domingo 9 de agosto de 2020
MUNDO | Estados Unidos | Inglaterra |

Tuvo convulsiones mientras jugaba online y su rival le salvó la vida

El joven de 17 años comenzó a sentir un malestar en medio de una partida, y uns usuaria estadounidense que estaba a 8 mil kilómetros de distancia física, dio aviso a la Policía

Un joven de 17 años de Inglaterra, logró salvar su vida gracias a la ayuda de una jugadora online norteamericana con quien compartía una partida, que dio aviso al servicio de emergencias cuando se percató que su contrincante sufría convulsiones. Cuesta creerlo, pero si bien se encontraba físicamente a 8000 kilómetros de distancia, su rápida acción hizo que el adolescente salvara su vida.

Aidan Jackson, oriundo de la ciudad de Widnes, encendió su computadora para jugar online con su amiga Dia Lathora, una joven de 20 años que reside en Texas, Estados Unidos. En medio del entretenimiento, el hombre comenzó a emitir sonidos a través del micrófono que llamaron la atención de mujer.

"Acababa de ponerme los auriculares cuando escuché lo que podría describir como una convulsión. Obviamente comencé a preocuparme e inmediatamente pregunté qué estaba pasando y si estaba bien", relató Lathora en declaraciones a un medio local.

Al no obtener una respuesta por parte del adolescente, la chica buscó el número de emergencia para la Unión Europea. Sin embargo, no tuvo éxito, por lo que pasó a un segundo plan. "Solo había esperanza en que los servicios de emergencia contestaran, por lo que intenté hablar con una persona real", relató.

Así fue como se comunicó con la policía de Cheshite, cercana a la casa de Jackson, y les relató: "Me estoy comunicando desde Estados Unidos. Actualmente estoy en una llamada con mi amigo. Tuvo una convulsión y no me responde".

Según TiempoSur, a los pocos minutos, un par de patrulleros se trasladaron al domicilio donde el chico vive con sus padres, que quedaron sorprendidos al ver su llegada. "Estábamos en casa viendo la televisión y Aidan estaba arriba en su habitación. Lo siguiente que notamos fue que dos coches de policía estaban fuera con las luces intermitentes encendidas", indicó su madre.

Al informarles acerca del llamado de alerta que habían recibido desde Estados Unidos, ambos corrieron escaleras arriba y lo encontraron "extremadamente desorientado". En ese momento, el chico, que ya había tenido un antecedente similar en mayo de 2019, fue trasladado a un hospital de la zona, donde actualmente se recupera.