menu
search
Política Elecciones 2023 | Frente de Todos | Alberto Fernández

Desafíos económicos y electorales para 2023: llegar se llega, ganar ¿se gana?

El Frente de Todos enfrentará en 2023 su elección más compleja. Tres economistas trazan sus pronósticos sobre inflación, dólar, salarios y reservas.

Las metas comprometidas con el FMI se sobrecumplen, las reservas repuntan, el dólar araña los $400 pero se mueve en línea con la inflación (que es mucha) y los salarios pierden, empatan o ganan (por muy poco) contra los precios. Con los dos frentes complicados, el político y el económico, con o sin plan de estabilización, en primera o segunda vuelta: ¿puede el gobierno revalidar en las urnas?

En 2019 Cristina Kirchner convocó a un Frente que aglutinara a todes les que la habían pasado mal con Mauricio Macri (sin exclusiones de paladar negro), instruyó a su hijo Máximo para arreglar con Sergio Massa y casi todo el peronismo realmente existente se mantuvo en la fórmula para dotar a Alberto Fernández de un caudal de votos esencial para la victoria. Al cierre de esta nota, Cristina –con un intento de asesinato y una condena en primera instancia encima– se baja de todo, Máximo no se postula a nada y opina de vez en cuando, Massa dice que no quiere pero parece ser el único que puede y Alberto no termina de asimilar que ya no es ni podrá ser. En este contexto y aprovechando la amplitud de ideas y organizaciones que componen el Frente de Todos, recurrimos a tres líneas de pensamiento y divulgación: el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), Martín Burgos de FLACSO, coordinador de Economía del Centro Cultural Cooperación, y Claudio Lozano, ex director del Banco Nación y presidente de Unidad Popular, uno de los partidos que componen la coalición de gobierno. La pregunta de arranque es una sola: con las cifras que cerró 2022 en materia de crecimiento, dólar, reservas, inflación, precios y salarios y teniendo en cuenta las metas comprometidas con el FMI –que este año supone un déficit primario del 1,9% del PBI–, ¿puede el gobierno llegar competitivo a las elecciones de octubre?

Claudio Lozano.jpg
Claudio Lozano opina que “no está claro aún como se dará el escenario electoral y si el Frente de Todos será una sola opción

Claudio Lozano opina que “no está claro aún como se dará el escenario electoral y si el Frente de Todos será una sola opción".

Desde el CESO, que dirige Andrés Asiain, sostienen que “pasar de un déficit del 2,3% al 1,9% no es una exigencia muy dura, gran parte de esa reducción del déficit pasa por la quita de subsidios a los sectores de altos ingresos en los servicios energéticos y al sector comercial, que en conjunto han representado más de 2 puntos del PBI; reducirlos permitiría alcanzar el déficit comprometido para este año y gran parte de esa tarea ya está realizada”. Consultado por la reducción de otros ítems sensibles, como la asistencia social, las transferencias a las provincias y las jubilaciones, para alcanzar esa meta y que están sobre la mesa en las revisiones trimestrales del FMI, desde el CESO dicen que “por el lado de la asistencia social, el promedio que hubo de 2011 a 2019, hoy se triplica en términos reales, estamos en un piso de promoción de asistencia social –dentro del presupuesto– históricamente muy alto, tanto en el gobierno nacional como en la provincia de Buenos Aires, eso da un piso de cobertura alto (…) hay un punto más crítico en las jubilaciones y las pensiones, que ahí lo que se necesita para que mejoren esos ingresos en términos reales es lograr una baja de la inflación duradera en el tiempo”. Sobre una advertencia que hizo Asiain al firmarse el acuerdo con el FMI, respecto de una inestabilidad permanente sujeta a cada revisión, y las gestiones desplegadas por Sergio Massa para asegurarlas, el CESO afirma que el problema no está despejado “porque el acuerdo con el FMI tiene un mecanismo de desembolsos y pagos y esa cuenta fue positiva para Argentina el año pasado, dejó un saldo de u$s 5.000 millones y este año ese saldo es negativo, tenemos más pagos que desembolsos por cerca de u$s 3.500 millones, entonces este año el FMI va a ser una aspiradora de dólares en términos netos, va a haber que conseguirlos en un año complicado por el impacto de la sequía y que va a intentar cubrirlo con distintas balas de plata”. Según la opinión de CESO, “el gobierno va a tener el desafío en término políticos de capitalizar una economía que no va a ser descollante, que no va a ser catastrófica como necesitan sectores de oposición, que no va a crecer como en 2022 al 5/6%, pero sí con una inflación relativamente alta, desempleo bajo y salarios algunos puntos por encima de lo actual pero tampoco gran cosa”.

