domingo 25 de octubre de 2020
Santa Fe | Rincón | Incendios | Plantas

El después de los incendios: en Rincón los vecinos se organizan para restaurar las especies de las islas

Los Aromitos, Timbó Blanco, Sangre de Drago y arbustos que se quemaron volverán a ser plantados desde sus mismas semillas gracias al trabajo de los vecinos autoconvocados en asamblea, junto con el asesoramientos de especialistas.

Por suerte el fuego no lo quemó todo. Y la naturaleza tiene el don de renacer. Sin embargo, una ayuda a un proceso que dura meses no está mal. Impulsados por esa idea, los vecinos de San José de Rincón decidieron reaccionar apagando ellos mismos el fuego que arrasaba con la naturaleza de las islas en agosto, y ahora eligen otra vez no quedarse de brazos cruzados. Tras los incendios de agosto y un panorama gris, triste, eligieron volver a lo verde. Se agruparon en una asamblea y comenzaron un plan de restauración de especies.

La iniciativa comenzó luego de los incendios del 5 y 6 de agosto, cuando se dieron focos en simultáneo en la región que llegaron, los más impactantes, a los pastizales aledaños al Puente Carretero y a la zona de balnearios de Rincón. Durante dos días, los vecinos combatieron el fuego con lo que tenían, impidiendo que las llamas alcanzaran los montes de la zona.

Indendios en Rincón.jpeg
Los incendios del 5 de agosto fueron los primeros que llegaron a la zona de islas de Rincón.

Los incendios del 5 de agosto fueron los primeros que llegaron a la zona de islas de Rincón.

Ante el fuego y la impotencia de no poder hacer más, los vecinos decidieron, al día siguiente, formar una asamblea y establecer un plan de acción. Entre sus iniciativas está la creación de una mini reserva o un “invernáculo” en las mismas islas. Ese lugar funcionaría como el centro desde el que se trabajaría para la restauración de las especies que sufrieron daños en los incendios de agosto.

Placa asamblea.jpg

Los autoconvocados formaron una comisión de recuperación. Lo primero que hicieron fue recolectar semillas de las zonas no dañadas por los incendios. Las lluvias de fines de agosto apagaron momentáneamente los focos, pero sólo por tres días, aseguran los vecinos. Sin embargo, por la sequía extrema, las llamas regresaron en algunas zonas.

Con palos, piraguas y baldes. Así apagaron el fuego los vecinos de Rincón la tarde noche del 5 de agosto, cuando las llamas consumieron gran parte de las islas.

Actualmente los vecinos trabajan en la recuperación de todo lo que se pierde cuando el fuego avanza en la zona. Adhirieron a un plan de contingencia a nivel nacional y trabajaron en delimitar los límites isleños de Rincón. Según informaron a Aire Digital, se trata de 12.500 hectáreas hasta la mitad del río Paraná. Además, planean unirse a una movilización programada a nivel nacional este 12 de septiembre. “Se creía que era mucho menos. Inclusive hay arrendatarios entrerrianos metidos en nuestras islas. Gracias a los equipos de relevamiento y el equipo de informes y documentación, pudimos dar con los verdaderos límites de nuestra isla”, dijo Gerardo Wettstein.

Bajo el asesoramiento de expertos

Los vecinos pidieron asesoramiento acerca de qué se puede hacer y cómo recuperar la vida verde en las islas. Es así como colaboraron con ellos integrantes de la reserva de la Universidad Nacional del Litoral.

Alba Imhof, docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL (Litoral) y coordinadora del programa de Extensión Ambiente y Sociedad, visitó las islas luego de los incendios y participó de una de las asambleas de los vecinos. “Lo que se prendió fuego fue, principalmente, la zona de la costa, la vegetación flotante seca, todo el borde donde hay pastizales, pequeños arbustos. Por suerte, el fuego no llegó a la zona de los montes, donde hay árboles más importantes”, explicó a Aire Digital la docente.

Indendios en Rincón 1.jpeg
Los incendios del 5 de agosto fueron los primeros que llegaron a la zona de islas de Rincón.

Los incendios del 5 de agosto fueron los primeros que llegaron a la zona de islas de Rincón.

