martes 14 de septiembre de 2021
Ocio Medioambiente |

Por qué la sustentabilidad es el futuro de la cosmética

Ingredientes activos de origen natural, packaging reutilizables o con materiales reciclables y la ausencia de testeos en animales: la cosmética toma cada vez más conciencia de cómo lograr sus productos de maneras que resulten amigables con el medioambiente.

La cosmética es una de las industrias más vastas del mundo, con niveles de producción que no siempre se caracterizaron por armonizar con la salud y con el cuidado del medioambiente. Con el correr de los años, estos conceptos se modificaron, y mucho: se dejaron de lado ingredientes que quizás resultaban muy efectivos pero que, a la larga, podían desencadenar enfermedades.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Sin título.png
 La cosmética toma cada vez más conciencia de cómo lograr sus productos de maneras que resulten amigables con el medioambiente. 

La cosmética toma cada vez más conciencia de cómo lograr sus productos de maneras que resulten amigables con el medioambiente.

Leer más► Piden que el ecocidio sea un delito reconocido ante la Corte Penal Internacional

Hay ciertas marcas que dejaron de lado componentes por ser su manera de producción agresiva con el ecosistema, lo que es la idea fundacional de la cosmética sustentable: producir pero cuidando el aprovisionamiento de las futuras generaciones.

Esta expresión fue en aumento en los últimos años y dio paso a una manera alternativa, natural y orgánica, de elaborar diferentes productos para el cuidado de la belleza facial y corporal: desde cremas, hasta shampoos y acondicionadores, y también maquillajes, sólo por mencionar algunos de ellos.

Un producto puede ser considerado ecológico mientras respete los lineamientos y normas específicas establecidas internacionalmente en todas las fases de producción, elaboración y distribución.

image.png
Maquillaje ecólogico

Maquillaje ecólogico

La cosmética sustentable integra varios factores que se deben tener en cuenta a la hora de desarrollar las fórmulas de los productos, como utilizar ingredientes activos de origen natural o biodegradables, preservar las fuentes naturales como bosques y selvas, así como pensar también el packaging, que debe ser producido con materiales reciclables y no contaminantes.

Reemplazos naturales

Este nuevo concepto en cosmética tiende a incluir estrictamente ciertos ingredientes y a eliminar o sustituir a otros, en el proceso de elaboración y fabricación de sus productos. Se está dejando de usar es el sulfato (el agente limpiador del shampoo) y se está sustituyendo por otros agentes, como el azúcar. También los conservantes o colorantes, los ingredientes de origen animal, parabenos, alérgenos e ingredientes derivados del petróleo; se están reemplazando por conservantes naturales, como el arándano.

Por otro lado, los que más se están utilizando son la miel, el aceite de coco, las bayas de Goyi, el cilantro, las semillas de sésamo o el pomelo, un astringente natural y se emplea en productos para una limpieza profunda y para reducir la tendencia a la gratitud en el cabello. Hay un boom de productos elaborados a base de arcilla, que es muy efectiva tanto para la piel como para el pelo.

Sin título.png
La sustentabilidad es el futuro de la cosmética

La sustentabilidad es el futuro de la cosmética

Leer más► 5 prendas negras que debes tener en tu guardarropa para estar siempre a la moda

La utilización de componentes naturales en lugar de sustancias químicas hacen que la cosmética natural aporte amplios beneficios, al ser menos invasiva y agresiva que los cosméticos convencionales, tanto para nuestra salud como para el medio ambiente.

No por ser de origen natural los ingredientes son menos efectivos. Hay que tener en cuenta que se someten a un proceso de industrialización que extrae de ellos sus propiedades de manera concentrada. Los productos naturales están testeados y el resultado final está a la altura de un producto tradicional. Además, en la cosmética natural no se utilizan materias primas derivadas de animales o que se hayan probado en ellos, lo cual las marcas que lo respetan se ocupan de aclaralo en los packagings.