miércoles 14 de julio de 2021
Santa Fe animales | Especies |

Entre gatos monteses, tramperas y cueros de aguará guazú: el misterio del "zoológico" ilegal en Desvío Arijón

El hombre dueño del predio que albergaba un centenar de animales silvestres y autóctonos dijo que quería abrir un zoológico, pero no contaba con ninguna autorización que lo acreditara.

Tanto la ley nacional de Fauna Silvestre como la ley provincial establecen penas privativas de la libertad que tienen un plazo máximo de un año, por lo que son excarcelables y el dueño de la propiedad allanada el 13 de mayo está en libertad. Tampoco se constató maltrato animal.

zoológico ilegal Desvío Arijón (6).jpeg
Entre los animales secuestrados se encontraba un búho. 

Entre los animales secuestrados se encontraba un búho.

El parte policial detalla que en el lugar se hallaron cuatro gatos montés, un búho, una comadreja, una tortuga de tierra, un lobito del río, un puma, dos jabalíes, 10 nutrias, ocho chajás, seis gansos, 13 siriri común, 23 siriri pampa, 12 crestones, un siriri correntino, cinco silbadores y otras especies.

¿Qué pretendía hacer este hombre, identificado como H.E.G., con 100 animales silvestres? Las hipótesis más fuertes son dos. Una se relaciona con lo que el mismo hombre expresó al personal de la Guardia Rural Los Pumas e inspectores del Ministerio de la Producción el día del operativo: quería abrir un zoológico o una pequeña granja de animales. Sin embargo, no contaba con las autorizaciones correspondientes y tampoco se constató la existencia de algún trámite en curso en los organismos competentes. Aunque la aparición de los cueros de carpincho, iguanas, yacaré overo, gato montés y aguara guazú -una especie protegida- no tendría cabida en esa hipótesis.

Leer más Desbarataron un zoológico ilegal en Desvío Arijón

La segunda teoría es que el hombre se dedicaba a la caza y tráfico de animales. De hecho, en el predio que contaba con un pequeño galpón donde H.E.G. pasaba la noche, se encontraron al menos unas 10 tramperas y dos rifles de aire comprimido. Como contracara, hasta ahora no hay denuncias en torno a la presunta comercialización de animales en ese lugar. Además, los médicos veterinarios constataron el excelente estado de conservación de todas las especies y el hábitat donde se alojaban, algo generalmente inusual en el tráfico de animales silvestres.

Tampoco hay denuncias anónimas que dieran cuenta de cómo llegaron los animales a ese predio de 30.000 metros cuadrados. Según declaraciones del aprehendido al momento del operativo, un vecino de campos aledaños le acercó uno de los pumas que merodeaba la zona, por temor a que cazara otros animales y para evitar que sea presa de la caza ilegal.

zoológico ilegal Desvío Arijón (4).jpeg
Los cueros de animales fueron desnaturalizados para que los restos cárnicos no generen bacterias que perjudiquen el ambiente y para evitar una posible comercialización de los mismos. 

Los cueros de animales fueron desnaturalizados para que los restos cárnicos no generen bacterias que perjudiquen el ambiente y para evitar una posible comercialización de los mismos.

Desde la Fiscalía aclararon a Aire Digital que aún hay animales que permanecen en el predio cercano a Desvío Arijón en calidad de "depósito judicial" por la falta de recursos para su traslado y refugios indicados, por lo que siguen bajo el cuidado del dueño de esas tierras. Algunos otros fueron trasladados a la granja La Esmeralda de la ciudad de Santa Fe.

Leer más Proyecto de ley: hasta cuatro años de cárcel para quienes usen perros para cazar

Como H.E.G. fue imputado por las leyes vigentes de fauna silvestre, no está obligado a dar declaraciones, y la investigación que lleva adelante el fiscal Marcelo Nessier será clave para determinar a qué se dedicaba este hombre, qué pretendía hacer con ese centenar de animales y si existen o no otros delitos. Hasta el momento se encuentra en libertad por tratarse de penas mínimas y excarcelables, aunque sí tuvo una fuerte sanción económica por tener en su poder cueros de aguará guazú, una especie autóctona protegida por considerarse, todavía, en peligro de extinción.