“Lo que más se quemó son plantas herbáceas, que están preparadas para los incendios porque se quema la parte de arriba que está seca y después se vuelve a reverdecer”, indicó Imhof. La restauración que quieren hacer los vecinos se trata de identificar qué tipo de vegetación se perdió y reemplazarlas por plantas que ellos mismos van a cultivar, pero no sólo de la misma especie sino con la misma genética. Entre ellas, según precisó la docente de UNL, hay Aromitos, Timbó Blanco, Sangre de Drago y arbustos.

“Después del incendio salimos enseguida a ver si podíamos juntar semillas para hacer plantas con las especies que viven ahí”, contó Imhof, y agregó que si bien la restauración se produce de manera natural, puede tardar meses dependiendo de la lluvia y la intensidad del incendio. “La idea de los vecinos es colaborar con la restauración natural, acelerando los tiempos”, señaló la especialista, y destacó que por ejemplo la semilla de Ceibo que se pierde y quema, puede demorar mucho tiempo en restaurarse sola.

Lo que se prendió fuego fue, principalmente, la zona de la costa, la vegetación flotante seca, todo el borde donde hay pastizales, pequeños arbustos. Por suerte, el fuego no llegó a la zona de los montes, donde hay árboles más importantes Lo que se prendió fuego fue, principalmente, la zona de la costa, la vegetación flotante seca, todo el borde donde hay pastizales, pequeños arbustos. Por suerte, el fuego no llegó a la zona de los montes, donde hay árboles más importantes

En relación a los efectos del fuego, la profesora fue positiva: “si bien ahora se ve todo muy triste, muy negro, me dio la impresión de que no afectó nada importante, no llegó a la parte de montes, más allá de que quemó algunas plantas, pastizales o algunos árboles”.

Indendios en Rincón 4.jpeg
Los vecinos se reúnen en las asambleas casi todas las semanas.

Los vecinos se reúnen en las asambleas casi todas las semanas.

Para Imhof, la iniciativa de los vecinos "es buena" y la están llevando adelante "con mucha responsabilidad". “La idea de ellos es crear un puesto en una de las islas, como una especie de invernáculo, que además de ser el lugar donde realicen los trabajos para la restauración también sirva para tener presencia en la zona y disuadir a cualquier persona que quiera iniciar el fuego”, opinó.

Restaurar especies.jpg

Con la pandemia, el trabajo de manera presencial se dificulta. Es por esto que la especialista les recomendó que comiencen plantando las semillas en sus casas. “Yo incluso les enseñé cómo hacer macetas de papel, para que no usen plástico y contaminen”, aseguró. “La idea es poder usar además las propiedades propias de las especies y poder brindarle las mismas condiciones que tienen en los lugares de los que son nativas”, explicó.

La idea de ellos es crear un puesto en una de las islas, como una especie de invernáculo, que además de ser el lugar donde realicen los trabajos para la restauración también sirva para tener presencia en la zona y disuadir a cualquier persona que quiera iniciar el fuego La idea de ellos es crear un puesto en una de las islas, como una especie de invernáculo, que además de ser el lugar donde realicen los trabajos para la restauración también sirva para tener presencia en la zona y disuadir a cualquier persona que quiera iniciar el fuego

Con el trabajo en conjunto entre los vecinos y los especialistas de la reserva, desde la universidad “intercambian saberes” con los vecinos que buscan restablecer todo aquello que el fuego se llevó.

Indendios en Rincón 9.jpeg
La asamblea de vecinos se capacita para aprender a colaborar durante los incendios y para poder restaurar las islas.

La asamblea de vecinos se capacita para aprender a colaborar durante los incendios y para poder restaurar las islas.

En las reuniones de los vecinos también participaron algunos concejales de Rincón y otros se unieron a los reclamos. En una entrevista en Aire de Santa Fe, la concejala del bloque socialista, Carmen Cornaglia remarcó la iniciativa de los vecinos de reunirse y actuar no sólo durante los incendios sino después, para recuperar lo perdido. “Desde el Concejo los acompañamos pedimos ayuda al gobierno provincial”, dijo y agregó que se está “trabajando en la capacitación y concientización de toda la población”.

Combatir el fuego

Con palos, piraguas y baldes. Así apagaron el fuego los vecinos de Rincón la tarde noche del 5 de agosto, cuando las llamas consumieron gran parte de las islas. Las personas, en su mayoría nativos de la ciudad, no cedieron a las llamas. No podían quedarse de brazos cruzados viendo como se quemaba la naturaleza en la que crecieron.

