jueves 16 de junio de 2022
Santa Fe Santa Fe | Hospital | Segunda ola

Con los nuevos respiradores, el Cullen y el Iturraspe transforman salas de internación en terapias intensivas

El sistema de salud se sigue ampliando en medio de la tensión que genera la segunda ola de contagios de coronavirus. En la capital provincial, los dos hospitales de referencia están al límite de su capacidad operativa; pero sumaron los respiradores que envió Nación a la provincia y habilitan camas para pacientes críticos a pesar de la escasez del recurso humano capacitado.

La segunda ola del coronavirus tiene al sistema de salud de Santa Fe al límite. Para sostener la actividad económica e industrial en medio de la pandemia, el Gobierno de Santa Fe aplicó restricciones en línea con Nación y pidió más respiradores. Son 29 los que llegaron la semana pasada y se distribuyeron principalmente en las zona más complicadas por la pandemia: La Capital, Rafaela y Rosario. Pero a pesar de las camas críticas que estos equipos permitieron sumar, la ocupación en la provincia estaba hoy a la mañana en el 90%. El sistema está expandido al máximo y tensionado. Los médicos están agotados y lo que falta es personal capacitado para estas áreas críticas tan demandadas. La única alternativa hoy es bajar los contagios.

A la ciudad de Santa Fe llegaron 14 respiradores enviados por Nación la semana pasada en el marco de la negociación del gobernador Omar Perotti para mantener la presencialidad escolar en los departamento Rosario y San Lorenzo. Y a pesar de que las autoridades de Salud de la provincia vienen advirtiendo hace meses que "el sistema no se puede ampliar más", hoy estos nuevos equipos permitieron que el Hospital Doctor José María Cullen habilite una nueva sala de terapia intensiva en un área de internación y que el nuevo Iturraspe amplíe su terapia y sume respiradores a camas del área Clínica para pacientes críticos de covid, que de ser necesario se pueden transformar en área crítica. Pero a pesar de esto, la ocupación de camas críticas en los efectores ronda el 95% y la situación sigue siendo preocupante.

respiradores santa fe edit.jpg
La provincia de Santa Fe recibió 29 respiradores automáticos nuevos para ampliar las Unidades de Terapia Intensiva de los principales hospitales.

La provincia de Santa Fe recibió 29 respiradores automáticos nuevos para ampliar las Unidades de Terapia Intensiva de los principales hospitales.

La sala 7 del Cullen, que tenía unas 24 camas de internación general, hoy es la nueva UTI D del hospital para pacientes con coronavirus. En la amplia sala se colocaron ocho respiradores de los que llegaron a la provincia, en las camas eléctricas con las que ya disponían. Acomodaron y arreglaron los paneles de oxígeno, sumaron monitores multiparámetros, bombas de infusión y demás equipamiento necesario. Se dispuso personal en el área: médicos, enfermería crítica y kinesiólogos.

De esta manera el hospital ubicado en Avenida Freyre al 2100 cuenta hoy con un total de 55 camas críticas -si se suman las 12 de coronaria-, de las cuales 47 son respiradas y 8 no cuentan con respirador. "En marzo del 2020 teníamos 30 camas críticas totales y ahora estamos en 55", recordó a Aire Digital el director del efector, el doctor Juan Pablo Poletti.

Cullen camas de terapia en Sala 7 de internación 2.jpg

Los pacientes internados en ese nuevo lugar refuncionalizado fueron reubicados en otras áreas del efector que se encontraban disponibles. Es que en áreas de internación general hay camas libres, pero en los próximos días estas contarán con el apoyo del hospital modular de campaña montado en frente del efecto, en el Liceo Militar General Belgrano. El fin de semana se terminó de colocar la pasarela con carpa que conecta los efectores y ya está casi listo, pero aclaran que será utilizado en el caso que el efector colme su capacidad de internación, para pacientes leves de otras patologías (no covid).

Al Hospital Iturraspe, ubicado en el norte de la ciudad, llegaron cuatro respiradores. Con estos y con algunos otros que fueron arreglados en los últimos días, el efector logó ampliar su terapia intensiva y disponer de equipos para asistir a pacientes graves de covid en áreas de Clínica Médica, camas que que de ser necesario se pueden transformar en otra área crítica.

