miércoles 23 de septiembre de 2020
Ocio | lavanda | hogar | semillas

Cómo plantar flores de lavanda en una taza

Te enseñamos el paso a paso para tener lavanda fresca en tu casa y no fallar en el intento. Una idea perfecta para decorar y perfumar el hogar.

Después de un día largo repleto de trabajo y obligaciones, llegar a tu casa es lo único que querés, por eso es importante acondicionar tu hogar para que se transforme un lugar acogedor y que invite al descanso. Parece ser que la lavanda es la solución.

La lavanda es una planta altamente recomendable para relajarse y sentir tranquilidad. La planta, ayudado a regular los niveles de estrés. Además, su aroma es único y la mejor opción para perfumar prendas en cajones o colocar debajo de la almohada y dormir mejor.

Aunque no lo creas, plantar lavanda en tu propia casa es mucho más fácil de lo que pensás y con este simple paso a paso, podés darle una oportunidad a esta planta y sus múltiples beneficios.

Para hacerlo vas a necesitar una taza, tierra, fertilizante y semillas de lavanda. Además de sembrarla, vas a tener que colocar las semillas en la heladera dentro de una bolsa hermética y dejarlas ahí durante tres semanas antes de plantarla. Esto paso es fundamental para ayudar a que la germinación sea efectiva.

¿Cómo plantar una lavanda en casa?

Plantar lavanda en casa es mucho más sencillo de lo que crees, pon mucha atención y toma nota, dale una oportunidad a esta hermosa planta.

¿Qué necesitamos?

  • Taza
  • Tierra
  • Fertilizante
  • Semillas de lavanda

Siempre, asegurate de darle suficiente espacio a la planta para evitar que crezcan tallos leñosos que afecten su sano crecimiento. Siguiendo estos pasos será muy fácil tener tu planta de lavanda en casa, podándola de vez en cuando para que crezca sana y fuerte.

Cuando consideres que tiene un buen tamaño y sea resistente podrás traspasarla a una maceta más grande y plantarla directo en el jardín.

La lavanda es una planta medicinal muy versátil, ya que puede ser usada para tratar varios tipos de problemas como la ansiedad, depresión, mala digestión o incluso piquetes de insecto en la piel, por ejemplo, debido a sus propiedades relajantes, calmantes, antiespasmódicas, analgésicas y antidepresivas. Según los expertos, esta planta tiene las siguientes propiedades:

  • Antisépticas y antiinflamatorias: alivia la piel en caso de picaduras de insectos y quemaduras menores.
  • Digestivas: se dice que el té de espliego puede ayudar a calmar las náuseas, los gases y dolores de estómago.
  • Relajantes: ayuda a aliviar la ansiedad, el nerviosismo, el estrés y el insomnio.