domingo 12 de julio de 2020
Política | Santa Fe | Vicentín | Alberto Fernández

Vicentín: las esquirlas de una decisión bisagra que incomoda al Gobierno de Santa Fe

El gobierno desmiente los rumores de renuncias masivas en el Ministerio de la Producción. Si Perotti sabía de la decisión de Alberto Fernández, ¿por qué no estaba al tanto su ministro de la Producción, Daniel Costamagna?

Durante la tarde del lunes, el Presidente de la Nación sorprendió a todos al efectuar el anuncio de estatizar la principal empresa privada de la Provincia de Santa Fe. Cinco horas después, Omar Perotti utilizó su cuenta de Twitter para decir: "Vamos a acompañar a Gabriel Delgado, designado como interventor de Vicentín por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, en esta tarea que se le ha encomendado".

"Vicentín fue una empresa con fuerte impronta de desarrollo en Santa Fe y que lamentablemente vive esta situación de concurso con una deuda importante. Desde el gobierno de la provincia estaremos acompañando este proceso en resguardo de los intereses de todos los santafesinos", insistió en otro tuit.

Hace apenas algunas semanas, el ministro de la Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, se había manifestado contrario a la idea de estatizar Vicentín: “No estoy de acuerdo con la estatización. El sector privado es más adecuado para administrar la firma”, sostuvo en medios de Rosario, Santa Fe y Rafaela. La posición del ministro no cambió luego de los anuncios nacionales.

https://twitter.com/omarperotti/status/1270165995412492293

En la tarde de este martes, circularon con fuerza rumores que hablaban de que la plana mayor del Ministerio de la Producción de la Provincia -incluido Costamagna- había puesto a disposición de Perotti su renuncia. Pero en la mañana de este miércoles, el ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, desmintió las versiones en el programa Creo, que se emite en Aire de Santa Fe.

Dijo haber estado hasta últimas horas del martes trabajando en Casa Gris junto al gobernador y que en ningún momento recibieron el planteo de una posible renuncia masiva. Incluso, insistió en que "Omar Perotti y Daniel Costamagna son amigos" desde hace años, aunque reconoció que pueden existir diferentes miradas sobre los recientes acontecimientos.

Daniel costamagna santa fe.jpg
Daniel Costamagna, ministro de Producción de la Provincia de Santa Fe.

Daniel Costamagna, ministro de Producción de la Provincia de Santa Fe.

No se trata de poner en dudas las afirmaciones de Michlig. Sin embargo, el inesperado anuncio de Alberto Fernández plantea una serie de interrogantes sobre el impacto producido en el gobierno de Santa Fe.

¿Sabía Omar Perotti que el gobierno nacional había tomado semejante decisión con la empresa más importante de la provincia? Y si lo sabía, ¿desde cuándo?

Fuentes oficiales aseguran que el gobernador estaba al tanto. Incluso Alberto Fernández dijo que había hablado con Perotti sobre el tema. Pero si realmente fue así, surge otra pregunta: ¿por qué su ministro y amigo, Daniel Costamagna, desconocía absolutamente lo que estaba ocurriendo?

Cuesta creer que Perotti no pusiera al tanto de la situación a su ministro del área si realmente sabía con antelación de la decisión del gobierno nacional. Más aún teniendo en cuenta que, como dice Michlig, los une una amistad desde hace muchos años.

Frente a la fuerza de los rumores que hablaban de la renuncia del ministro de la Producción de Santa Fe, también llama la atención que no fuera él mismo quien saliera en los medios a desmentir la información. En el mismo programa Creo estaba programada una entrevista con Costamagna para la mañana de este miércoles, pero finalmente la voz del gobierno fue Rubén Michlig.

Antes y después de Vicentín

Alberto Fernández y Omar Perotti se sentían cómodos liderando las estrategias contra el coronavirus. Pero a partir de ahora, nada será igual. La decisión de estatizar la empresa santafesina Vicentín marca una bisagra. No sólo en las agendas de gobierno, sino también en la oposición -fue un regalo caído del cielo - y en una opinión pública que casi se había acostumbrado a que la cuestión de la pandemia absorbiera toda la atención.

Como siempre, existen múltiples miradas. Quienes intenten imponer la lectura binaria del desgastado -y desgastante- concepto de la grieta, es porque se sienten cómodos en ese sitio o porque intentan sacar algún rédito de las circunstancias.

alberto fernandez23
El presidente de la Nación, Alberto Fernández, dijo que la decisión de estatizar Vicentín fue suya y no de Cristina Fernández.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, dijo que la decisión de estatizar Vicentín fue suya y no de Cristina Fernández.

Es cierto que la empresa debía más de 1.300 millones de dólares y también es verdad que de manera dudosa se le otorgaron créditos millonarios desde el Banco de la Nación durante el gobierno de Mauricio Macri. También es real que el Poder Ejecutivo nacional decidió avanzar en la estatización de Vicentín, cuando el Poder Judicial de Santa Fe llevaba adelante un concurso y ni siquiera fue notificado de la decisión política.

Las miradas no pueden quedarse en lo político o ideológico. La decisión de Alberto Fernández promete generar inciertas repercusiones en materia judicial para la Argentina y provocar nubarrones en la imagen del gobierno y del mundo desde el exterior.

Es verdad que miles de empleados y proveedores de Vincentín navegaban en al incertidumbre y que la conducción de la empresa fue lamentable y hasta sospechosa. Pero también es cierto que la estatización no era la única e inevitable alternativa. Para muchos de los habitantes de Avellaneda, la estatización de "su" empresa -el 30 por ciento de la población depende directa o indirectamente de ella- representa una verdadera afrenta a la historia, al presente y a su autodeterminación.

La decisión de Alberto Fernández promete generar inciertas repercusiones en materia judicial para la Argentina.

La medida de Alberto Fernández reavivó las dudas de los anticristinistas sobre quién gobierna realmente la Argentina: “La intervención de Vicentin fue una decisión mía, no de Cristina Kirchner... Tenemos que terminar de aventar esa historia negra de que Cristina me reta, me pega dos gritos y me hace hacer lo que no quiero hacer. Eso no existe y yo no permitiría que exista”, aseguró el Presidente.

La estatización de Vicentín es una medida tomada a nivel nacional. Pero será inevitable que esta combinación de intereses cruzados, miradas contrapuestas, verdades a medias y potenciales consecuencias, impacten de una manera u otra en la gestión de Omar Perotti.

Las esquirlas de esta decisión de Alberto Fernández son inevitables. Y la incomodidad del Gobierno de Santa Fe, indisimulables.

Escuchá la entrevista realizada al ministro Rubén Michlig en Creo.

Dejá tu comentario