domingo 24 de enero de 2021
Policiales | hotel alojamiento |

Desvalijaron el hotel alojamiento "TZ" de Santo Tomé, cerrado por la pandemia

Delincuentes entraron durante la madrugada del sábado al hotel "TZ" de la ciudad de Santo Tomé y se llevaron aires acondicionados, televisores y otros objetos de las habitaciones y la administración. "No sé si vamos a volver a abrir" señaló el dueño del lugar a través del móvil de Aire de Santa Fe.

Mientras aguarda que se levanten las restricciones en el marco de la pandemia de coronavirus para poder volver a a la actividad, uno de los dueños del hotel alojamiento "TZ" de Santo Tomé denunció un importante robo en las instalaciones que por el momento se encuentran cerradas.

En diálogo con el móvil de Aire de Santa Fe, Jorge Zamora, uno de los titulares del hotel ubicado en Ruta 11 y la curva Richieri, contó que durante la noche del martes llegó hasta el lugar y se encontró con un verdadero desastre: delincuentes entraron a la administración y a varias habitaciones donde arrasaron con todo lo que pudieron, desde una carlitera hasta aires acondicionados que arrancaron de las paredes.

Televisores, tubos de gas, los motores eléctricos de los jacuzzis, fueron también parte del botín de los ladrones que estuvieron varias horas dentro del hotel, pero no se llevaron las computadoras porque, según Zamora, "son viejas".

"Abrieron la caja fuerte como si no fuera caja fuerte", señaló el hombre sobre el compartimento de seguridad de la oficina que al momento del robo se encontraba vacío.

hotel alojamiento tz santo tomé.jpg
Los dueños del hotel están haciendo algunas refacciones en las habitaciones para cuando puedan volver a abrir pero el cuantioso robo complica los planes.

Los dueños del hotel están haciendo algunas refacciones en las habitaciones para cuando puedan volver a abrir pero el cuantioso robo complica los planes.

Si bien el lugar no está funcionando por las restricciones al sector de hotelería, se están llevando a cabo algunas refacciones en las habitaciones para cuando puedan volver a abrir, pero el robo complica aún más las posibilidades de reactivar la actividad.

"La verdad es que no sé si vamos a volver a abrir", indicó el dueño que, pese a que va hasta tres veces por día para prender las luces y controlar que esté todo bien, no pudo evitar que en la madrugada del sábado delincuentes ingresaran al lugar.