Policiales Autopista Rosario - Santa Fe |

Ladrones encapuchados y armados asaltaron una estancia en la que se festejaba un cumpleaños en la autopista Santa Fe - Rosario

El sábado a la noche, mientras se festejaba el cumpleaños de un adolescente, cuatro ladrones ingresaron a la estancia Don Gabriel, cerca del peaje de la autopista Santa Fe - Rosario. Amenazaron a los caseros, al dueño de la estancia y se llevaron $ 550.000 y dos escopetas.

En el medio de la fiesta de cumpleaños de un adolescente de 14 años, el sábado a la noche, cuatro ladrones encapuchados ingresaron a la estancia Don Gabriel y amenazaron a los caseros y al dueño del establecimiento, que está a 150 metros de la autopista Santa Fe - Rosario, cerca del peaje. Se llevaron dinero y armas.

Cerca de las 23, los caseros fueron sorprendidos por los ladrones mientras estaban sentados en la galería. Los amenazaron con armas y los golpearon mientras les reclamaban dinero y armas.

Embed

El dueño del campo quedó en el medio del asalto porque se acercó a ofrecer un pedazo de torta a los caseros. Los delincuentes también lo amenazaron y le advirtieron que si no aparecía el dinero iban a tomar de rehenes a los chicos que festejaban el cumpleaños (unos 50 adolescentes).

En medio de una situación cada vez más tensa, los caseros le dijeron a los ladrones que ingresaran a una de las habitaciones y se llevaran todo lo que había ahí. Los delincuentes encontraron $ 550.000 y dos escopetas calibre 12 y 16. También le sacaron la billetera, el celular y las zapatillas al dueño del campo.

Estancia Don Gabriel.jpeg
La estancia Don Gabriel, el lugar del brutal asalto, está a 150 metros de la autopista Santa Fe - Rosario, muy cerca del primer peaje.

La estancia Don Gabriel, el lugar del brutal asalto, está a 150 metros de la autopista Santa Fe - Rosario, muy cerca del primer peaje.

Con el dinero y las armas en su poder, los delincuentes encerraron a los caseros y al dueño en uno de los baños. Todos estaban muy angustiados ante la posibilidad de que los ladrones también asaltaran a los chicos y al resto de la familia, que estaba en el cumpleaños. Cuando lograron salir del baño, vieron que los ladrones, en realidad, se habían fugado.

Uno de los celulares robados precisó la posible ubicación de la banda que robó en la estancia, pero cuando la policía fue a ese lugar no encontró a ninguno de los ladrones, que hasta el momento no fueron detenidos.