Centro de rescate y re-cría de osos hormigueros

Eran las 10 de la noche de un martes. Gustavo Solís, el veterinario, nos avisaba que en media hora estaría llegando. No estaba solo, volvía del Norte Argentino con dos ositos hormigueros recién rescatados, una hembrita de unos 4 meses de la localidad de Morillo, Salta y un machito de 3 meses de Campo Gallo, Santiago del Estero, que se sumaban a los 9 osos ya rescatados en lo que va del 2015.


Desde el año 2007 funciona en la Estación Biológica Corrientes, el Centro de Rescate de Osos Hormigueros como parte del Proyecto de Reintroducción de la especie en los Esteros del Iberá. Desde entonces y hasta estos últimos ositos, Bronco y Linda, llegados el pasado 28 de julio, ingresaron ininterrumpidamente al centro y de distintas procedencias y variados e inimaginables estados de salud un total de 79 osos: osos atropellados, osos con heridas de distinta índole (machetes, escopetas, etc.), osos encontrados próximos a caminos o rutas, pero la historia que más se repite es la de ositos como Linda y como tantos otros que quedaron huérfanos luego de que mataran a su madre.

Este año nos hemos enfrentado a grandes desafíos. En mayo ingresó Gaia, una hembrita muy pequeña que apenas pesaba 1,1kg cuando llegó. No tenía más de 10 días de vida. La habían llevado a la Reserva Natural Formosa desde donde dieron aviso para rescatarla. A su madre… quién sabe… muy probablemente la hayan matado ya que una cría de ese tamaño nunca andaría sola.

Más adelante nos avisan de otro más, esta vez de origen santiagueño. El rescate no fue fácil, ya que la persona que la tenía se rehusaba a entregarla y muchas veces tratan de ganar unos pesos comercializando el animal. Finalmente luego de una larga charla, decidieron entregarla. Es muy importante contar con paciencia contar la problemática de la especie para que esa misma persona se sume a nuestra lucha. Lamentablemente Luli, como la habían llamado, había sido mordida por perros y las heridas ocasionadas fueron de gravedad y solo pudo sobrevivir dos días.

A Gaia y a Luli le siguieron Tomás, Tuqsa, Carla, Rocío y tantos otros. Nuestros días transcurren entre estufas y mamaderas. A los osos bebés son como bebés y su alimentación y cuidado no difieren mucho de la de un humano. Mamaderas cada 3 o 4 horas, control de la temperatura de sus recintos, pasar mucho tiempo con ellos, sacarlos a tomar sol y tratar de minimizar el estrés propio de estar sin su mamá entre tantos otros cuidados. Llegamos a dar hasta 44 mamaderas por día! Todo un reto!

Pronto todos ellos, si siguen creciendo sin problemas como hasta hoy, estarán listos para ser llevados a su nuevo hogar, los Esteros del Iberá. Hoy estos ositos tienen una segunda oportunidad!

 

Bióloga Alicia Delgado

Responsable del Centro Rescate y Re-cría de osos hormigueros de CLT

NOTICIAS DESTACADAS