Narcotráfico: confirmaron el procesamiento para Luis Paz y el arquitecto Canteli

La Cámara de Apelaciones de Rosario dejó firme la resolución dictada por el juez federal, Francisco Miño. La causa está a un paso de ser elevada a juicio.


Redacción Aire Digital

La Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario confirmó el fallo que procesó al empresario, Luis Paz (63), imputado como el jefe de una banda que traficaba estupefacientes desde Santa Fe hacia el sur de la provincia. El mismo fue detenido en diciembre del 2018 luego de una investigación que llevó a cabo el personal de la División Análisis y Prospectiva del Narcotráfico de la Policía Federal Argentina. La misma se tramitó en el Juzgado Federal N°2, a cargo de Francisco Miño y tu su génesis en la Fiscalía Federal N°2, cuyo titular es el fiscal Walter Rodríguez.

La resolución judicial fue resuelta por un tribunal conformado por los jueces de alzada, Elida Vidal y José Toledo, quienes además confirmaron el procesamiento para el arquitecto, Andrés Canteli, señalado como el ladero de Paz en Santa Fe capital y Alejandra Noemí Urunde, la esposa de otro coimputado en la causa, Hugo “Gali” Díaz, oriundo de Villa Constitución y apuntado como uno de los principales narcos de esa localidad del sur provincial.

En su fallo, los jueces camaristas argumentaron que los agravios desarrollados por la defensa de los encartados, a cargo de Marcos Barceló -por Canteli-, Luis Armando Va -Paz- y José M. Alcácer -Urunde- “son una expresión de mera disconformidad con lo resuelto por el magistrado instructor que no logran conmover los elementos que hasta el momento se reunieron en tal sentido en la causa, motivo por el cual consideramos que corresponde confirmar el auto venido en apelación”.

Leer másLuis Paz fue indagado por organizar el tráfico de drogas desde un country

Los tres fueron procesados por el juez Miño el 26 de diciembre del año pasado con distintos delitos. En el caso de Paz, el magistrado de instrucción lo consideró el jefe de una organización dedicada al transporte y venta de estupefacientes, cuyos puntos estratégicos fueron Santa Fe, Rosario y Villa Constitución. A su vez, lo procesó por lavado de activos en base a una serie de inmuebles que figuran a su nombre o de terceros  y varias obras en construcción que llevaba adelante junto con Canteli.

El día que Paz fue a declarar a tribunales de Rosario cómo testigo. Foto/ Gentileza Clarín

 

En el caso de Canteli y Urunde, el magistrado federal los declaró responsables del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravados “por haber sido cometido por más de tres personas en forma organizada“.

Vínculos 

Paz fue detenido, en uno de sus departamentos de Rosario  (San Martín al 500), el 10 de diciembre del 2018 luego de una extensa pesquisa judicial que implicó cientos de horas de escuchas telefónicas que se manejaron con total sigilo desde la Fiscalía Federal N° 2 y que implicaron la ejecución de 24 allanamientos que permitieron desarticular la organización.

El empresario y exmanager de boxeo, habría sido investigado en reiteradas oportunidades pero llamativamente ninguna fuerza provincial y tampoco nacional, a excepción de la Policía Federal que lo desbarató, logró encontrar algún tipo de elementos convincente para vincularlo al tráfico de estupefacientes, indicaron en su momento fuentes del caso a Aire Digital. No obstante ello, si existieron una serie de investigaciones llevadas a cabo en la Dirección Provincial de Investigaciones Patrimoniales que pusieron la lupa sobre las propiedades del empresario rosarino.

Sin embargo, la investigación que desbarató en abril del 2018 a una organización narco con asiento en Santa Fe y que poseía fuertes lazos con engranajes criminales de Bolivia y Paraguay, hizo que Luis Paz sea advertido luego de una serie escuchas telefónicas que lo vincularon con el líder de esa banda. Se trata del exagente policial, Edgardo Baigoría, el “Cabezón”, cuyo socio era el hijastro de Paz, Emanuel “Enano” González. Ambos detenidos en una causa que también instruye el fiscal Rodríguez y que ya fue elevada a juicio al Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

Con Paz intervenido, los investigadores abrieron una serie de puertas que advirtieron una red de venta y distribución de drogas la cual tenía una logística que era llevada a cabo por el arquitecto Canteli: un santafesino, que según consignó la investigación,  habría sido la “mano derecha” de Luis Paz cuando este se radicó en country Los Molinos de Santa Fe capital y al cual llamaba “El Jefe” o el “Señor de los Cielos”.

Distribución

Por la causa también fueron procesados Hugo Omar “Flaco” o “Gali” Díaz, la pareja de este, Alejandra Noemí Urunde y otros dos implicados, Carlos Germán Suárez y Claudia Daniela López. Todos oriundos de la ciudad de Villa Constitución.

Los integrantes del cuarteto fueron acusados por el fiscal Rodríguez de haber puesto a la venta los estupefacientes que distribuían Paz -el cual según consignó la pesquisa financió los cargamentos de drogas- y el arquitecto Canteli. De hecho, el 10 de diciembre del 2018 cuando la PFA llevó a cabo 24 allanamientos en Santa Fe, Paraná, Rosario y Villa Constitución, secuestró estupefacientes de los domicilios de Díaz, Urunde, Suárez y López.

Leer másVinculan a Paz y Cantelli a la traffic con marihuana de 7 Jefes

Por ejemplo, en la casa donde residía Urunde, los pesquisas encontraron tres envoltorios de nailon con aproximadamente 31,7 gramos cocaína, un rectángulo envuelto en papel de aluminio y cinta de embalar color marrón con marihuana. En donde vivían Suárez y López fueron hallados distintos envoltorios con 799,5 gramos de cocaína. Por su parte, en el departamento de Rosario donde estaba residiendo Díaz -cuyo propietario es Paz- los investigadores encontraron una bolsa de nailon de color negra con cinco bolsas de nailon con cocaína cuyo peso arrojó un total 835 gramos de cocaína y 90 gramos de marihuana.

Cargada y abandonada

El complejo operativo que detuvo a Paz tuvo además la particularidad de que un día después de que se llevaron a cabo los 24 allanamientos para desmembrar la sindicada organización se topó con un cargamento de drogas. El mismo era de 148 kilos de marihuana que se encontraba en el interior de una camioneta Peugeot modelo Boxer, color blanco, con vidrios polarizados y de dominio DRU 770.

La misma estaba estacionada a metros de la propiedad donde residía Canteli, en Antonia Godoy al 4500, del barrio Siete Jefes. En aquel entonces, un vecino del lugar, alertó que hacía días se encontraba abandonada y con una puerta, la de atrás, semi abierta.

Cerca de las 23, personal policial arribó al lugar y descubrió el cargamento que se encontraba dentro de cajas de carton. La turbia y extraña situación derivó luego en que la Brigada Operativa Departamental llegue al lugar y perite la camioneta la cual no logró establecerse, en ese momento, quien era el propietario de la misma.

Una semana después, el fiscal Rodríguez abrió una nueva causa contra Canteli y Paz tras sospechar de que ese vehículo era propiedad de ambos y que tras ser detenidos quedó abandonado en esa parte de la ciudad.

NOTICIAS DESTACADAS