menu
search
Policiales Barrio Centenario |

De hacer Reiki a vender droga al menudeo: condenan por segunda vez a narco de barrio Centenario

Se trata de una mujer que en 2020 ya había sido condenada por vender estupefacientes. Tres años después, en marzo pasado, volvió a caer mientras cumplía prisión domiciliaria.

Se trata de Roxana Érica Leiva (47), quien por medio de un juicio abreviado fue sentenciada a cumplir cuatro años de cárcel por haber realizado maniobras de venta al menudeo desde su casa de José María Pérez al 200, en zona sur.

LEER MÁS ► Detuvieron a una mujer en una investigación por narcotráfico

El fallo, al que tuvo acceso AIRE, lleva la firma del juez José María Escobar Cello y declaró a la mujer autora de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. En tanto, unificó la pena con otra anterior por lo que la condena quedó en ocho años de prisión a cumplir en el Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres de Ezeiza donde se encuentra alojada en la actualidad.

Tribunal Oral Federal 2022 - 1.jfif
El caso se tramita en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Santa Fe.

El caso se tramita en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Santa Fe.

La causa se inició a partir de una denuncia telefónica que llegó a la Fiscalía Federal N°2, a cargo de Walter Rodríguez, y en la cual Leiva fue acusada de realizar venta de drogas en su casa del barrio Centenario en donde, para ese entonces, cumplía arresto domiciliario.

La investigación fue delegada a la Policía Federal de Santa Fe y derivó en una serie de tareas de inteligencia fuera del domicilio y a su vez la intervención del teléfono utilizado por la mujer.

Che fui a comprarte y no me atendió nadie”, “Escucha ¿Hee Puedo ir a coso?”, fueron algunas de las frases que los investigadores supieron detectar en las llamadas y mensajes que la narco barrial solía tener.

El 22 de marzo, los investigadores irrumpieron en el domicilio y secuestraron del interior 24 gramos de cocaína distribuida en 47 envoltorios de nylon, un envoltorio con 0,68 gramos de marihuana, una balanza de precisión, recortes de nylon, dinero en efectivo y teléfonos celulares, entre otros elementos.

Ocho días después de su detención, Leiva fue procesada como autora del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y se dispuso su encarcelamiento preventivo en un establecimiento del Servicio Penitenciario Federal. Finalmente, la causa fue rápidamente elevada a juicio y concluyó con la reciente condena.