sábado 29 de enero de 2022
perros | Sol |

Por qué los perros disfrutan echarse al sol

Los perros suelen amar acostarse en el sol sin importar las temperaturas. Pero ¿por qué hacen esto?

Resulta curioso cómo incluso en los días más calurosos del verano los perros pueden pasar largas horas tumbados al sol, y es que más allá de lo placentero que es recibir la caricia de los rayos solares su organismo es sabio y los incita a permanecer tumbados al sol para cuidarse. Cuando veas a tu mascota plácidamente tumbada al sol está restableciendo ciertos déficits, físicos o emocionales, que solo esta poderosa estrella puede solventar.

Sin título.png
Los perros suelen amar acostarse en el sol sin importar las temperaturas. 

Los perros suelen amar acostarse en el sol sin importar las temperaturas.

Las 5 razones por las que tu perro se acuesta al sol

Son varios los motivos por los que tu mascota buscará el sol y optará por tumbarse para recibir el calor y los beneficios que este le proporciona. Presta atención.

1. Necesita hacer acopio de vitamina D

Como sabes, porque también nos sucede a los humanos, la exposición al sol favorece la creación de vitamina D y esta, a su vez, facilita la metabolización del calcio y del fósforo. Minerales indispensables para el desarrollo y buen estado de huesos y dientes, y para prevenir enfermedades óseas como, por ejemplo, la osteoporosis.

La vitamina D es liposoluble y ello conlleva que sea almacenada en el tejido adiposo y que permanezca por más tiempo que otras vitaminas en el organismo. Por tanto, no necesitas ofrecer alimentos ricos en vitamina D ni suplementos a tu perro. Con una exposición moderada y regular al sol será suficiente.

Sin título.png
Cuando veas a tu mascota plácidamente tumbada al sol está restableciendo ciertos déficits, físicos o emocionales.

Cuando veas a tu mascota plácidamente tumbada al sol está restableciendo ciertos déficits, físicos o emocionales.

No obstante, a diferencia de la recepción cutánea de los humanos, los canes reciben este trueque de radiación solar y vitamina D a través de su pelo. Esto hace que el proceso sea más lento e insuficiente para alimentar sus reservas totales. Así, los verás lamerse para aprovechar una mayor cantidad de esta vitamina que toma la textura de un aceite.

Otros beneficios de la vitamina D

Además de para fortalecer los huesos y los dientes, esta vitamina resulta decisiva en el desarrollo y buen estado de los músculos, evitando que se atrofien. Eso sí, el ejercicio físico diario es su aliado natural. La vitamina D promueve la señal nerviosa que materializa las contracciones musculares, algo especialmente relevante para las razas corpulentas.

Por otro lado, esta vitamina está directamente relacionada con el reloj biológico y el vigor del sistema inmunológico del animal. Cuanto más regulares sean los ciclos circadianos en mejores condiciones estarán sus defensas para contrarrestar posibles enfermedades. Esta es una de las razones por las que los paseos matutinos al sol son más que recomendables.

Sin título.png
Los canes reciben este trueque de radiación solar y vitamina D a través de su pelo.

Los canes reciben este trueque de radiación solar y vitamina D a través de su pelo.

2. Es una forma de sentirse mejor

El contacto con la radiación solar estimula la liberación de serotonina, también llamada hormona de la felicidad al actuar como neurotransmisor en la regulación del estado de ánimo. Cuando tu mascota se tumba al sol busca sentirse mejor y quizás, desplazar la sensación de soledad. Se trata de un excelente recurso natural para prevenir la depresión.

3. Para conciliar el sueño

Tomar el sol estimula la liberación de melatonina, la hormona que interviene en la conciliación del sueño y en la calidad de este. No obstante, que tu perro se quede dormido al sol entraña ciertos riesgos si lo hace por un tiempo prolongado. Podría quemarse o sufrir un golpe de calor.

Sin título.png
Para conciliar el sueño.

Para conciliar el sueño.

4. Para entrar en calor

Especialmente los razas de pelo corto como, por ejemplo, los Chihuahua buscarán el cobijo del sol para atemperar su cuerpo en los fríos días del invierno.

5. Para aliviar el dolor articular

Los perros ancianos cuentan con un manto debilitado, incapaz de culminar la creación de vitamina D tras la exposición solar. Por ello, se sentirán destemplados y buscarán el sol para calentarse. Si padecen patologías reumáticas como la artrosis, el contacto con el sol les ayudará a mitigar ese dolor articular como si de un analgésico natural se tratara.

Temas

Dejá tu comentario