jueves 6 de enero de 2022
MUNDO | Salvatore Garau | Milán | Cultura

Un artista italiano vendió una obra invisible por 18 mil dólares

Salvatore Garau ya había instalado una escultura inmaterial en Milán en febrero y ahora estrenó una nueva, también inexistente, en Nueva York; en 2012 exhibió pinturas en Córdoba.

¿La nada puede ser una obra de arte? Sí, al menos para el artista contemporáneo italiano Salvatore Garau y evidentemente para quien compró su última escultura, inmaterial y completamente invisible, a nada menos que 18 mil dólares

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Se debe colocar en una habitación privada

Titulada Io sono (Yo soy), la escultura inmaterial fue vendida el 18 de mayo en una subasta organizada por Art-Rite, casa de Milán, que se dedica exclusivamente al arte contemporáneo.

La obra debe ser colocada en una habitación privada en un espacio libre de cualquier otro objeto, de una dimensione de 150 x 150 centímetros. La escultura inmaterial de Garau, nacido en Santa Giusta, un pueblo de la isla de Cerdeña, en 1953, partió de una base de 6000 euros y llegó a duplicar ese valor, alcanzando 12.000 euros; sumándole los derechos de subasta, llegó a 15.000, según precisó el diario L’Unione Sarda.

image.png
Io sono (Yo soy) de Salvatore Garau debe colocarse en una habitación privada.

Io sono (Yo soy) de Salvatore Garau debe colocarse en una habitación privada.

¿Qué se llevó el comprador o coleccionista?

El comprador no se llevó nada, salvo un certificado de garantía de la obra, único elemento visual presente: en el catálogo de la subasta, en lugar de una tradicional imagen de una pintura o escultura, apareció un espacio totalmente en blanco.

Si Garau pudo vender la nada es porque tiene sobre sus espaldas una carrera de diverso logros en el extraño y etéreo mundo del arte contemporáneo. Se trata de un artista cotizado, que realizó exposiciones en galerías y museos de todo el mundo, entre las cuales una de pinturas en el Museo Emilio Caraffa de Córdoba, auspiciada por el Instituto Italiano de Cultura de esa ciudad, en 2012.

SALVATORE GARAU, "SACRO" MUSEO CARAFFA CORDOBA Argentina Istituto Italiano Di Cultura

“Cero impacto ambiental”

“No importa que sea visible o no visible, esta forma generada con el pensamiento ahora está aquí, sobre el cuadrado blanco, ya existe y quedará en este espacio para siempre y el tiempo no podrá deteriorarla”, destacó. “Estamos viviendo un momento en el que nuestro ser físico, nuestro existir, es reemplazado por nuestras imágenes virtuales y por nuestra voz (también impalpable). Nuestro ser de carne y hueso debe enfrentarse con la ausencia, que es la verdadera presencia en estos tiempos. Buddha en contemplación es una obra libre por excelencia: ningún permiso fue pedido a la comuna, ningún gasto de transporte y de manutención, ningún costo para la compra”, indicó. “Además, realicé la escultura y el video quedándome en Cerdeña”, añadió, precisando que fue el responsable audiovisual de La Scala, Nicola Urru, quien, bajo su dirección, filmó el video, montó las imágenes y compuso la música. “Desde el living de mi casa seguí cada milímetro de la puesta en escena. No se ve la escultura y tampoco se vio al artista, sin embargo, estamos los dos”, indicó, al resaltar que ese fue justamente “el límite extremo que quise tocar”.

También explicó que este tipo de trabajo “tiene un nuevo valor histórico y representa una perfecta metáfora de nuestros días” y, además, “cero impacto ambiental”.

image.png
Salvatore Garau explicó que su obra tiene “cero impacto ambiental”.

Salvatore Garau explicó que su obra tiene “cero impacto ambiental”.

Leer más ► Una periodista de Canal 26 creyó que el escritor William Shakespeare estaba vivo y anunció su muerte

Un espacio lleno de energía

Tras la subasta en la que por primera vez, el 18 de mayo, vendió “nada”, Garau destacó que ese resultado confirmaba un hecho irrefutable: “El vacío no es otra cosa que un espacio lleno de energía y aunque lo vaciamos y queda la nada, según el principio de indeterminación de Heisenberg esa nada tiene un peso. Tiene por lo tanto energía que se condensa y se transforma en partículas, en suma, en nosotros. En el momento en el que decido exponer en un determinado espacio una escultura inmaterial, ese espacio concentrará una determinada cantidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que a partir de mi título tomará las más variadas formas. En el fondo ¿no damos quizás forma a un Dios que no hemos visto?”.

BUDDHA IN CONTEMPLAZIONE, la scultura che non si vede, piazza della Scala, Milano Salvatore Garau

Su nueva obra: Afrodite piange

En la misma idea se basa Afrodite piange (Afrodita llora), nueva escultura invisible que inauguró hoy en Nueva York frente al Federal Hall, a pocos pasos de la Bolsa, en un proyecto auspiciado por el Instituto Italiano de Cultura de la ciudad que nunca duerme. Es la tercera de siete obras inmateriales que serán colocadas en diversas ciudades del mundo.

A diferencia de la escultura invisible de Milán, esta vez la cinta blanca que delimita su nada en el suelo marca un redondel. Y un video, explica: “No me ves, pero existo, justamente sobre esta blanca y redonda geometría/Soy Afrodita, escultura inmaterial hecha de aire y de espíritu/ Sientes mi ausencia que es una verdadera existencia/¿Aún no me ves? Sin embargo estoy aquí, frente a tí y lloro porque soy belleza y amor que está desapareciendo/Yo soy tu nombre/Dame la forma que quieras. Haz que no desaparezca del todo. Haz que al menos quede el nombre/Si me sientes presente, existe”.

image.png
La nueva obra de Salvatore Garau: Afrodite piange.

La nueva obra de Salvatore Garau: Afrodite piange.

Leer más ► La periodista que se grabó teniendo sexo mientras hacía una nota sobre la reapertura de un club swinger