lunes 6 de julio de 2020
Política | Senado de la Nación | Juntos por el Cambio | Macri

El fin de la tregua entre el oficialismo y la oposición se cobró la primera víctima: la nueva ley de alquileres

Juntos por el Cambio bloqueó el trabamiento de la nueva ley de alquileres, una iniciativa con media sanción en la Cámara de Diputados.

La escena tuvo lugar en el Senado de la Nación. La oposición de Juntos por el Cambio, en una suerte de revancha contra el kirchnerismo por sus embestidas de la semana pasada contra Mauricio Macri, bloqueó en la sesión la aprobación de la nueva ley de alquileres, una iniciativa con media sanción de la Cámara de Diputados y que, en líneas generales, establece mejores condiciones contractuales para los inquilinos. El oficialismo necesitaba una mayoría de dos tercios de los votos para debatir el dictamen ya que éste no había cumplido el tiempo reglamentario para su tratamiento en el recinto. La oposición se rehusó a aportarle los votos necesarios por lo que el proyecto de ley deberá esperar una semana más para ser aprobado.

senado pandemia sesion por videoconferencia juntos por el cambio abandono la sesión.jpg
Juntos por el Cambio frenó el debate sobre la nueva ley de aquileres en el Senado de la Nación. 

Juntos por el Cambio frenó el debate sobre la nueva ley de aquileres en el Senado de la Nación.

La relación entre Cristina Kirchner y la oposición nunca fue buena, pero en estos momentos atraviesa su peor momento. Los senadores de Juntos por el Cambio estaban indignados porque, en la misma sesión, la vicepresidenta y el bloque oficialista pretendían derogar dos decretos de necesidad y urgencia del gobierno de Mauricio Macri que disponían que el control de las escuchas telefónicas pasaran a manos de la Corte Suprema.

Cristina y sus acólitos proponen que la oficina de escuchas retorne a manos del Ministerio Público Fiscal, un organismo clave integrado por todos los fiscales federales del país. Eduardo Casal es el actual procurador interino, pero Alberto Fernández y Cristina Kirchner pretenden reemplazarlo por alguien más afín, el juez federal Daniel Rafecas. Su pliego ya fue enviado para su tratamiento en el Senado.

El temor de la oposición

En la oposición temen que la Procuración General, bajo el comando de Rafecas, utilice de manera ilegal las escuchas telefónicas para perseguir a los opositores. Paradójicamente, es la misma acusación que agitó el kirchnerismo cuando, en tiempos de la gestión de Macri, se filtraron a la prensa fragmentos de conversaciones telefónicas entre Cristina y su ladero Oscar Parrilli.

Lo cierto es que el kirchnerismo quiere volver la situación a fojas cero: no sólo pretende quitarle a la Corte Suprema el control de las escuchas, sino que además fogoneó una denuncia penal contra Macri por supuesto espionaje ilegal durante su gobierno. La denuncia fue presentada ante la Justicia por la actual interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, Cristina Caamaño, cercana a Cristina Kirchner.

Caamaño.jpg
Cristina Caamaño, titular de la AFI.

Cristina Caamaño, titular de la AFI.

La oposición reaccionó mostrando su capacidad de bloqueo en el Senado y frenó -al menos por una semana- la sanción de la nueva ley de alquileres. Acto seguido, el oficialismo propuso derogar los decretos de Macri sobre el control de las escuchas: los bloques de la oposición se "desconectaron" de la sesión virtual para expresar su rechazo. Al oficialismo no le importó: sólo necesitaba simple mayoría para seguir adelante.

“Nosotros vamos a tratar los temas que creemos que el país necesita, porque para eso somos mayoría”, enfatizó el presidente del bloque oficialista, José Mayans, luego de haber tildado de "irresponsable y caprichosa" a la oposición.

Insistirán en la próxima sesión

El senador formoseño prometió que la semana próxima insistirán en sancionar la nueva ley de alquileres que, entre sus puntos más importantes, dispone extender de dos a tres años la duración de los contratos y establece una nueva fórmula de actualización de los alquileres a partir de una combinación entre el índice de inflación y el índice salarial de los trabajadores en blanco.

De continuar la escalada de tensión entre el kirchnerismo y la oposición, difícilmente resulte aprobado el pliego de Rafecas.

Si bien la oposición acompaña el proyecto, lo cierto es que aprovechó la sesión de ayer para marcarle límites al oficialismo y, sobre todo, a Cristina Kirchner. También le envió un mensaje que debería inquietar a la vicepresidenta y al presidente Alberto Fernández: de continuar la escalada de tensión entre el kirchnerismo y la oposición, difícilmente resulte aprobado el pliego de Rafecas al frente del Ministerio Público Fiscal. Se necesitan los dos tercios de los votos, una mayoría que el oficialismo no tiene, mal que le pese al formoseño Mayans.

Dejá tu comentario