menu
search
Ocio San Luis |

Controlaba los medidores de luz y se encontró con un cartel conmovedor que le cambió el día: "Quebré en llanto"

Ocurrió en San Luis. Un vecino de La Punta que se había quedado sin trabajo le rogó que no le cortara la luz.

Un empleado de la empresa eléctrica de San Luis, que estaba controlando los medidores de luz, se encontró con una carta que lo conmovió. A través de sus redes sociales, el trabajador de Edesal compartió el desesperado pedido de un hombre que no podía pagar la boleta de luz.

“Por favor, no me corten la luz. Me quedé sin trabajo, estoy solo con mis dos hijas. En cuanto pueda, voy a pagar la luz. Por favor y gracias”, decía el cartel que estaba pegado en uno de los medidores del barrio ubicado en La Punta.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png

“Estaba con las tareas de lectura y en un momento me encontré con una carta, donde una persona pedía por favor que no le cortemos la luz, que estaba solo con sus dos nenas y sin trabajo. Al ver todo eso me quebré en llanto”, explicó Xavier Rubilar a La Nación.

Inmediatamente, subió una fotografía de la carta a su estado de WhatsApp y apeló a la solidaridad de las personas. “Me gustaría darle una mano a este hombre. Él no sabe nada, ni va a saber quién se la pagó, pero se va a encontrar un lindo regalo del Día del Padre. Ayúdenme por favor”, escribió.

“Se me revolvía el estómago. En un momento me vibró el teléfono, con muchos mensajes de gente que quería apoyar”, sostuvo. Debido a la repercusión, Rubilar armó una colecta solidaria a través de Facebook.

image.png

“En un principio queríamos ayudarlo de una manera anónima, pero cuando hay plata de por medio hay que hacer todo con transparencia. Me contacté con él y mostré en las redes sociales todos los movimientos de dinero que hubo. A las pocas horas recibí llamados de personas que querían pagar todas las boletas y en el transcurso de la horas alcanzamos el monto total”, detalló.

“Primero, una compañera mía se comunicó con él y le dejó el papel con su número de teléfono. Cuando se contactó con ella, notó que el hombre lloraba junto a sus hijas”, recordó.

Rubilar contó que el hombre tenía un comercio pero debido a diferentes factores tuvo que cerrar. “Es increíble lo que se puede hacer todos juntos. El hombre tenía los ojos brillosos y una emoción muy grande, fue el mejor regalo del Día del Padre que le dimos”, dijo.

Temas