Marcela, la madre de Antonella: “Le prometí a mi hija no bajar los brazos, hoy tengo sabor a poco”

Este martes se supo que los cuatro imputados por la muerte de Antonella Olmedo no irán a prisión. Tres de ellos recibirán penas en suspenso y el cuarto, será sobreseído. Marcela, como siempre en pie, pero devastada por dentro. Anunció que piensa poner un merendero con el nombre de Antonella, para traducir su enorme dolor en ayuda para los más necesitados.


Por Fabiana Chiappero

El viernes 17 de mayo será la audiencia de procedimiento abreviado donde se oficializará el acuerdo en torno a los cuatro imputados por la muerte de Antonella Olmedo en 2015. La joven falleció tras agonizar un mes luego de quemarse por una explosión en la panadería Colella ubicada en 4 de enero y JJ.Paso. Tres de los imputados recibirán penas en suspenso, es decir que asumen la responsabilidad pero no irán presos y un cuarto, el dueño del kiosco lindero a la panadería, será sobreseído. Marcela, la madre de Antonella está en pie pero desmoronada por dentro “hoy es un día difícil, desde el 13 de septiembre de 2015, mi vida cambió totalmente“.

Leer más►Caso Antonella Olmedo: ninguno de los imputados irá a prisión por la explosión

Es imposible describir con palabras el dolor que se trasluce en la mirada de esas “madres del dolor”... las madres de Soledad Morales, de Marianela Brondino, de Antonella Olmedo, por citar algunas.

Ada Morales ya no tiene a su hija… María Soledad fue asesinada por los hijos del poder catamarqueño. Graciela Brondino ya no tiene a su hija… Marianela fue asesinada por delincuentes que la asaltaron cuando volvía de la panadería Boneo donde trabajaba. Marcela Olmedo ya no tiene a su hija… Antonella murió quemada en la panadería Colella producto de la negligencia e impericia.

Las madres estamos preparadas para enterrar padres, pero no lo estamos para enterrar hijos porque no responde a “la ley natural”. Cuando eso sucede, el dolor es inconmensurable y cuando es una muerte injusta más aún, porque se trata de ladrones de vidas …te arrancan un pedazo de tu ser. Las llevaste en el vientre, estuviste noches enteras sin dormir, apostaste, tuviste sueños, planificaste en pos de su futuro y te dejaron con las manos vacías. Hoy es Marcela, la madre de Antonella Olmedo quien se queda con las manos vacías.

Con la voz entrecortada por la angustia, Marcela dijo por Aire de Santa Fe ” ésta es la justicia que podemos alcanzar en un país como el nuestro”, con muy pocas expectativas respecto de que en verdad los que llevaron a la muerte a Antonella ” paguen por lo que hicieron”.

De todos modos, Marcela está segura de que no luchó en vano, porque se lo prometió a Antonella en su lecho de muerte, le prometió que nunca iba a bajar los brazos. Acaso, ¿alguna madre rompe una promesa que le hizo a sus ser más preciado? Eso no sucede. “No estoy cansada de luchar, si bien estos señores no irán presos, creo que la lucha no fue en vano. Jamás bajaría los brazos porque mi hija no lo merece”.

Marcela expresó que a las familias de las víctimas la lucha las devasta física y psicológicamente y aclaró que no busca ni aceptará un resarcimiento económico. “No quiero dinero porque la hija de mi vida no tiene precio. Sí quiero donaciones para entidades de bien público”.

El dolor traducido en amor

“Le prometí a mi hija que no iba a bajar los brazos. Hoy el peso es mucho, es el doble”. Claro que es mucho, tal vez no el doble … en todo caso, infinito.

Pero Marcela realmente no baja los brazos, piensa en hacer un merendero.” Uno de mis proyectos es más adelante poner un merendero con el nombre de mi hija para ayudar a quien lo necesita”.

 

Volvé a escuchar la entrevista

NOTICIAS DESTACADAS