viernes 18 de septiembre de 2020
Policiales | cocaína | Policía | Santa Fe

La increíble historia del policía y su cómplice que aprenden cómo montar una cocina de cocaína

A través de una investigación de la Justicia federal, se logró acceder a llamadas telefónicas y conversaciones de Whatsapp entre dos personas que están detenidas. También hay contactos con alguien que les explica cómo elaborar la cocaína. Y hasta imágenes ilustrativas de cómo lograr el mejor producto.

Un policía, un cómplice y un experto en la elaboración de cocaína que guía por teléfono a sus pertinaces aprendices para que logren elaborar el mejor producto para vender entre los consumidores. Sobre estas tres patas se sostiene una causa que, en estos momentos, investiga la Justicia federal de Santa Fe y en la que aparecen evidencias que superan la capacidad de asombro.

Todo surgió a partir de un caso investigado por la Justicia provincial en el que se secuestraron celulares de las personas sospechadas. Pero eso no fue todo: además, surgieron elementos que hicieron sospechar la posibilidad de que se hubieran cometidos delitos ligados con el narcotráfico, por lo que se informó a la Justicia federal.

El fiscal federal Walter Rodríguez se hizo cargo de esta causa y solicitó la colaboración de la Unidad de Procedimientos e Investigaciones Judiciales "Santa Fe" de la Gendarmería Nacional.

Luego de analizar las conversaciones realizadas a través de dos celulares y de los mensajes de Whatsapp, surgen claras evidencias de que a principios del año pasado el policía de Santa Fe, Daniel O., y Marcelo P., mantuvieron contactos para planificar la instalación de una cocina de cocaína en la ciudad y, posteriormente, para el armado y puesta a punto del laboratorio y del producto para la venta.

No solo se escucharon conversaciones sino que, incluso, en uno de los celulares peritados aparecieron gráficos sobre cómo se elabora y "estira" el clorhidrato de cocaína o sus derivados.

cocaina.jpg
Durante el proceso de montaje de la cocina de cocaína, el policía detenido realizó múltiples búsquedas en internet de información relacionada con la elaboración de drogas.

Durante el proceso de montaje de la cocina de cocaína, el policía detenido realizó múltiples búsquedas en internet de información relacionada con la elaboración de drogas.

A continuación, se transcribe la conversación que el 2 de febrero de 2019 mantuvieron el policía Daniel O. y su cómplice Martín P.

O: Te estoy llamando

P: Eu

O: Te estoy llamando de lo de Diego.

O: Base y clorídrico.

O: Balanza presición.

O: Jarro acero inoxidable.

O: En la pinturería.

O: Nafe eléctrica

O: En su defecto que se la pida a Diego.

O: Y ya te pongo a descongelar el fiambre.

O: Decime que consiguieron todo.

O: La jarrita medidora que está en lo de Diego también.

P: Ey... para qué. Pensé que lo más difícil fae lo primero que conseguí, me falta, no tengo una pinturería abierta por el tema del solvente boludo, no puede ser ya tengo la mamadera de vidrio.

O: Walmart.

O: Cierra a las 8. O: Rivadavia ----. Ahí queda la única pinturería abierta.

P: Escuchame. Pago, ya tengo la mamadera, tengo solvente, tengo la jarrita y querés que vaya a buscar el valva.

O: (envía el nombre y dirección de otra pinturería).

O: Ah bueno ya tenés todo, bueno la base, la balanza de precisión, la jarrita mía, el ácido está en la casa de Diego.

O: Pensé que no tenías el solvente.

P: Puto ya compramos cual es la parte que no entendés. Que ya está...

El experto y sus recomendaciones

En conversaciones del 2 y 3 de febrero del año pasado, el policía Daniel O. habla con un tal Diego, quien le explica cómo elaborar la cocaína.

O: Diego buen dia. ¿Viste cómo está eso?

D: Verde quedó amigo. No cuajó.

O: Mandame la foto.

D: Aguanta lo puse en un bidón ahora le saco.

O: Ok.

Allí. Diego comienza a enviar fotos por Whatsapp.

O: Filtralo.

D: Ya lo filtré.

O: Quedó algo en el filtro.

D: Nada quedó amigo. Ahí te mandé las cosas, ojalá tengamos suerte.

O: Dale amigo. Joya, de diez boludo, de diez, de diez, si yo ya acá tengo todo preparado y ahora sale, sale como quiero que salga, eso lo más importante que salga como quiero que salga.

D: Bueno amigo dale la mejor, ojalá tengamos suerte y bueno eh... avisame, avisame eh... voy y lo veo y después vemos cómo hacemos, ya sabés... Te mandé lo que quedaba de la otra y de producto primordial y te mandé lo que quedaba de líquido, lo único que quiero bueno y después te mande la vote, la jarra, el jarro y también el anafe de hermano. Estamos en contacto. Dale Dani.

D: Me la pusiste en la bolsa que traje.

O: Puse en la bolsa envuelta en usuario.

D: Ok amigo decime nomás y pasa.

O: Ok.

O: Avisame.

O: En 5 paso.

O: Ojo.

D: Ok amigo.

O: No juega Diego.

D: Bueno amigo.

O: Andá consiguiendo clorídrico.

D: Ok amigo.

O: Para ver si podemos sacar 5 gramos. 1 milílitro de clorhídrico.

D: Avisame nomás amigo dale. dale, dale, avisame, avísame que eso puedo conseguir, yo me pongo en campaña. Un abrazo.

O: Si ahí me tiro bien bien, como se hacía todo, y después tengo que pagar también.

