menu
search
Policiales Rosario | Eduardo Trasante |

Cayeron dos eslabones claves de la banda de El Peruano, uno de los proveedores de cocaína en Rosario

Los agentes de la Policía Federal lograron ubicar a un hombre de 33 años que fue identificado como un engranaje importante. Era quien conseguía las armas. También fue detenido un distribuidor de cocaína en el sur de la ciudad.

La última condena que enfrentó Julio Rodríguez Granthon, narco peruano que está preso en el penal de Ezeiza, fue a prisión perpetua por ser coautor del crimen del exconcejal rosarino Eduardo Trasante. Desde la cárcel, este expiloto de aviación, que desembarcó en Rosario como un proveedor de cocaína a otras bandas como Los Monos, siguió con su accionar criminal, y necesitaba de miembros de su organización que estaban en libertad. En una semana, dos eslabones importantes de este grupo criminal fueron detenidos por agentes de la policía federal y provincial.

Este jueves cayó un hombre de 33 años, que está acusado de ser uno de los supuestos proveedores de armas de Granthon.

Los operativos se realizaron luego de un análisis de la información extraída del teléfono utilizado por uno de los máximos empleados de Rodríguez Granthon, de donde se obtuvieron conversaciones de compra y venta de armas de puño (revólveres, pistolas y ametralladoras), diligencias a las que posteriormente se sumaron tareas de campo que permitieron identificar al proveedor de armas y los dos domicilios que habitaba frecuentemente.

LEER MÁS ► Rosario: condenaron a cuatro hombres a prisión perpetua por el crimen de Eduardo Trasante

Cayeron dos eslabones importantes de El Peruano en Rosario.jpeg
El hombre de 33 años detenido el jueves en Rosario era uno de los proveedores de armas para la banda de Julio Rodríguez Granthon, El Peruano.

El hombre de 33 años detenido el jueves en Rosario era uno de los proveedores de armas para la banda de Julio Rodríguez Granthon, El Peruano.

Los allanamientos a ambos inmuebles fueron ordenados por el Juzgado Federal N°3 de Rosario, a cargo de Carlos Alberto Vera Barros. En el operativo, los agentes de la PFA detuvieron al imputado y secuestraron un revólver Smith & Wesson calibre 38, una pistola calibre 6.36 sin numeración y dos teléfonos celulares que posteriormente serán materia de futuras pericias.

Un día antes fue apresado otro integrante de esta organización en el barrio Las Flores, zona de dominio histórico de Los Monos. Gurí, como apodan a este supuesto criminal, manejaba junto con su madre, que está detenida desde hace un año, varios puestos de ventas de drogas.

LEER MÁS ► Julio Rodríguez Granthon, el piloto peruano que desde la cárcel de Ezeiza provee a otros narcos de Rosario

Según fuentes de la Policía de Investigaciones (PDI), los investigadores ubicaron a Gabriel “Gurí” Caminos, de 26 años, en Las Flores –más precisamente en Pasaje Peatonal al 2100– luego de recabar datos en las redes sociales del hombre que era buscado desde hace tiempo.

En febrero de 2022 en el mismo lugar habían detenido a su madre Silvina Gauna, quien se encuentra en prisión preventiva. En esta ocasión, los detectives incautaron celulares y una ametralladora MAC 11, que resultó ser una réplica.

Gurí, indicaron fuentes de la causa, es un sobrino del histórico barra leproso Roberto “Pimpi” Caminos –asesinado en 2010– y su lugar de residencia fue el barrio 7 de Septiembre. En abril de 2022 en Colombia al 1300 bis, zona noroeste, sicarios mataron a un hermano de Gurí, Marcos Caminos, y a la esposa y a un hijo de este. El triple crimen, según se especuló, estuvo relacionado con un conflicto narco, aunque no abundan precisiones, puesto que no se reportaron detenidos ni imputados.

Cayeron dos eslabones importantes de El Peruano en Rosario 1.jpeg
Algunas de las armas secuestradas en los allanamientos que se realizaron en Rosario.

Algunas de las armas secuestradas en los allanamientos que se realizaron en Rosario.

Granthon se transformó en los últimos años en uno de los engranajes claves del narcotráfico en Rosario, y comenzó desde hace por lo menos cinco años a aparecer en investigaciones judiciales de peso, tanto en el fuero provincial como federal.

El 9 de febrero pasado, Granthon fue condenado, junto a otras tres personas, a prisión perpetua por el asesinato del exconcejal Eduardo Trasante, quien fue ejecutado el 14 de julio de 2020 por dos sicarios dentro de su casa en Rosario.

Este juicio que terminó con las penas máximas para los cuatro acusados tuvo una particularidad: no se identificó el móvil del crimen, que generó una fuerte conmoción política por tratarse de un concejal, que antes de morir había renunciado a su banca en el Concejo Municipal, un cargo al que había llegado por el partido Ciudad Futura. Ese sector político, junto con otras organizaciones sociales, pidió justicia a lo largo de los últimos años bajo el lema: “Quién mató a Trasante”.

No es la primera condena que tiene sobre sus espaldas el narco de origen peruano, considerado uno de los proveedores de cocaína de las principales bandas criminales de Rosario. En diciembre Granthon fue condenado a 21 años en la causa llamada “cuevas blancas”, en la que se detectó cómo el dinero que recaudaban sus soldaditos en los búnkeres de venta de droga en el barrio Villa Banana terminaban en una cueva financiera, donde el extitular de Terminal Puerto Rosario Gustavo Shanahan los cambiaba por dólares.