jueves 4 de junio de 2020
Santa Fe | Policía de Santa Fe | género | Seguridad

Acoso, abuso y falta de cupo: por qué hay pocas mujeres en la escuela de Policía

En los tiempos que corren es urgente y necesaria la transformación de las fuerzas de seguridad en pos de la defensa y el respeto de las mujeres. Recientes declaraciones de funcionarios políticos entusiasman, pero deben materializarse.

La institución policial poco entiende del avance de los derechos de las mujeres en los últimos años. Sus estructuras continúan siendo tan arcaicas y patriarcales que invitan a bucear en las bases de un sistema argentino históricamente sexista y corrupto. "¿Por qué no hubo mujeres en la última camada policial egresada?", se preguntó el ministro de Seguridad Marcelo Sain. Según ellas mismas, las aspirantes a vestir el uniforme son sometidas a cientos de formas de acoso sexual y laboral. A ello se suma la falta de legislación que empodere a las mujeres obligando al Instituto de Seguridad Pública (Isep) a incorporarlas en sus filas.

Unos 480 jóvenes fueron los egresados de la institución de Santa Fe que culminaron sus estudios en octubre de 2019. No había una sola mujer. A los espectadores no les molestó. Tampoco se excusaron las autoridades de la escuela de policía, ya que es ese el paisaje al que están acostumbrados. Sólo basta con ingresar al sitio web del Isep, donde la portada denota la ausencia femenina en la fuerza.

captura web de policia 1.jpg
captura web de policia 2.jpg

"No me gustó no ver mujeres, me impactó", dijo Sain en el acto de puesta en funciones de los casi 500 hombres. "No sé por qué no las hay, ya lo revisaremos", continuó el ministro ante las preguntas de la prensa. Los relatos que se desprenden de las estadísticas elaboradas por la Red de Mujeres Policías de Santa Fe, hablan de prácticas, costumbres y "mañas" más oscuras que el mismo uniforme. Según el relevamiento realizado en 2019, las estudiantes sufren durante su formación, abuso y acoso sexual y laboral de manera constante. Muchas de ellas, al negarse a cumplir con ciertas imposiciones, son sancionadas y dadas de baja como cadetes, contaron desde la Red de Mujeres Policías de Santa Fe a Aire Digital. "Muchas chicas que cursaron el año pasado se contactaron con nosotras y nos relataron lo mal que la pasaban", agregaron. Las vejaciones se prolongarían en la carrera profesional.

testimonio red de mujeres policias.jpg

La falta de legislación que contemple un cupo femenino en el Instituto de Seguridad Pública repercute inevitablemente en las estudiantes que no encuentran contención, apoyo y sororidad dentro de la institución extensamente dominada por hombres. "El hecho de que cada gobierno tenga libre albedrío para disponer la cantidad de aspirantes por año y la existencia o no de un cupo femenino tiene que ver con la falta de una norma legal que lo contemple y que los obligue a hacerlo", aseguraron desde la Red.

Leer más ► Por primera vez designaron a una mujer a cargo de un Grupo de Operaciones Especiales en la Policía de la Provincia

La iniciativa surgirá y será impulsada seguramente desde este colectivo, que celebró la aprobación en Diputados del proyecto de creación del Cipgen (Centro Integral con Perspectiva de Género para Mujeres Policías y Penitenciarias). El Centro ideado por la Red, buscará dar contención en casos de violencia de género y discriminación hacia las mujeres en el ejercicio de la profesión en las fuerzas de seguridad. "El proyecto de ley continúa con estado parlamentario. Pasó por varias de las comisiones y estaría en manos de los senadores tratarlo sobre tablas. Es algo que va a beneficiar a todas las mujeres de las tres fuerzas", informaron desde el colectivo santafesino de mujeres policías.

placa nota mujeres policias 2.jpg

La reciente creación de la Subsecretaría de Bienestar y Género en la Policía, dependiente del Ministerio de Seguridad provincial, implica un avance en la conquista de los derechos de las mujeres en un ámbito tan hostil como el policial. Este organismo, según voceros provinciales, dará seguimiento a cientos de denuncias de acoso y abuso sexual y de poder en la cotidianidad de las tareas policiales y que son "cajoneadas" por los mismos varones. El informe de la Red asegura que muchas veces, quienes reciben las denuncias son los ejecutores de los hechos violentos; mientras que en otras ocasiones, termina imperando el "pacto de silencio" característico y enraizado en los espacios dominados por "conjuntos de machos", como dijo el propio Sain.

Sin embargo, a tres meses de asumida la nueva gestión provincial, los avances son casi nulos. Las mujeres policías advierten que hasta el momento jamás se las convocó desde la Subsecretaría de Bienestar y Género para trabajar de manera conjunta. "Se ve buena predisposición pero la función que pretendemos que haga el Estado, la seguimos haciendo nosotras", dijeron desde la Red a Aire Digital.

