menu
search
Ocio ropa | Consejos | lifestyle

Truco casero para lavar la ropa de lana sin estropearla

Siguiendo cuidadosamente unos simples pasos, es posible cuidar la ropa de lana como un profesional desde la comodidad del hogar.

La ropa de lana es conocida por su delicadeza, y lavarla puede ser una tarea intimidante. Sin embargo, con algunos trucos caseros, es posible mantener la calidad y suavidad de las prendas de lana durante mucho tiempo.

LEER MÁS ► Esta es la forma correcta de clasificar la ropa para lavarla

Truco casero para lavar la ropa de lana sin estropearla

Preparación

Antes de lavar la ropa de lana, es crucial prepararla adecuadamente:

  • Leé las etiquetas: revisá las instrucciones del fabricante. La mayoría de las prendas de lana requieren lavado a mano en agua fría o tibia.
  • Seleccioná el detergente adecuado: usá un detergente suave diseñado para lana. Evitá los suavizantes, ya que pueden dejar residuos y afectar la suavidad de la lana.
  • Remojá la prenda: llená un recipiente con agua a la temperatura adecuada. Antes de agregar detergente, remojá la prenda en agua limpia durante unos minutos para relajar las fibras y eliminar el polvo superficial.
Qué significan los símbolos en las etiquetas de la ropa
Truco casero para lavar la ropa de lana sin estropearla

Truco casero para lavar la ropa de lana sin estropearla

Lavado

El proceso de lavado es crucial para preservar la calidad de la lana:

  • No frotes ni retuerzas: la lana requiere un manejo suave. Frotar o retorcer puede dañar las fibras. En su lugar, presioná suavemente la prenda con las manos para eliminar el exceso de agua y jabón.
  • Enjuagá bien: enjuagá varias veces con agua limpia para asegurarte de que no queden residuos de detergente.
  • Evitá el escurrido brusco: no retuerzas la prenda para escurrirla. En lugar de eso, envolvela en una toalla limpia y presioná suavemente para eliminar el exceso de humedad.

Secado

El proceso de secado es crucial para mantener la forma y suavidad de la lana:

  • No uses secadora: el calor puede provocar la contracción y deformación de las fibras. Optá por el secado al aire libre o en interiores, en una superficie plana.
  • Dale forma a la prenda: antes de dejarla secar, dale forma suavemente para evitar que se deforme. Esto es especialmente importante para suéteres y cárdigans. Usá alfileres si es necesario para mantener la forma original.