Escuchá, fijate si hay un mililitro, un mililitro de ácido clorhídrico necesitamos porque 5 gramos de pasta tenemos, así que si hay un mililitro de ácido clorhídrico mejor, un mililitro nomás necesitamos.

D: Si hay, hay.

O: Bueno dale, después me pego una escapada, o cuando vos estés libre me pego una escapada hasta allá.

D: Bueno Dani, yo después de las 8 lo podemos hacer acá tranqui en la casa, voy a tratar de conseguir un poco más.

O: Dale dale sí, ya me explicó todo cómo se va escamando todo, dice que lo abrís y queda todo partido, para que quede todo laja laja, con una pureza del 20 por ciento, no tiene más del 20%, pero queda todo laja.

D: Ok amiguito, ok, ok. Esta noche le damos en el ojo. Un abrazo.

O: Dale dale, fijate si podés conseguirte un par de cositas más y ya de última nos quedamos, si sale todo bien y ya terminamos con esto.

D: Ok ok amigo, ok.

O: Sí, fijate clorhídrico, acetona, éter etílico con eso jugamos, con un poquito ahora de cada cosa, con eso jugamos.

O: Ahí te voy a mandar una foto.

O: Borrarla al toque.

D: Amigo, amigo, amigo mío, me escuchás.

O: Sí loco, acá te escucho.

D: Sí, escuchá. ¿Ya probaste?

O: No, no, boludo, no, esa que hicimos en casa juega pero hasta ahí nomás, el reactivo da bien como tiene que dar, tiñe todo como tiene que dar, pero tenés que esperar un ratito, pero igual yo ya estuve ahí juntado con el ingeniero, ya me pasó el precio todo lo que le debo, así que, una vez que salga, le tengo que llevar todo.

D: Bueno amigo, mejor así, espera que ahí te llamo.

La calidad de la cocaína

La conversación que a continuación se transcribe refiere concretamente a la calidad del material estupefaciente que se encontraba en proceso de preparación.

Estos los mensajes que intercambiaron el policía Daniel O. y el cómplice Marcelo P. el 8 de febrero, entre las 7:40 y las 7:50:

P: Dale no seas boludo, porque te juro mañana te vas con la bici pinchada boludo, decime qué onda.

O: Tiene sabor y pega pero no color.

O: Se me vuela la cabeza.

P: Es gelatina si saboreé... qué es boludo.

P: Acido.

P: ???

O: Ya sabés que...

P: Dale boludo porque después te voy a bolar los pelos. No seas tan guanaco.

O: Salió bien.

O: Pero quedo marrón.

P: Naaa.

O: Siiii.

P: De dónde salió.

O: De la manga.

O: Master chef.

O: De dónde va a salir si te dije que me iba hasta lo del Diego.

P: De una... Yo quiero.

O: Arriba se cubre de aceite.

P: Uhhh.

O: La cuchara. Pero no sé. Yo.

P: Dejá de dar pala Daniel no seas tan guanaco, dejá de dar pala.

O: No me pediste que te tenga al tanto. O: Eso hago. Para qué te voy a mentir.

P: Mañana te espero entonces ratón, así hacemos pasar la prueba.

Y llegó el momento de vender la droga

En el teléfono del policía Daniel O. se detectaron otros diálogos con un hombre identificado como Emanuel B., el 8 y 9 de febrero de 2019, en los que claramente se habla de la compra y venta de la droga producida.

E: Hola Dani te escribo de parte de Facu, tenés kg?

O: No hay nada amigo y lo que hay está a 15.

E: Ah bueno dale kapo gracias, cualquier cosa te vuelvo a escribir.

O: Dale amigo mejor hablá con el Facu, porque yo no te conozco viste... o que Facu me mande mensaje.

E: Dale, está bien.

Y luego continúan los diálogos:

E: Dani, soy Facu, no tengo celu te escribo por acá.

E: Cuchá ahí me preguntaron cuánto saldrían 14 kg.

O: Escuchá amigo no te anticipo nada pero capaz llegue mañana boludo y el precio entre once y doce no va a bajar de ese precio, no venga a ratonear porque no hay por ningún lado y si yo tengo que sumar todos los que me encargaron, tengo como doscientos kilos para meter, así que aguantá, porque si ya le sale once o doce no hay precio para nadie.

E: Bueno dale Dani mañana te voy a estar escribiendo x aká.

El fiscal Walter Rodríguez considera en sus pedidos de indagatorias que "las conversaciones transcriptas son evidentes a la hora de establecer la existencia de una constitución colectiva que fue concertada para la ejecución del tráfico de estupefacientes, y demostrativas del carácter resolutorio de los actos que trascienden el exterior materializándose con la expresión decidida de llevar a cabo la empresa delictiva".

Mientras este proceso se llevaba adelante, los investigadores descubrieron que a través de su celular el policía Daniel O. hizo reiteradas búsquedas en Google utilizando parámetros como "blanquear cocaína", "solubilidad clorhidrato de cocaína", "molécula de la cocaína", "insoluble", "soluble", "color de la pasta base", "alfeñique", "pinturería Santa Fe", "cuajada de cocaína" y "lujos narcos".

Además, se obtuvieron imágenes de marihuana compactada, cocaína en proceso de elaboración y escritos de fórmulas en las que se detalla la cantidad de precursores químicos y materias primas necesarias para la fabricación de la pasta base y clorhidrato de cocaína.

Tanto el policía Daniel O., como su cómplice Marcelo P. se encuentran detenidos y serán indagados. Mientras tanto, se continúa tras el rastros del resto de las personas que surgen en estas conversaciones.

Dejá tu comentario