miércoles 18 de mayo de 2022
Santa Fe Santa Fe | juego clandestino | dictadura

Desde el Club del Orden dicen que ya no se juega, pero reconocen que hubo "maquinitas" hasta que llegó el Casino

"Ni los terroristas pudieron terminar con el Club del Orden, menos van a poder estos delincuentes y sus socios", dijo el presidente del Club del Orden, Carlos Caballero Martín, luego de que la institución fuera mencionada por el líder del juego clandestino, Leonardo Peiti. Las "maquinitas" funcionaron en ese lugar con un contrato de locación, con autorización del Ministerio de Gobierno.

"Ni los terroristas pudieron terminar con el Club del Orden, menos van a poder estos delincuentes y sus socios", afirmó Carlos Caballero Martín, actual presidente de la institución ubicada en San Martín 1936 de la ciudad de Santa Fe luego de que fuera mencionada por el capitalista del juego clandestino en la provincia, Leonardo Peiti, quien declaró ante la Justicia como arrepentido.

club del orden (4).jpeg
El Club del Orden se encuentra en San Martín 1936.

El Club del Orden se encuentra en San Martín 1936.

¿A qué terroristas se refiere Caballero Martín?

El 13 de octubre de 1972, una bomba demolió casi el 75% del edificio de este tradicional club de Santa Fe. En las paredes que quedaron en pie, los atacantes escribieron en aerosol: “FAP, Perón Vuelve”, para luego huir en un automóvil Valiant, patente 809907.

Ahora, el Club del Orden vuelve a estar en el centro de la escena luego de que el líder del juego clandestino en todo el territorio provincial, Leonardo Peiti, declarara en el marco de un juicio abreviado -lo condenaron a 3 años de prisión efectiva- que en ese lugar el exsecretario legislativo del Senado de Santa Fe, Ricardo Paulichenco, le presentó al actual senador por el departamento San Lorenzo, Armando Traferri, a quien supuestamente entregó unos 200.000 dólares para contribuir a la campaña electoral de 2019.

Paulichenco falleció en diciembre de ese año. Y Armando Traferri está sospechado de haber integrado las redes de juego clandestino, pero hasta el momento no pudo ser formalmente investigado por la Justicia porque cuenta con fueros parlamentarios. Cuando los fiscales rosarinos Luis Schiappa Pietra y Matías Edery solicitaron al Senado que quitara los fueros a este legislador, la mayoría de los integrantes de la Cámara se negaron a hacerlo.

club del orden (2).jpeg
El 13 de octubre de 1972, una bomba demolió casi el 75% del edificio de este tradicional club de Santa Fe.

El 13 de octubre de 1972, una bomba demolió casi el 75% del edificio de este tradicional club de Santa Fe.

Pero más allá de la situación judicial de Traferri, Peiti y todos aquellos sospechados de integrar estas bandas, la pregunta que sobrevuela al Club del Orden es si en esa institución existe una suerte de casino clandestino.

El actual presidente, Carlos Caballero Martín, afirmó a AIRE que "no solo que no se juega en el Club del Orden, sino que no se juega en ningún club de la ciudad de Santa Fe" y atribuyó esta situación a que "esto forma parte de un procedimiento que viene contado desde Rosario, como ya habido otros y siempre terminan poniendo el nombre del Club".

"Este delincuente -por Peiti- pretende enlodarnos diciendo que estuvo en una reunión con un muerto hace 20 años en el Club del Orden. Este es el resultado de una interna en la concesión de los juegos online. Las mentiras de este hombre se corroboran cuando días pasados acusó al senador Lisandro Enrico de haber cobrado una coima, pero ahora curiosamente dice que no puede asegurarlo", insistió Caballero Martín.

— Pero en esta ciudad siempre se supo que en el Club del Orden se jugaba, insistió AIRE.

— Hace mil años se jugaba... cuando se jugaba en todo Santa Fe, pero el proceso (la Dictadura) terminó con el juego. Desde la Dictadura no hay juego en los clubes. Para los clubes significaba cobrar una comisión y eso les permitía hacer obras.

Ni los terroristas pudieron terminar con el Club del Orden, menos van a poder estos delincuentes y sus socios.

— ¿Desde la Dictadura no se jugó más dentro del Club?

— Hasta 2008 se alquilaba el lugar. Había maquinitas. Eso fue antes de la llegada del Casino, pero se jugaba con fichas y las maquinitas devolvían fichas. No se manejaba dinero. Supongo que esas fichas eran cambiadas después por dinero, pero no sé dónde se cambiaban.

El Club solo tenía un contrato de locación que estaba autorizado, siempre que no existiera publicidad.

—¿De quién eran las maquinitas y quién autorizaba esto?

— No sé quién alquilaba el lugar, porque fue antes de mi gestión. Y el que autorizaba era el Ministerio de Gobierno de la Provincia, hasta que llegó el Casino y tuvo la exclusividad.

Ahora no se juega, ni se alquila. Solo hay mesas de billar, bridge y funciona una agencia del Jockey Club para transmitir las carreras de los hipódromos de San Isidro, La Plata y Palermo.

La mirada sobre los juicios abreviados

Caballero Martín sostuvo que "toda la culpa de lo que está pasando es por la vergüenza de los juicios abreviados, donde a la pena la ponen los delincuentes, no los jueces. Dicen que están arrepentidos, ensucian a otros y el fiscal y el juez convalidan para sacarse un problema de encima"

"Acá hubo una asociación ilícita, con fiscales involucrados, y lo terminan arreglando con un juicio abreviado con apenas 3 años de condena. Hay que ir a las estadísticas de las causas penales en la provincia en 2021 y ver cuántas sentencias hubo, cuántos archivos y cuántos juicios abreviados", insistió.