menu
search
Política | Rosario | Pablo Javkin |

Firme respaldo de Javkin a una funcionaria declarada "persona no grata"

En la Dirección de Tránsito de la Municipal de Rosario declararon "persona no grata" a la secretaria de Control y Convivencia, Carolina Labayru. Javkin salió a respaldarla: "Necesitamos que nos dejen trabajar".

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, dio este jueves un fuerte respaldo a su secretaria de Control y Convivencia, Carolina Labayru, después que este jueves la Dirección de Tránsito de la ciudad aparecieran carteles en la que se la declaraba “persona no grata” en esa repartición.

“A mis funcionarios salgo yo a respaldarlos porque los elegí yo. Acá necesitamos que nos dejen trabajar”, afirmó el intendente. “Esto no lo vinculen con los trabajadores, sino con alguna vinculación política. No vaya a ser que el problema sea que una funcionaria que hizo cambios, ahora sea atacada por eso. Hubo acciones en la secretaría de Control para implementar tecnología para mejorar la vida de los vecinos”, advirtió Javkin, molesto porque en las puertas y ventanillas de los espacios de atención al público se habían pegado los carteles con foto y la leyenda consignada.

La secretaria de Control estuvo la semana pasada en el Concejo Municipal, donde respondió a los planteos que trabajadores municipales del área de Tránsito habían hecho días antes, en relación al estado de los móviles, cupos que impedían trasladar vehículos con las grúas en los últimos días del mes, faltantes de equipos para realizar controles de alcoholemia y narcolemia. Incluyeron planteos por falta de teléfonos adecuados para hacer las fiscalizaciones, personal insuficiente para los operativos de calles.

Según Labayrú, desde que asumió el cargo en diciembre de 2019, se detectaron inconsistencias y posibles sobreprecios en repuestos para vehículos, carga de combustible y compras de librería. Dio su versión y explicación de cada planteo. Admitió que los móviles no están en las condiciones que quisiera, pero aseguró que están óptimos para el uso, y reconoció las tensiones que existen con el área de Tránsito que depende de su secretaría.

Carolina Labayru persona no grata Rosario 1.jpg

Cuando en la Comisión de Control, Convivencia y Seguridad del Concejo que preside el justicialista Lisandro Cavatorta le preguntaron si había denuncia penal, la funcionaria dijo que no se habían hecho pero que sí se habían desmantelado las maniobras. Fuentes del Palacio de los Leones indicaron que en el área hay unos 40 sumarios abiertos a medida que se detectaban inconsistencias o irregularidades en distintos casos.

En ese contexto este jueves en las oficinas de trámites del DGT aparecieron carteles pegados con la foto de la funcionaria y la leyenda que la declaraba “persona no grata” en esa repartición, a pesar de que es la funcionaria política de la que depende.

El intendente Javkin se sintió tocado. Labayru es una funcionaria de su confianza, a la que designó al frente de Control y Convivencia, un área áspera si las hay.

Tras comunicarse con el secretario general del gremio, Antonio Ratner, respaldó sin ambigüedades a su funcionaria, al tiempo que ubicó el conflicto en el área de la política y no de los trabajadores de planta, a los que referenció como protagonistas de las reformas que ejecuta Labayru.

“Primero quiero decir que Carolina Labayru es gratísima. Es una de la funcionaria que más y con más vehemencia trabaja. También los trabajadores de esa secretaría. Nosotros hemos hecho muchos cambios en la secretaría de Control, cambios en la modalidad de grúas, que no involucran a trabajadores municipales, sino que involucran a otros sistemas que tienen que ver con otro tipo de contrataciones. Y esto lo digo con claridad, parece que haber hecho cambios que mejoran el funcionamiento está mal porque no se denuncia un delito. No todo es delito, los cambios uno los hace porque algo anda mal”, explicó el intendente.

Tras defender a su funcionaria, apuntó los cañones hacia otro lado: “Es la misma mugre de la politiquería que estamos viendo hace algunos días y que empezó hace tres o cuatro semanas, con algunas mentiras sobre la cantidad de narcolímetros y de alcoholímetros. Un ataque muy directo. La idea es que el problema sea que la secretaria no hizo la denuncia penal de hechos que no son denunciables penalmente, en lugar de demostrar que es una repartición donde los trabajadores y la funcionaria han logrado cambios muy importantes, resolviendo algunas viejas deudas que tenía la ciudad que no tenían ningún sentido, como la Guardia Urbana. Eso trae consecuencias. Acá hay una intención de enfrentar a los trabajadores con la funcionaria”.

Carolina Labayru persona no grata Rosario 2.jpg

Aunque no lo mencionó, el intendente apuntaba al concejal Cavatorta, que fue uno de los que tras la reunión Labayru aconsejó hacer las denuncias penales si efectivamente hubo actos de corrupción.

Pero hay un ingrediente más. Al decir que “es la misma mugre de la politiquería que estamos viendo hace algunos días y que empezó hace tres o cuatro semanas”, Javkin vinculó el conflicto en Tránsito con la aparición de cajas y ayuda alimentaria del gobierno municipal en la casa del fundador de la banda de Los Monos, cuando fueron a detenerlo el mes pasado, en la zona de Avellaneda al 4500. Ese hallazgo de la Fiscalía tuvo enorme repercusión. La intendencia dice haber aportado toda la información a los investigadores respecto a la trazabilidad y que la entrega de ayuda “se hace con total transparencia”. Sin embargo, desde la oposición se pidieron explicaciones, porque además del desvío de los alimentos, el responsable de los comedores que los recibía está preso como parte de la banda de Cantero, dedicada a delitos como extorsiones, balaceras a escuelas y estaciones de servicios e intento de homicidios entre otros, además de comercialización de drogas. El tema motivó proyectos de ordenanza y pedidos de informes en el Concejo y un picante debate en el Concejo Municipal.

El concejal Cavatorta –encabezó la lista de concejales del espacio del gobernador Omar Perotti en las últimas elecciones– recogió el guante: “Repudio los carteles que se colocaron contra la Secretaria de Control y Convivencia del Municipio, Carolina Labayru. Ningún escrache jamás contará con mi apoyo. Acompañaré cualquier sumario o denuncia penal que apunte a investigar y/o condenar situaciones irregulares de ésta o de cualquier repartición pública”. Al mismo tiempo defendió su accionar: “No se trata de temas personales, se trata de ser responsables y desarrollar el rol para el que fuimos elegidos: representar a los rosarinos y rosarinas. Acá no hay operaciones ni show. Que nadie se victimice. Responsabilidad es decir la verdad. Ocultar sería mentir”. Finalmente advirtió que “si quieren cambiar y mejorar, contarán conmigo. Pero si para eso me piden que mienta, oculte o me haga el distraído… no”.

“Me sorprende y preocupa que se pretenda que no informe ante consultas periodísticas, como ocurre todos los lunes cuando finaliza la reunión de comisión, ya sea con este o con cualquier otro tema abordado” dijo en relación al paso de la secretaria Labayru, sobre quien insistió que fue ella, sin que nadie le pregunte específicamente, la que enumeró irregularidades cuando estuvo en el Concejo.

Dejá tu comentario