sábado 11 de julio de 2020
Ocio | Salvador Dalì | Arte |

Datos curiosos que seguro no sabías de Salvador Dalí

Salvador Dalí fue uno de los hombres más relevantes de la historia del arte y vale la pena repasar algunos datos curiosos que hicieron de él un personaje único.

Nacido el 11 de mayo de 1904 en Figueras, España, Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domenech, marqués de Dalì de Pubol, mejor conocido como Salvador Dalí, fue el representante indiscutible de la vanguardia artística conocida como surrealismo. Sus pinturas y sus esculturas nos transportan a un universo onírico impactante. De personalidad extravagante, Salvador Dalì tiene igual número de fanáticos como de retractores. Y aunque se le pueda llegar a criticar que toda su obra no es más que una gran campaña de marketing, por ser amante del lujo extravagante y lo materia, no podemos negar su notable talento.

Te contamos algunos datos curiosos que seguro no sabías:

Creía que era la reencarnación de su hermano

Antes de que Dalí naciera, su madre dio a luz a un niño al que se nombró Salvador Galo Anselmo. Desafortunadamente éste falleció a los pocos meses debido a una infección estomacal. Cuando nació Dalí, nueve meses después, se le nombró con el mismo nombre: Salvador. Con tan sólo cinco años de edad los padres lo llevaron a la tumba de su hermano y le dijeron que él era su reencarnación. Algo que Dalí llegó a creer y que lo marcó por el resto de su vida. “...Nos parecíamos como dos gotas de agua, pero dábamos reflejos diferentes... Mi hermano era probablemente una primera visión de mí mismo, pero según una concepción demasiado absoluta”.

Su tía se convirtió en su madrastra

Después de la muerte de su madre, el padre de Dalí contrajo matrimonio con la hermana de la difunta. Su madre, Felipa Domènech, murió de cáncer en 1921 cuando él tenía 16 años. Este fue el golpe más duro de la vida del artista. Después de la muerte de su madre, su padre se casó con la hermana de su esposa fallecida.

Fue el diseñador del logo de los chupetines Chupa Chups

El logotipo de las famosas paletas es obra de Salvador Dalí. El creador de la marca, Enric Bernat llamó a su buen amigo para que le ayudara a rediseñar la imagen de Chupa Chups. El pintor, basándose en su propio estilo, dibujó una margarita de color amarillo anaranjado sobre la que reposaba el nombre de la marca en rojo. Al logo se le realizaron algunas modificaciones a finales de los años 80.

dali2.jpg
Salvador <a href=Dalì." id="181410-Libre-562501410_embed" />

Tenía una fuerte fascinación hacia Hitler

Salvador Dalí tenía cierto interés hacia Hitler, mismo que se puede ver reflejado en algunas de sus obras. Los argumentos de Hitler lo habían obsesionado al grado de pedirle a los surrealistas discutir sobre "la mística hitleriana desde un punto de vista de lo irracional nietzscheano y anticatólico”.

Lo anterior molestó a surrealistas como Breton, quienes pensaban que ya había llegado demasiado lejos. El enigma de Hitler es la obra que pone en evidencia la extraña obsesión del pintor surrealista. Y con la que sería excluido del grupo de surrealistas liderado por André Breton.

La relación incierta entre Dalí y Federico García Lorca

Durante su época como estudiante, Salvador Dalí destacó por su excéntrico carácter. Se relacionaba con futuras figuras del arte español, como Federico García Lorca y Luis Buñuel, con quienes también colaboraría en algunas obras.

Uno, pintor surrealista, el otro, poeta y dramaturgo. A pesar de su personalidad explosiva y carácter vanguardista, Lorca y Dalí se convirtieron uno para el otro en refugios y espacios de intimidad creativa. Innumerables cartas que dan cuenta de un amor irracional del cual pocos saben la verdad. Sólo había un problema , Lorca tenía un anhelo sexual que Dalí, según cuentan, no podía satisfacer.

dali3.jpeg
Salvador Dalì.

Salvador Dalì.

Hizo un libro de cocina

Dalí y Gala organizaban cenas opulentas y legendarias, el artista publicó en 1973 un libro con 136 recetas ilustradas en 12 capítulos. Las recetas están representadas con ideas y reflexiones, que según Salvador, se daban durante la cena. En éste se mezcla la comida, el surrealismo y el erotismo.

Métodos extraños para inspirarse

Claramente los sueños son clave en las obras de Dalí. ¿Qué sería de un Dalí que no plasmara lo que sucede cuando abandona este mundo y pasa al onírico? Pero para llegar a plasmar lo que sucedía durante el sueño, el artista tenía algunos métodos extraños. Tal como él llegó a afirmar, no consumía drogas porque él ya era una droga. Entonces, ¿qué hacía? Uno de los trucos consistía en sentarse en una silla y con un plato sobre las piernas. Entonces sostenía la cucharilla sobre éste. Cuando se quedaba dormido la cuchara caía sobre el plato, despertándolo. Este era el momento preciso para dibujar las imágenes surreales que había visto en sus sueños. También se ponía de cabeza hasta entrar en un estado semilúcido.