menu
search
Santa Fe inseguridad | Santa Fe | Marianela Brondino

El reclamo por seguridad volverá a hacerse sentir frente a Casa de Gobierno

La Asociación Familiares de Víctimas convoca a una manifestación frente a Casa de Gobierno, en Santa Fe, para reclamar por seguridad. Se debe a la escalada de violencia que azota a la provincia. También se conmemorarán los 12 años del asesinato de Marianela Brondino.

En medio de un recrudecimiento de los hechos de violencia e inseguridad en toda la provincia de Santa Fe, la Asociación Familiares de Víctimas convoca a una manifestación para este martes 3 de mayo a las 18 frente a la Casa de Gobierno. La convocatoria se realiza a 12 años de la muerte de Marianela Brondino y lema será “¡Basta de inseguridad! ¡No hay tiempo para perder el tiempo!”.

“La situación en cuanto a seguridad cada día empeora, encima vemos cosas que no nos agradan, que nos enervan, por ejemplo que se vaya a Nicaragua el secretario de seguridad y a nosotros acá nos matan como moscas”, sostuvo Graciela Brondino, referente e integrante de la entidad que en diálogo con AIRE.

La referente de la entidad de Familiares de Víctimas sostiene que las autoridades no le brindan la atención que merece a la inseguridad y esta “es cada vez peor”.

Durante la convocatoria se abordará la problemática de la inseguridad que golpea a los santafesinos, también se proyectará un film que retrata el camino de Graciela en su reclamo de justicia por la muerte de su hija. “Espero que de una buena vez los santafesinos nos unamos todos porque no sirven las marchas aisladas —valoró Brondino—. Tendríamos que tratar de unirnos todos y reclamar pacíficamente por nuestros derechos”.

Graciela Brondino.jpg
“La situación en cuanto a seguridad cada día empeora, encima vemos cosas que no nos agradan, que nos enervan, por ejemplo que se vaya a Nicaragua el secretario de seguridad y a nosotros acá nos matan como moscas”, sostuvo Graciela Brondino.

“La situación en cuanto a seguridad cada día empeora, encima vemos cosas que no nos agradan, que nos enervan, por ejemplo que se vaya a Nicaragua el secretario de seguridad y a nosotros acá nos matan como moscas”, sostuvo Graciela Brondino.

La referente de la entidad Familiares de Víctimas sostiene que las autoridades no brindan la atención que merece a la inseguridad y esta “es cada vez peor”. La fecha coincide con los 12 años del crimen de Marianela Brondino, hija de Graciela, que murió en abril de 2010 tras sufrir un intento de robo de mano de motochorros cuando se dirigía a trabajar. “La gente piensa que nunca les va a pasar. El caso nuestro es representativo, se tomaron todas las medidas de seguridad. Marianela trabajaba en una panadería a seis cuadras de casa, entre Aristóbulo del Valle y General Paz, siempre le recomendamos que alternara el recorrido. Sin embargo, la asaltaron dos veces, en la última oportunidad le reventaron la cabeza contra el pavimento”, relató.

En relación con la escalada de casos de violencia que se vive tanto en Santa Fe como en Rosario, Brondino no dudó en calificar el número de víctimas como “preocupante”. “Me parece que nos acostumbramos a contar a los muertos como si fueran objetos”, agregó.

Fomento 9 de Julio
En relación con la escalada de casos de violencia que se vive tanto en Santa Fe como en Rosario, Brondino no dudó en calificar el número de víctimas como “preocupante”.

En relación con la escalada de casos de violencia que se vive tanto en Santa Fe como en Rosario, Brondino no dudó en calificar el número de víctimas como “preocupante”.

Al respecto, recordó una de las primeras ocasiones en las que acudió a un despacho oficial de psicólogos. En un plano de Santa Fe observó los pinches azules que contabilizaban los crímenes que se habían registrado en la ciudad. “Eso me produjo una sensación tremenda. Me levanté y fui a ver dónde estaba el pinche azul de mi hija, la calle donde la habían matado. Los muertos, que para uno forman parte de uno, se habían transformado en un pinche azul puesto en una pared”, recordó Brondino.

Las peregrinaciones de juzgado a juzgado también se convirtieron en una rutina. “La vida de una persona se convierte en un expediente polvoriento. Así como vas a pretender justicia?”, reflexionó.