menu
search
Santa Fe Gas | Municipalidad de Santa Fe | Intoxicación

Frío polar: recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono

La ventilación de ambientes y el control del correcto funcionamiento de cocinas y estufas son algunos de los puntos a tener en cuenta para evitar intoxicaciones con el gas.

Ante la llegada del frío y el marcado descenso de las temperaturas, desde la Municipalidad de Santa Fe lanzaron recomendaciones para evitar intoxicaciones con el gas. Ventilar los ambientes y el control del correcto funcionamiento de cocinas y estufas son algunos de los puntos a tener en cuenta.

También se recomienda verificar los conductos o rejillas de ventilación para asegurar la circulación y renovación del aire; evitar usar las hornallas de la cocina y el horno como forma de calefacción.

La directora de Gestión de Riesgos de la Municipalidad, Cintia Gauna, manifestó: “Como todos los años recomendamos, al ingresar las bajas temperaturas y prender los artefactos a gas dentro del hogar, mantener ventilados los ambientes, con alguna ventana abierta, no todo totalmente cerrado. Y a la noche, preferentemente apagarlos y si es brasero, sacarlo afuera”.

Calefactor.jpg
Para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono se recomienda verificar los conductos o rejillas de ventilación para asegurar la circulación y renovación del aire.

Para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono se recomienda verificar los conductos o rejillas de ventilación para asegurar la circulación y renovación del aire.

Siguiendo esta línea, agregó: “Sabemos que el monóxido de carbono puede llegar a causar hasta la muerte. En caso de emergencia, ayudar a las personas que tengan dificultad para respirar y trasladarlas a un lugar ventilado en el caso de que tengan problemas para movilizarse, y llamar a los servicios de emergencia”.

En cuanto a los síntomas, Gauna detalló: “Somnolencia, adormecimiento, dificultad para respirar, dolor de cabeza, pueden ser algunos de los avisos, y por eso muchas veces las personas no se dan cuenta que pueden estar afectados por el monóxido y en los peores casos lleva a la muerte”.

Para cerrar, recordó que cada año, con el inició de la temporada invernal, se controlen y chequeen con especialistas los artefactos a gas y las instalaciones. Ante la detección de algunos de los síntomas mencionados anteriormente se recomienda: abrir puertas y ventanas, ventilar rápidamente la habitación, salir del ambiente contaminado y concurrir al centro médico más cercano.

gas hornallas
Evitar usar las hornallas de la cocina y el horno como forma de calefacción.

Evitar usar las hornallas de la cocina y el horno como forma de calefacción.

No solo gas

Cabe recordar que el monóxido de carbono se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta, y no tiene olor, ni color, tampoco irrita. Las concentraciones altas provocan dolor de cabeza, náuseas y vómitos, mareos, debilidad general y pérdida del conocimiento. Por último, es recomendable estar muy atentos a los pequeños para evitar accidentes y quemaduras.

Los aparatos y electrodomésticos mal instalados o con indebido mantenimiento, como cocinas de gas, calentadores y estufas, son fuentes de monóxido de carbono que utilizamos a diario. Además de motores de vehículos, especialmente peligrosos cuando están encendidos en las cocheras o lugares cerrados. O cualquier cosa que queme carbón o leña, como chimeneas o parrillas.

Síntomas de intoxicación

En las primeras fases de la intoxicación podemos observar: cefaleas, siendo común el sentir las palpitaciones en las sienes; náuseas y vómitos; y olor extraño en el aliento.

En tanto, si la exposición al monóxido de carbono se prolonga en el tiempo, se siente debilidad e incluso parálisis de los miembros inferiores. Somnolencia, con frecuencia la víctima bosteza mucho como reflejo del cuerpo para suplir la falta de oxígeno. Pérdida de visión y audición (pitidos y zumbidos). Dificultad al respirar, como si faltase el aliento.

En las últimas fases de la intoxicación: pérdida de los reflejos y la conciencia. Puede haber convulsiones, pupilas dilatadas, respiración muy debilitada y la piel puede adquirir una tonalidad azul, especialmente se observa en labios y uñas.

Dejá tu comentario