martes 7 de julio de 2020
Ocio | Aloe vera | lavanda |

Cómo hacer un jabón exfoliante casero paso a paso

No es necesario que compres productos costosos o repletos de componentes artificiales. Puedes elaborar tú mismo un jabón exfoliante, natural y artesanal.

Realizar, por lo menos, una exfoliación de la piel de nuestro cuerpo semanal es uno de los hábitos de higiene y belleza que no cuesta tanto trabajo adoptar y que más beneficios aporta. Ya que te ayudará a barrer impurezas, células muertas, y dejará tu piel más suave y sana.

Para hacerlo, no es necesario que compres productos costosos o repletos de componentes artificiales. Podes elaborar vos misma un jabón exfoliante, natural y artesanal.

El secreto está en recubrir un jabón natural (que puedes hacer también tú o comprar en una tienda de tu localidad) con lana. Esto lo convierte en una esponja exfoliante suave. Además, la lana tiene la cualidad de ser antibacteriana, no crea moho y hace que su duración sea mayor.

Materiales necesarios

  • Barra de jabón natural
  • Cuchillo
  • Lana de los colores que quieras
  • Recipiente
  • Agua

Prodecimiento

Es preferible elegir un jabón de forma redonda; en caso contrario, recortar un poco las puntas para que no se escape por entre la lana cuando lo recubras.

Extender la lana y colocar la barra de jabón en un extremo.

Con una pieza de fibra más pequeña, envolver el jabón pero en dirección opuesta.

Una vez que ya esté liso, humedecer la barra con agua caliente, y también tus manos.

Frotar ligeramente la lana.

Al enfriarse y empezar a secar, agregar un poco más de agua caliente y seguir frotando la lana en todos sus lados.

Una vez que esté firme, dejar secar 12 horas.

Bonus track: cómo hacer jabón de aloe vera para eliminar impurezas

Ingredientes

- El gel de 4 pencas (o bracitos) de aloe vera

- Medio vaso de aceite de oliva

- 250 gramos de jabón de glicerina

- 5 gotas de aceite esencial (opcional y del aroma que prefieras)

- 4 cucharadas de miel

Procedimiento:

1. En un recipiente limpio y hondo, agregar 250 gr de jabón de glicerina y calentar durante tres minutos en el microondas hasta que se derrita.

2. Cuando notes que la glicerina ya está derretida, agregar el gel de las cuatro pencas de aloe vera, las cuatro cucharadas de miel y unas cinco gotas del aceite esencial de tu preferencia. El de lavanda o el de vainilla quedan muy bien.

3. Después, en un recipiente, calentar el medio vaso de aceite de oliva hasta que tenga una temperatura tibia y agregarlo al recipiente con los otros ingredientes. Una vez que estén juntos, procesarlo hasta obtener una mezcla espesa.

4. Una vez que tu mezcla sea uniforme, pasarla en un molde con la forma que prefieras. Llevalo a la heladera todo un día para que se solidifique.

5. Finalmente, cuando el jabón esté listo, será el momento de utilizarlo y comenzar a gozar de los beneficios que le brinda a tu piel.