Hoy cuentan con dos terapias con camas críticas que se encuentran destinadas a pacientes covid. En la primera hay 24 plazas y en la segunda, que se abrió en el marco de la pandemia en quirófanos de Maternidad, contaban con ocho; pero sumaron dos respiradores que tenían en servicio técnico y ahora tienen diez. En total son 34 las camas respiradas y críticas en el efector.

Cullen camas de terapia en Sala 7 de internación 3.jpg
Nuevas camas críticas de la UTI D del Cullen.

Nuevas camas críticas de la UTI D del Cullen.

Con los equipos de Asistencia Mecánica Respiratoria que llegaron desde Nación, más otros dos que también estaban en arreglo, en el área de internación general de Clínica está todo listo para asistir a pacientes con cuadros críticos de coronavirus.

"Ahora tenemos seis respiradores en un área clínica que la manejan médicos clínicos, no tenemos intensivistas ahí; pero en caso que se necesiten se activan como camas de terapia con la colaboración del médico terapista que tenemos, porque profesionales capacitados para esto no hay disponibles hoy en la ciudad", advirtió a Aire Digital el director del efector, el doctor Francisco Villano.

CEMAFE Villano_MG_5150.jpg
El doctor Francisco Villano, director del Hospital Iturraspe.

El doctor Francisco Villano, director del Hospital Iturraspe.

En ese sector, hoy los respiradores son utilizados para asistir a pacientes críticos con cánula de alto flujo, un tipo de ventilación que se utiliza como última instancia previa a que un paciente tenga que entrar a un respirador. "Muchas veces, un paciente que es sostenido con alto flujo no requiere entrar a respirador", agregó el especialista, aunque recordó que hubo momentos críticos -como el fin de semana del 1° de mayo- en los que tuvieron que conectar en esa área a pacientes críticos a un respirador y "aguantarlo" porque no había disponibilidad en la terapia.

Pero para conectar a pacientes a la asistencia mecánica respiratoria (intubación orotraqueal), Villano indicó que se requiere de una previa sedación y maniobras que realizan los médicos intensivistas, un recurso que escasea hoy en medio de la pandemia y insistió que es "muy difícil de conseguir hoy en la ciudad".

Explicó entonces que estos seis respiradores, colocados en tres habitaciones del área de Clínica médica que hoy alojan a pacientes con coronavirus, no se cuentan en el efector como camas críticas. Porque si bien cuentan con monitores y equipamiento, no tienen por el momento el plantel de profesionales intensivistas que re requiere para abrir una nueva terapia, sino que están hoy atendidos por clínicos. No obstante no descartó que en algún momento no lo tengan que hacer y destacó que estas camas con respirador pueden ser transformadas "de forma inmediata" en una terapia intensiva, con el apoyo médico indicado, si hay necesidad de hacerlo.

reapertura iturraspe provincia 3.jpg
Camas de terapia intensiva del nuevo Iturraspe.

Camas de terapia intensiva del nuevo Iturraspe.

Pero a pesar de estas ampliaciones que siguen tensionando el sistema de salud, en la mañana de este martes tanto en el Cullen como en el Iturraspe había solo dos camas en terapia libres. De las 55 críticas con las que cuenta el efector del macrocentro de la ciudad, el 96% estaban ocupadas. En el hospital de Blas Parera al 8300, la ocupación era del 94%. En la ciudad este porcentaje está en el 92% en efectores públicos tras contabilizar la ocupación de las más de 20 camas críticas con las que cuenta el viejo Iturraspe -ubicado en Bulevar Pellegrini al 3400-, que también recibió dos respiradores la semana pasada, y las ocho camas de terapia y cuatro intermedias que se habilitaron en el Cemafe a medidos de abril.

"El sistema está muy al límite. Esta ampliación no nos da alivio. Sigue muy tenso el problema y evidentemente el mensaje es seguir cuidándonos", sentenció Villano. Es que en medio de esta segunda ola que se mantiene en con un número alto de casos y camas ocupadas, la única alternativa que advierten las autoridades es bajar los contagios y para esto más que nunca es momento de redoblar esfuerzos en el cumplimiento de las medidas de prevención sanitarias: lavado de manos, uso de tapaboca, distanciamiento social y aislamiento preventivo ante la presencia de síntomas compatibles de covid. La responsabilidad social, a la que apelan todos hace más de un año, hoy es una de las últimas alternativas.

Dejá tu comentario