Martín Burgos.jpg
Para el economista Martín Burgos,

Para el economista Martín Burgos, "lo importante es poder distribuir el ingreso como se hizo en la segunda parte de 2022 para que haya consumo y lograr crear un círculo virtuoso".

Martín Burgos especula con una baja de la inflación para 2023, estabilizándose entre el 3 y el 4% mensual y un tipo de cambio controlado para llegar a la meta del 60% o menos. “En el gobierno macrista saltaba de 20 a 40 y de 40 a 60, ningún candidato o candidata de la oposición tiene gran cosa para presentar en términos económicos”. Sobre el acuerdo con el FMI expresó que “algunas metas se trató de sobrecumplir, pero no todo pasa por ahí, fue muy importante que en la segunda parte del año los gremios salieran a disputar el ingreso y la inflación no llegó al 100%, muchos terminaron cerrando más del 110%, eso mejoró el ingreso de la gente y permitió una distribución del ingreso que no tiene que ver con la parte fiscal o lo que hace el Estado sino más con el modo en que se reparte la torta en el sector privado”. Sobre el crecimiento estimó que “está claro que no vamos a crecer un 5% este año, pero si llegamos a crecer 1/2% sería importante porque sería el tercer año consecutivo que crecemos, pero lo importante es poder distribuir el ingreso como se hizo en la segunda parte de 2022 para que haya consumo, lograr crear un círculo virtuoso que es la fórmula para llegar bien a las elecciones”. Sobre la necesidad de un plan de estabilización que congele los principales precios de la economía (dólar, tarifas, alimentos y salarios), Burgos expresó que “en algún momento se va a plantear, tal vez después de las elecciones, es necesario empezar a pensar esos esquemas con un nuevo gobierno que tenga fuerza política para llevarlo adelante, yo creo incluso que puede llegar a ser un argumento de campaña: vótenme y voy a hacer ese acuerdo que no puedo hacer ahora, yo creo que la gente compraría esto”.

Martín Burgos.mp3

Claudio Lozano define su valoración política con perspectiva al decir que “no está claro aún como se dará el escenario electoral y si el Frente de Todos será una sola opción. Si está claro que dado el fracaso previo de Cambiemos, las limitaciones del gobierno del Frente de Todos no le terminan de quitar competitividad electoral, ya que lo que hay en frente es impresentable. Tanto para el pueblo en general como para el propio poder o círculo rojo que asiste impávido a las contradicciones de Juntos para el Cambio. En este sentido, señalo que con la gestión de Massa se afirma la capacidad del PJ de repetir una experiencia de menemización bajo el gobierno de Alberto Fernández, ordenando la consolidación de un modelo extractivista, reprimarizador, pagador de deuda y fuertemente excluyente”. Sobre el futuro de Unidad Popular en el FDT expresó a AIRE que “en el escenario de las opciones electorales impulsamos una propuesta que recupere una concepción emancipatoria y de cuestionaniento de las desigualdades. Nosotros, aun en el Frente de Todos, pero confrontados con su gestión, trabajamos en esa dirección. Ya sea para expresarla en una PASO efectivamente democrática y abierta del Frente o por fuera si tal cosa no existiera. Esta decisión incluye la posibilidad de impulsar mi candidatura presidencial”.

Finalmente y sobre las expectativas que generan las decisiones de Sergio Massa, afirmó que “la crisis que desplazó a Guzmán en junio 2020 tenía en su base tres grandes cuestiones, la escasez de reservas, el abultado endeudamiento interno del Estado y el deterioro de los indicadores sociales. Lo que Massa hasta aquí ha llevado adelante contiene estas cuestiones, pero no ha resuelto ninguna”.

Claudio Lozano.mp3

En un esfuerzo por consolidar un modelo aún frágil y bajo asedio constante, el lunes venidero, Alberto Fernández va a hacer no menos de dos grandes anuncios –entre unos 30 acuerdos a la firma– junto a Lula en el marco de la CELAC y un “histórico pacto de integración regional”: la definición de una moneda común para los intercambios comerciales sin estresar reservas en dólares (algo que Scioli ya viene trabajado como embajador desde 2021 y que representaría un ahorro de u$s 13.000 millones) y el aporte de Brasil de u$s 689 millones para el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que abastecerá de gas argentino al país continente, ante el decaimiento de los yacimientos bolivianos.

El anuncio está preparado para que Alberto lo capitalice, para candidatearse si los números de las encuestas se revierten o para condicionar la fórmula y el armado del FDT, para lo que va a tener que terciar –una vez más– con Cristina.