menu
search
Policiales cuidacoches | trapitos | Santa Fe

Trapitos en barrio Mariano Comas: vecinos y comerciantes advierten descontrol y ya hay dos denuncias penales

Un total de 47 personas firmaron un reclamo recientemente presentado en la Municipalidad de Santa Fe. En paralelo, existen otras dos denuncias en el MPA, de las cuales una terminó con uno de los cuidacoches detenido e imputado.

Un total de 47 vecinos que residen en barrio Mariano Comas, sobre las inmediaciones de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), presentaron este miércoles en la Municipalidad una nota en reclamo de mayor control sobre los trapitos que merodean la zona.

El reclamo lleva la firma de distintas familias y comerciantes que residen en las dos manzanas ubicadas sobre San Jerónimo y San Martín, entre bulevar y Cándido Pujato. Allí, según cuentan, existe un total descontrol, a toda hora, de los cuidacoches que se distribuyen en las distintas veredas.

“Todos los días se instalan en las calles referidas hombres que atentan contra la inseguridad de vecinos, trabajadores y comerciantes”, sostiene la nota presentada que busca encontrar una respuesta de las autoridades del municipio.

Embed

Por la situación, algunos comerciantes notaron durante el último tiempo la pérdida de clientes habituales ya que muchos prefieren dirigirse a otra zona de la ciudad y así evitar disgustos con algunos trapitos que abordan a los automovilistas y presionan con el pago de dinero.

En otros casos, vecinos sufren a diario griteríos a altas horas de la noche por parte de los cuidacoches, como así también advierten la presencia de las “necesidades” de muchos de ellos sobre las veredas de la UNL como también en domicilios particulares.

Trapitos reclamos vecinos.jpg
La mayor parte de los hechos denunciados ocurren en San Jerónimo y su intersección con Pasaje Martínez.

La mayor parte de los hechos denunciados ocurren en San Jerónimo y su intersección con Pasaje Martínez.

El descontrol llegó a tal punto que por ejemplo el cajero de un banco de la zona permanece a puertas cerradas en horas la noche ya que en reiteradas ocasiones se registraron episodios de vandalismo. Y como si fuera poco, muchos vecinos temen por su seguridad en horarios nocturnos, ya que, por ejemplo, en Pasaje Martínez, entre San Martín y San Jerónimo, las luces de la cuadra no funcionan.

Denuncia y medida de distancia

Al reclamo vecinal también se suma el caso de a una vecina que sufrió amenazas por parte de un trapito identificado como Néstor R., el cual la abordó el 6 de noviembre del 2021 y le exigió la entrega de dinero. De lo contrario le rompería todo el vehículo. Inclusive, el violento cuidacoche la persiguió hasta la puerta de su casa para que le entregue dinero y para advertirle no lo denunciara porque tenía “arreglo con la policía”.

Leer más ► Denuncias contra "trapitos" en la zona de boliches: ¿están habilitados en la ciudad de Santa Fe?

Por el suceso se inició una causa en el Ministerio Público de la Acusación que estuvo encabezada por el fiscal Eric Fernández, el cual ordenó la detención del violento y prepotente trapito para imputarlo en tribunales. Finalmente, se acordó que Néstor R. tenga una medida de distancia sobre la víctima por lo que debió irse de la zona.

Sumada a esa denuncia, fuentes judiciales indicaron a AIRE, que el pasado 5 de febrero también fue radicada otra denuncia en el MPA de Santa Fe en el cual vecinos denunciaron que los cuidacoches rompen las tomas de aguas, hacen sus necesidades en la vereda y hasta insultan o amenazan a quien no da “una moneda”.

Un predio tomado

La problemática de los trapitos también tiene su capítulo en el predio abandonado de San Martín y 25 de Mayo, entre bulevar y Cándido Pujato. El mismo es un terreno fiscal y desde hace por lo menos dos años, un grupo de hombres montaron una “playa de estacionamiento” con la que lucran de manera ilegal.

Terreno centro_MG_7997-1200_MTH.jpg
El terreno del ferrocarril en donde funciona un estacionamiento ilegal.

El terreno del ferrocarril en donde funciona un estacionamiento ilegal.

Históricamente, ese terreno perteneció al Ferrocarril Santafesino, cuyo origen remonta al 1883 cuando se creó una vía férrea que conectara la ciudad de Santa Fe con las colonias agrícolas. Años después fue transferido a la “Compañía Francesa de los Ferrocarriles de la Provincia de Santa Fe".

Con el paso del tiempo y la salida del ferrocarril, el predio fue utilizado por una empresa privada para el estacionamiento de sus empleados. Sin embargo, tras la mudanza de esa entidad, el terreno quedó abandonado y sin ningún tipo de control, ni municipal, ni provincial y mucho menos nacional.