menu
search
Ocio

La trágica historia del hombre con la nariz más grande del mundo

El libro de los récords Guinness lo describe como la persona con la nariz más grande del mundo: medía casi 20 centímetros de largo.

En la actualidad tener la nariz más larga de lo normal o el puente grande y en forma de gancho, se corrige con una cirugía bastante sencilla y muy frecuente. En otras épocas, había que aceptarlo como un rasgo propio y distintivo. Pero tener una nariz de casi 20 centímetros era mucho más que eso: era convertirse en un fenómeno.

Eso le sucedió a Thomas Wedders, quien ostenta el récord Guinness (que no ha sido superado en 300 años) por tener la nariz más larga del mundo. Al haber vivido en el siglo XVIII no tuvo opción de mejorar su aspecto, pero entonces decidió aprovechar esta característica, y se convirtió en artista de circo.

Según los documentos y publicaciones de la época, el hombre pudo recorrer todo Yorkshire, en Inglaterra, gracias a esta peculiaridad. Exhibía su enorme nariz en un show en un circo callejero.

image.png
La trágica historia del hombre con la nariz más grande del mundo

La trágica historia del hombre con la nariz más grande del mundo

Aunque no hay demasiados registros de su vida, en el libro de los récords Guinnes detallaron: “Hay relatos históricos de que Thomas Wedders, que vivió en Inglaterra durante la década de 1770 y era miembro de un circo ambulante, tenía una nariz que medía 19 centímetros (7,5 pulgadas de largo) “.

En la actualidad, el hombre vivo con la nariz más larga del mundo es el turco Mehmet Ozyurek. A pesar de tener una enorme nariz, no llega ni a la mitad de la de Wedders: mide casi 9 centímetros.

Otro dato lo brinda The Strand Magazine, Vol. XI, publicado en 1896: “Esta prodigiosa nariz suya era un compuesto de lo codicioso con lo marcial. Pero, o su barbilla era demasiado débil, o su frente demasiado baja, o la naturaleza se había agotado tanto en la tarea de darle una nariz a este prodigio que se olvidó por completo de dotarlo de cerebro; o tal vez, la nariz desplazó este último producto”, describen.

Obviamente en esa época no había fotografías, pero hay dibujos que dan una idea de las proporciones de su apéndice nasal en relación con su cara. También en el museo Ripley’s Believe it of Not, en Inglaterra, hay una figura de cera de su cara, demostrando cómo habrá sido la nariz más grande del mundo.

Lo cierto es que entre la discapacidad intelectual que le atribuyen y la posibilidad de hacer dinero a costas de su nariz, aparentemente Thomas Wedders no sufrió ni se sintió avergonzado de su aspecto, sino todo lo contrario. Wedders falleció a los 50 años, cuando aún pertenecía al circo ambulante.