“Me enteré cerca de las 18 que un grupo de vecinos estaba apagando el fuego y pedían relevamiento y apoyo”, contó Wettstein. El hombre no lo dudó y junto a su primo, salieron con la piragua y un par de baldes a colaborar con los demás vecinos.

“Primero dudamos porque el incendio era tremendo, pero estábamos ahí y ante la impotencia de ver las islas quemarse, decidimos entrar para ver qué podíamos hacer”, contó Wettstein. Durante esa tarde, el hombre supone que apagaron al menos un kilómetro de línea de fuego.

Gerardo y su primo se quedaron combatiendo el fuego hasta las 00 horas, aproximadamente. Pero “hubo otros que trabajaron hasta la madrugada, más tarde”, relató. En total, no fueron más de cinco personas los que trabajaron por turno para apagar el fuego.

Indendios en Rincón 3.jpeg
Las llamas llegaron a las islas de enfrente a los balnearios de Rincón.

Las llamas llegaron a las islas de enfrente a los balnearios de Rincón.

Los vecinos narran que en el momento en que las islas se prendían fuego, las autoridades les dijeron que “no se podía hacer nada”. “La verdad es que desde las autoridades se dice que no se puede hacer nada al respecto pero entre vecinos con muy pocos recursos hicimos un montón”, sostuvo Wettstein. Al otro día, ante la bronca y la desidia del Estado, se formó la asamblea de vecinos autoconvocados para combatir las quemas.

Luego de firmar la primera nota solicitando respuesta y acción a los gobiernos municipal y provincial en la primera asamblea, debieron salir corriendo a apagar los incendios que se reactivaron y, según Gerardo, fueron más grandes que los del día anterior.

Los vecinos narran que en el momento en que las islas se prendían fuego, las autoridades les dijeron que “no se podía hacer nada”.

El segundo día, los vecinos estuvieron combatiendo el fuego durante toda la tarde hasta las 20. “Si bien los focos de incendio continuaron, se logró frenar la propagación”, dijo.

Los vecinos formaron la asamblea con la idea firme de que “se puede hacer algo”, aunque parezca que no. “Primero pensé que no se podía hacer nada, pero cuando me enteré que había gente apagando el fuego, me largué”, contó Gerardo. “La gente tiene que tener confianza en que se puede hacer algo, pero con las precauciones necesarias”, aseguró.

La asamblea

Una parte importante del combate contra el fuego en Rincón tiene su base en la asamblea de los vecinos autoconvocados de Rincón. “Soy de acá, viví acá toda mi vida y me encanta la isla”, dijo Gerardo. Casi de la misma manera se describió Pedro Bumnich, nativo de Rincón y quien se sumó a la asamblea.

Las reuniones de los vecinos se realizan todas las semanas y en cada una de ella se debate cómo seguir, se capacitan los miembros y se emiten comunicados. “Hemos hecho muchas cosas: averiguamos sobre las leyes que protegen a las islas de muchas actividades que se realizan aunque están prohibidas, una de ellas es prender fuego”, aclaró Bumnich.

Indendios en Rincón 6.jpeg
Los vecinos de Rincón continúan con las reuniones de la asambleas y adhirieron al plan de contingencias nacional.

Los vecinos de Rincón continúan con las reuniones de la asambleas y adhirieron al plan de contingencias nacional.

“Somos todos vecinos de Rincón, nativos algunos, otros hace mucho viven acá, pero la idea es incorporar a nuestra asamblea a todas las personas que quieran sumarse a nuestras tareas”, detalló, y aclaró: “No respondemos a nadie, sólo a nuestro interés por proteger las islas”. El objetivo central de los vecinos autoconvocados es asesorarse, capacitarse, aprender mucho más para proteger sus tierras.

Gerardo y Pedro recuerdan con tristeza la escena que vivieron aquel 5 de agosto que fue lo suficientemente impactante para indignarlos y alentarlos a formar la organización de vecinos. “La verdad es que es triste, es algo de todos, indispensable para la vida”, reflexionó Gerardo. “No podemos dejar que se destruya”, aseguró el hombre que sacrificó su ropa de trabajo intentando apagar el fuego y que combatió los incendios hasta quedar exhausto. Es el mismo que, tiempo después, señaló que “la sequía y la bajante, seguirán hasta septiembre de 2021, según lo que indica el instituto nacional del agua”. Es por eso que los vecinos ya no esperan que los demás “hagan algo” y se capacitan para enfrentarse lo más preparados posible a la destrucción de su territorio.

Dejá tu comentario