domingo 25 de octubre de 2020
Policiales | Corte Suprema | juicio | Justicia

Absolvieron a un hombre que estuvo 14 años preso por un homicidio que no cometió

Se trata del taxista Jorge Enrique González Nieva, quien fue juzgado y condenado por el crimen de una mujer en una salidera bancaria.

Un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación absolvió, por unanimidad, al taxista Jorge Enrique González Nieva, quien pasó 14 años detenido en una prisión por un crimen que nunca cometió. El mismo fue condenado en varias instancias judiciales por robo seguido de muerte que tuvo como víctima a una mujer de 43 años, identificada como Analía Aguerre, la cual fue asesinada por dos motochorros que la abordaron en la puerta de su casa en el partido de Merlo, provincia de Buenos Aires. La misma regresaba de realizar una operación bancaria para la compra de un automóvil.

En su resolución, el máximo Tribunal entendió que la condena se dictó "desconociendo las garantías constitucionales de debido proceso, defensa en juicio y de presunción de inocencia y que estas falencias no fueron atendidas por la Sala II del Tribunal de Casación Penal". En tanto, señaló que la principal prueba de cargo fue este reconocimiento fotográfico y remarcó que la falta de cumplimiento de las normas procesales destinadas a garantizar el contralor de este acto por el imputado y por su abogado no revisten el carácter de meras formalidades sino que, desde la perspectiva del derecho de defensa, configuran requisitos estrechamente ligados a la seguridad de la prueba de reconocimiento.

La Corte Suprema entendió que la sentencia apelada afectó no sólo el principio de inocencia sino también las garantías constitucionales de defensa

Mediante un comunicado del Centro de Información Judicial, la Corte cuestionó puntualmente el valor asignado a la identificación por fotografías del imputado por parte de un testigo que luego no pudo reconocerlo personalmente. "No hubo prueba forense que vincule físicamente a González Nieva con los hechos de la condena, ni tampoco pudo establecerse su vinculación con las personas identificadas como miembros de la banda que cometió el robo", precisó el máximo tribunal.

El máximo tribunal de la Nación también consideró que tanto los descargos del imputado como la prueba testimonial producida en su favor que avalaban que, al momento de los hechos, Jorge González Nieva se encontraba en otro lugar y, por lo tanto, era ajeno a su comisión, fueron descartados con argumentos inadmisibles por ser directamente contrarios a las fundamentales garantías de la presunción de inocencia y defensa en juicio, como ser que estos testigos eran interesados simplemente por haber sido propuestos por la defensa o que era un indicio de cargo que González Nieva hubiera negado su participación en el hecho atribuido.

Los jueces sentenciantes que el policía que lideró la investigación le había exigido que le entregara su automóvil "taxi" y que su negativa había contribuido a mantenerlo imputado y detenido

Los jueces de la Corte recordaron que González Nieva declaró ante los jueces sentenciantes que el policía que lideró la investigación le había exigido que le entregara su automóvil "taxi" y que su negativa había contribuido a mantenerlo imputado y detenido. No obstante, recordaron que justamente los policías que participaron de la investigación, al momento de declarar en el juicio se encontraban detenidos y bajo proceso por distintos hechos delictivos que involucraban la adulteración de información y la fabricación de imputaciones con fines extorsivos.

El fallo judicial puso énfasis además en que los jueces deben velar por la legalidad de los procesos judiciales, garantizando que las sentencias no sean el producto de procedimientos irregulares o directamente ilegales y que, cuando se enfrentan a la sospecha fundada de algún vicio sustancial en el origen o producción de un elemento probatorio, no deben limitarse a analizar el cumplimiento de los aspectos formales establecidos en la normativa procesal aplicable, sino que tienen que procurar descartar la posible existencia de ese vicio a efectos de que tal elemento pueda tener validez y eficacia probatoria en el proceso penal.

Por último, la Corte Suprema entendió que la sentencia apelada afectó no sólo el principio de inocencia sino también las garantías constitucionales de defensa en juicio y del debido proceso y concluyó que correspondía absolver al imputado en esta instancia a fin de evitar que una situación de indefinición reñida con el derecho de defensa y el debido proceso se siguiera dilatando en el tiempo.