“Sepelio celestial”: lanzan al espacio las cenizas de 100 apasionados de la astronomía

Sus familiares pueden seguir su curso en tiempo real. Estarán allí más de 4 años y “regresarán como una estrella fugaz”.


Ellos no se fueron al cielo, se fueron al espacio. La empresa estadounidense SpaceX lanzó esta semana un cohete que puso en órbita un satélite con cenizas de 100 personas cuya fascinación por el universo llevó a sus familiares a pensar que la mejor manera de rendirles homenaje era haciendo viajar sus restos por el cosmos.

El satélite, de forma cúbica, seguirá una órbita heliosíncrona o sincrónica al sol durante los próximos 4 años, lo que asegura que pasará sobre cada rincón del mundo, tras lo cual regresará a la atmósfera convertido en una estrella fugaz. Así lo publicó la compañía proveedora del servicio, Elysium Space, según informa TN.com.ar.

Elysium Space, con sede en San Francisco, Estados Unidos, es la firma que capta clientes interesados en este “servicio celestial”. Y el costo del traslado de las cenizas ronda los 2500 dólares. Por ese monto, prepara las cápsulas con los restos mortales y contrata los servicios de SpaceX para que el satélite llegue al espacio en uno de sus cohetes.

Estos cohetes no cargan únicamente con las cenizas, sino que forman parte de lanzamientos regulares de la compañía dirigida por Elon Musk, a la que Gobiernos y empresas de todo el mundo contratan para llevar a cabo misiones comerciales o de investigación. El de esta semana, por ejemplo, puso en órbita otros 63 pequeños satélites además del Elysium Space.

En tiempo real

Los familiares, por su parte, podrán seguir la localización de las cenizas de sus seres queridos a través del espacio en tiempo real mediante una aplicación gratuita para teléfonos móviles. El lanzamiento del cohete Falcon 9 de SpaceX tuvo lugar a las 10:43 del lunes (hora local) desde la base aérea de Vandenberg en el sur de California.

Según la compañía, enviar cenizas al espacio es una manera de “recordar a los seres queridos con la poesía del cielo estrellado”. La tradición de enviar restos mortales al espacio es poco habitual pero nada nueva. Ya en 1998, un vial con las cenizas del astrónomo Eugene Shoemaker llegó a la superficie lunar a bordo de una misión de la NASA.

La Tierra vista desde la Estación Espacial Internacional, a través de la cámara del astronauta Alexander Gerst

NOTICIAS DESTACADAS