sábado 7 de mayo de 2022
Salud | Christian Eriksen |

El relato del santafesino que tiene un desfibrilador en el corazón igual al que le colocaron a Christian Eriksen

El fin de semana pasado el desmayo en pleno partido del jugador danés conmocionó al mundo. El jueves se conoció la noticia de que el deportista deberá usar un desfibrilador implantado que regulará su ritmo cardíaco, el mismo que tiene hace varios años Martin Antonini, un santafesino que contó en AIRE cómo funciona el dispositivo.

El futbolista de Dinamarca Christian Eriksen, que sufrió un paro cardíaco el sábado pasado en medio de un partido entre los daneses y Finlandia por la Eurocopa, llevará un desfibrilador implantado en su pecho para evitar que pueda sufrir otro episodio. Aire de Santa Fe dialogó con Martin Antonini, un santafesino que lleva hace años el mismo aparato para evitar que le ocurran alguna afección similar.

"Cuando me lo puse el médico me dijo que era como tener una camioneta 0 kilómetro en el pecho", indicó Antonini, haciendo referencia al alto precio que hay que pagar para tener un desfibrilador implantado. Sin embargo, contó que a él se lo cubrió la obra social.

Nació en la ciudad de Santa Fe pero hace varios años se mudó a Rafaela. Al aparato se lo colocaron luego de que en un chequeo de rutina le comunicaran sobre su afección y le aconsejaran usarlo. "Yo tengo una pared del corazón más gruesa a la que se le suma el antecedente de la muerte súbita de mi papá", aclaró.

"El desfibrilador monitorea constantemente el corazón y si ocurre una arritmia leve la controla. Si comienza a ser más peligrosa, interviene y la corta", explicó el santafesino, que aseguró que por ahora el aparato nunca debió activarse en él.

https://twitter.com/DBUfodbold/status/1404695288401514497

Antonini relató que los primeros 15 días, luego de que le colocaran el desfibrilador, se tuvo que acostumbrar mental y físicamente a vivir con algo dentro de su cuerpo. Aunque aclaró que el proceso fue rápido y que ahora ya "ni se acuerda" que lo tiene.

El elemento es controlado de forma satelital. El santafesino tiene un dispositivo similar a un teléfono celular en su casa, que cuando está cerca toma la señal. Todo es controlado por la empresa que lo fabricó que, en caso de detectar algo significativo, se comunica con la persona implantada. "Me llamaron una vez, cuando habían pasado los ocho años, para avisarme que se estaba quedando sin batería", narró Antonini. Es por eso que necesitó un cambio.

Leer más ► Christian Eriksen portará un desfibrilador implantado que regulará su ritmo cardíaco

"Solo se hace una operación cuando te lo colocan y después controles de rutina", detalló. "Para cambiarte la pila, lo abren, la colocan y lo vuelven a cerrar", precisó. Pero aclaró que a él le aconsejaron no realizar actividad física de alto rendimiento, por lo que debió dejar de realizar profesionalmente el triatlón.

Embed

Sobre el costo, dijo que a él se lo cubrió la obra social pero que "charlando con el médico lo comparó con una camioneta 0 kilómetro". Las baterías duran entre ocho y 12 meses y el mismo aparato puede acompañar a la persona durante toda su vida, según señaló Antonini. "Después es cuestión de que aparezca algo nuevo, yo tengo un conocido que lo cambió porque había tecnología más avanzada", agregó.

Dejá tu comentario