menu
search
Policiales Recreo |

Le pegó una trompada al director del Protomédico de Recreo y amenazó a sus hijos: lo condenaron a tres años de prisión

El agresor es un empleado del hospital que se encuentra sumariado por contar con varias denuncias por violencia. Firmó un juicio abreviado de prisión en suspenso por no tener antecedentes.

Un técnico químico identificado como Alejandro Campo, empleado del hospital Protomédico de Recreo, fue condenado por haber amenazado y golpeado al director del nosocomio. El violento episodio ocurrió este martes y tuvo su punto final el sábado, cuando Campo firmó una condena de tres años de prisión de ejecución condicional a través de un juicio de procedimiento abreviado.

El hecho fue investigado por la fiscal Jorgelina Mosser Ferro, quien acusó a Campo de ser autor de los delitos de amenazas coactivas y lesiones leves dolosas. El agresor fue asistido por el defensor particular Héctor Acuña, y el acuerdo abreviado fue presentado ante el juez Octavio Silva quien dictó sentencia y condenó al imputado.

La agresión al director del hospital, Darío Montenegro, ocurrió el martes por la tarde en su despacho del nosocomio: Campo lo insultó, lo golpeó en el rostro y amenazó con matar a sus hijos: “yo sé donde vivís”.

Golpe y amenazas

Según consta en la causa, Campo ingresó el martes por la tarde en el despacho de Montenegro, mientras el director del hospital realizaba trabajos en su computadora. Campo se encuentra licenciado de sus funciones porque tuvo varias denuncias de compañeras de trabajo por situaciones de abuso y violencia.

El empleado increpó al director, le dijo que por su culpa se iba a quedar sin trabajo y comenzó a increparlo. Montenegro le advirtió que iba a llamar a la guardia y se puso de pie; en ese momento, Campo lo empujó y le propinó un golpe en el rostro.

Montenegro logró sacarlo de la oficina, y Campo lo amenazó: “sé dónde vivís, conozco a tus hijos, los voy a matar”. Luego, comenzó a llorar, decía que se iba a suicidar y que se iba a llevar a un familiar de Montenegro con él.

El director del nosocomio radicó la denuncia en la Fiscalía y quedó a cargo de Moser Ferro, quien mandó a detener al agresor y lo imputó como autor de los delitos de lesiones leves calificadas y amenazas coactivas. Pocos días después, y con el consentimiento de Montenegro, se firmó un acuerdo de procedimiento abreviado que condenó a Campo a tres años de ejecución condicional por ser ésta su primera sentencia condenatoria.

Temas