmería, una fuerza que se usó para apagar incendios pero no resolvió los problemas de fondo

En 2017 las fuerzas de seguridad federales incautaron marihuana en un total de 7.996 operativos. En cada operativo se secuestró un promedio de 16,8 kilos. En 2019, último año de gestión de Bullrich, y un año atravesado por la campaña electoral, las fuerzas federales hicieron 27.639 operativos de incautación. Aumentaron los despliegues de fuerzas federales pero el promedio de secuestro de droga bajó de 16,8 kilos en 2017 a 4,6 kilos.

En materia judicial el panorama es similar en cuanto dónde se apunta el brazo del Estado para mostrar que se lucha contra el narcotráfico.

En 2018 se duplicaron las causas iniciadas por tenencia para consumo de drogas ilícitas en Santa Fe. Se iniciaron en ese año –que es el último que está registrado– 803 expedientes de un total de 2337 que se abrieron por infracción a la ley 23.737.

Drogas.jpg

En el 34% de las causas quedaron imputadas personas que fueron detenidas por las fuerzas de seguridad con drogas, generalmente marihuana y cocaína, para consumo personal. La ley original establece –según el artículo 14– que para ese tipo de casos la pena será de 1 a 6 años, aunque aclara que “será de un mes a dos años cuando por escasa cantidad surgiere inequívocamente que la tenencia es para su uso personal”.

En 2009 la Corte Suprema de la Nación declaró la inconstitucionalidad de parte de ese artículo. El llamado fallo Arriola reconoce la inconstitucionalidad en el castigo a una persona adulta por la tenencia de marihuana para consumo personal en el ámbito privado. Tras este fallo se pensaba que se iba a cambiar la ley de estupefacientes, pero eso nunca ocurrió.

Leer más►La Nación y Santa Fe empiezan a trazar una estrategia común para enfrentar el narcotráfico en la provincia

En 2017, de acuerdo a los datos de la plataforma interactiva de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), que son los últimos actualizados, se abrieron 302 causas por tenencia para consumo, y representaba el 14 por ciento de los expedientes vinculados a las drogas en la provincia.

Un año después la cifra se incrementó de manera notable: saltó de 302 a 803 causas. En 2018 representó el 34 por ciento de las causas.

En el 34 por ciento de las causas quedaron imputadas personas que fueron detenidas por las fuerzas de seguridad con drogas, generalmente marihuana y cocaína, para consumo.

¿Por qué se da este incremento en la persecución de personas que usan las drogas para consumo? No la venden ni se la ofrecen a otros. La multiplicación de operativos policiales puede ser una razón. Pero también aparece otra razón. A la par que subieron las causas por tenencia para consumo, bajaron las investigaciones pesadas, las que apuntan a organizaciones más sofisticadas, las que manejan el negocio ilegal.

Pasaron de 1682 –representaba el 76 por ciento del total de causas- en 2017 a 1049 el año pasado, es decir, el 45 por ciento de los expedientes. El que delimita el artículo 5 C de la ley de estupefacientes es el que tiene una pena más dura, que va de 4 a 15 años de prisión. Y los imputados son personas que comercializan, almacenan y transportan drogas ilícitas. Es decir, los consumidores de las 803 causas que se abrieron el año pasado le compraron a esta gente, que generalmente se enriquece con el negocio ilegal con cuyo dinero usa para tejer complicidades con el Estado.

En 2011 ocurrió algo parecido, casi un calco de lo que pasó en 2018. Ese año hubo 815 expedientes en los que los imputados eran consumidores. Ese número representaba el 39 por ciento de las causas por drogas ilícitas. Y ese año también bajó la cantidad de expedientes que tenían como imputados a personas que comercializaban y transportaban estupefacientes.

Este contraste de las estadísticas despeja también la idea de que los últimos dos gobiernos, tanto el de Cristina Fernández y el de Mauricio Macri, tienen políticas diferentes en la manera de combatir el narcotráfico.

Los llamados perejiles, adictos, personas que tienen un problema de salud más que uno de seguridad, son los que están en el centro de la escena, y son los que abarrotan las cárceles, donde se hacen las licenciaturas en delincuencia.

Dejá tu comentario