martes 14 de julio de 2020
Ocio | Calendario | 2003 | calendario

Según el calendario maya, el fin del mundo sería este fin de semana

Los Mayas afirmaban que el fin del mundo sería en diciembre de 2012, pero una nueva teoría conspiratoria cambió las predicciones.

Originalmente, los Mayas afirmaban que el fin del mundo sería en diciembre de 2012, pero una nueva teoría conspiratoria señala que el calendario maya en realidad hace referencia a junio del 2020. La teoría del fin del mundo de 2012 involucra un planeta mítico llamado Nibiru que se precipita hacia la Tierra, pero eso no ocurrió en aquel año.

Por qué llegaría el fin del mundo el 21 de junio

Según los Mayas Galácticos, podían visualizar una alineación de varias galaxias que formaría una energía que en 2012 que impactaría con el planeta Tierra llegando al fin del mundo. Entonces se afirmaba que desde tiempos de la antigua civilización de esa cultura; que entendió a la perfección las claves de la historia cósmica, y por ello habían predicho con tal seguridad que el ya muy lejano 21 de diciembre de 2012 iniciaría un nuevo ciclo.

Corrección de la teoría

El científico Paolo Tagaloguin está dando a conocer la teoría a través de Twitter. Allí explicó por qué la fecha del fin del mundo cambió y llegaría el próximo domingo, basándose con el hecho de que el número de días perdidos en un año debido al cambio calendario gregoriano es de 11 días. Y si durante 268 años usando este calendario (1752-2020) por 11 días es igual a 2948 días, dividido 365, da por resultado 8, que se le sumaria al 2012.

“Durante 268 años, utilizando el calendario gregoriano (1752-2020) por 11 días = 2,948 días. 2,948 días / 365 días (por año) = 8 años”, afirma. Incluso la NASA, en el 2012, intervino en la explicación del supuesto fin del mundo.

“Esa catástrofe se pronosticó inicialmente para mayo de 2003, pero cuando no sucedió nada, la fecha del fin del mundo se adelantó a diciembre de 2012”, indica “Para cualquier reclamo de desastre o cambios dramáticos en 2012, ¿dónde está la ciencia? ¿Dónde está la evidencia?”