Niki Lauda: el hombre que regalaba sus trofeos a quien le lavaba su auto

Niki Lauda

Quienes se interesaron por la vida de Niki Lauda conocieron al más humano, rebelde y valiente competidor que en cada declaración sorprendía a todos. Te contamos algunas anécdotas.


Sin duda, Niki Lauda se ganó el reconocimiento mundial por haberse quedado tres veces con el trofeo de la Fórmula 1.

Fue campeón del mundo en 1975, 1977 y 1984, y subcampeón en 1976. Su exitosa carrera acumuló un total de 25 victorias en GP, siendo la primera en España, en 1974, y la última en Holanda, en 1985.

Pero al margen de las frías estadísticas, quienes se interesaron por la vida del corredor austríaco conocieron al más humano, rebelde y valiente competidor que en cada declaración sorprendía a todos.

Superó un grave accidente automovilístico que desfiguró parte de su rostro y 40 días después de encontrarse atrapado en su Ferrari envuelto en fuego, volvió a las pistas.

Su carrera inspiró hasta a los productores de Hollywood, y en 2011 el estadounidense Ron Howard rodó la película Rush, que trata sobre la histórica rivalidad en las pistas con James Hunt.

Niki Lauda y James Hunt.
En 2011 el estadounidense Ron Howard rodó la película Rush, que trata sobre la rivalidad en las pistas con James Hunt.

 

Quienes lo recuerdan, saben que era un hombre con carácter y polémico. Hace unos 4 años, Lauda declaró a la BBC Radio que los trofeos eran “tan feos” –al menos en su época- que le dijo a quien le lavaba su auto “si me das un lavado de autos gratis por el resto de mi vida, puedes tenerlos todos” y así fue.

Pero finalmente el joven falleció y al encontrar los hijos de Lauda los trofeos en mal estado, los recuperaron y los vendieron por e-Bay.

A continuación, te dejamos algunas otras frases y anécdotas famosas del piloto.

“Los Fórmula 1 actuales los puede pilotar hasta un chimpancé”

“Hay miles de jóvenes que saben rodar más rápido que yo. Pero yo piloteo un Ferrari”

“Cualquier mono podría conducir un Fórmula 1 actual. Por lo que yo también”

Tras su retiro de los circuitos en 1979, el piloto dijo: “estoy cansado de dar vueltas como un tonto”

Fue capaz de decirle a Enzo Ferrari a la cara que su coche era “una mierda”.

 

En las redes sociales también lo recordaron

 

NOTICIAS DESTACADAS