Policias graduados - Maiquel Torcatt.jpg

Según la Encuesta Provincial sobre Mujeres y Violencia de Género en las fuerzas de seguridad provinciales, muchas de las policías encuestadas manifestaron percibir "cierta connivencia entre los agresores y quienes están a cargo de diligenciar las denuncias porque sus casos son archivados o desestimados rápidamente, incluso a muchas les recomendaron no denunciar", sostiene el informe realizado entre julio y septiembre de 2019.

testimonio red de mujeres policias 1.jpg

"En otros casos, el victimario fue 'alertado' por personal de estos organismos sobre la presencia en el lugar de una mujer que se disponía a denunciarlo", continúa. A ello se suma que en el control de los expedientes de este tipo se encontraron "irregularidades como la falta de toma de declaraciones a los denunciados o la no resolución de conflictos laborales graves, donde sucedieron agresiones físicas, verbales, hostigamiento, incluso casos de abuso sexual".

Leer más ► Violencia machista: ¿a dónde denuncian las mujeres policías? Avanza la ley que busca protegerlas

La necesidad de un Estado que incorpore e impulse la perspectiva de las mujeres en la institución policial se refleja en alarmantes estadísticas. El 45,2% de las agentes consultadas solicitó licencias por patologías psicológicas o psiquiátricas. Entre los motivos de dichas licencias, se encuentran el acoso laboral (81,9%) y acoso sexual por parte de un jefe o compañero (18,1%).

Otras cifras destacadas en el informe revelan el alto grado de violencia de género al que están expuestas las mujeres tanto en la escuela de policía como en el ejercicio de las funciones de manera profesional. Un 52,8% dijo haber sido víctima de situaciones machistas, sobre todo donde se ejerció violencia psicológica (56%), aunque también simbólica (25,8%), sexual (8,1%), económica/patrimonial (4,4%) y física (5,6%). En cuanto al violento, en el 69% de los casos se trató de un jefe o superior de la víctima; es decir que la amplia mayoría de los hombres que se valieron de los privilegios otorgados por el sistema patriarcal para violentar a mujeres colegas, son policías con altos cargos jerárquicos.

Doris Abdala - policia de seguridad vial - utrapol.jpg
Doris Abdala, directora general de la Policía de Seguridad Vial de Santa Fe.

Doris Abdala, directora general de la Policía de Seguridad Vial de Santa Fe.

Mientras tanto, el ministro de Seguridad provincial aseguró en el acto de egresados de los 480 cadetes: "El desempeño de la mujeres en la alta gerencia policial ha sido encomiable". El funcionario destacó la labor de dos mujeres que su gestión puso al frente de direcciones generales: Doris Abdala, directora de la Policía de Seguridad Vial, y Paula Drovandi, directora de la Policía Comunitaria.

"Están haciendo un trabajo encomiable desde el punto de vista operacional. Han levantado estadísticas y han hecho una tarea de planificación que no existía", describió el titular de la cartera provincial. Antes, "estaban en tareas secundarias". "Una dirigía un jardín de infantes y la otra estaba investigando marginalmente delitos. ¿Cómo puede ser que éstas personas de un día para el otro demuestran enorme capacidad de conducción sobre un conjunto de machos, que tengan el desempeño que han tenido este mes y que hayan estado pisadas dentro de la institución? Esto es un ajuste que tenemos que hacer", expresó Sain.

Paula Drovandi - policia comnitaria.jpg
Paula Drovandi, directora general de la Policía Comunitaria de Santa Fe, al frente de una charla informativa.

Paula Drovandi, directora general de la Policía Comunitaria de Santa Fe, al frente de una charla informativa.

Está claro -a esta altura de la historia de la humanidad- que no existen diferencias entre la capacidad intelectual, operativa y dirigencial de varones y mujeres. La respuesta al interrogante que plantea la ausencia de las mujeres en la policía no está debajo de la gorra, sino en la reproducción de prácticas, costumbres y creencias sociales.

El rol y la presencia que las mujeres policías tengan en la institución durante los próximos cuatro años serán seguramente determinantes luego de expresiones como las de Sain. La transformación del cuerpo policial santafesino debe ser un correlato de los cambios que la sociedad transita desde hace años en materia de género y sobre todo, desde los estratos más jóvenes, donde la "conciencia de género" pareciera devenir innata. Por ello, uno de los principales deberes de las futuras mujeres policías será demandar acciones coherentes con las declaraciones que, sobre los derechos de ellas, hagan los funcionarios. Es que en definitiva, las políticas de género deben ser sostenibles en el tiempo y por mucho más que cuatro años.

Nota de redacción: desde Aire Digital se intentó hablar con altos funcionarios de la Policía provincial y del Ministerio de Seguridad pero no se tuvo respuesta.

placa para notas - violencia de género.jpg