martes 17 de mayo de 2022
MUNDO | infantil | cerebro | Adolescencia

Dar nalgadas a los niños les afecta el cerebro, lo advierten expertos

El maltrato infantil ocasiona alteraciones a nivel cerebral y la ciencia lo comprobó.

Charles Nemeroff es director de Psiquiatría de la Universidad de Dell (EE.UU.) y también del Instituto para la Investigación de la Adversidad en la Vida Temprana, dedicado a revisar el impacto del maltrato en la infancia y su posterior repercusión en el funcionamiento cerebral y psicológico.

image.png
El maltrato infantil ocasiona alteraciones a nivel cerebral.

El maltrato infantil ocasiona alteraciones a nivel cerebral.

En un artículo publicado el 24 de febrero de este año en el American Journal of Psychiatry, afirma de manera categórica:

“El maltrato infantil es el mayor contribuyente al riesgo de trastornos psiquiátricos y médicos, más que cualquier gen o factor. Aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, ACV, depresión, abuso de drogas y suicidio”.

El maltrato infantil (desatenciones a los menores de edad, agresiones físicas o psicológicas, abuso sexual, negligencia, explotación comercial o de otro tipo, exposición a la violencia de la relación de los padres) es un grave factor ya que altera la arquitectura del cerebro, que se va modelando durante la infancia. Los cambios anatómicos transforman su funcionamiento, como el del aparato psíquico también en desarrollo.

Los daños serán más severos cuanto más precoz sea el inicio del maltrato y mayor duración tenga en el tiempo, ya que según el momento de desarrollo evolutivo se alterará tanto el imprescindible proceso de mielinización de las distintas regiones cerebrales como el normal desarrollo del psiquismo.

image.png
El maltrato infantil es un grave factor ya que altera la arquitectura del cerebro

El maltrato infantil es un grave factor ya que altera la arquitectura del cerebro

El cerebro normal está conformado por diversas partes independientes pero que deben trabajar de manera conjunta y coordinada para que de esa forma la mente pueda procesar lo que ocurre en el mundo externo e interno, y lograr las respuestas más saludables y productivas posibles.

Alrededor de diez regiones cerebrales se afectan por cualquier tipo de maltrato o abuso infantil, aunque dos son las más importantes: el sistema límbico y la corteza prefrontal.

La pubertad y la adolescencia de los niños que sufrieron maltrato pueden ser muy amargas y turbulentas y en la adultez desarrollar diversos trastornos psiquiátricos. Norberto Abdala La pubertad y la adolescencia de los niños que sufrieron maltrato pueden ser muy amargas y turbulentas y en la adultez desarrollar diversos trastornos psiquiátricos. Norberto Abdala

El primero es fundamental para la supervivencia, la seguridad, la evitación del dolor y búsqueda de placer. En contraste con este sistema límbico, la corteza prefrontal es la región donde se producen el razonamiento lógico, el pensamiento abstracto y la regulación de la conducta.

El maltrato infantil, al obstaculizar la anatomía y el funcionamiento cerebral, puede causar que el sistema límbico se trabe en el “modo supervivencia perpetua” y sólo registre el mundo como un lugar peligroso y atemorizante, persistiendo en un accionar con esas características de manera prolongada o permanente, haya o no algo real a temer.

image.png
El maltrato infantil, al obstaculizar la anatomía y el funcionamiento cerebral

El maltrato infantil, al obstaculizar la anatomía y el funcionamiento cerebral

Simultáneamente, al disminuir la función pensante de la corteza prefrontal prevalecerán conductas impulsivas, agresivas y reacciones más primitivas.

La pubertad y la adolescencia de estos niños pueden ser muy amargas y turbulentas y en la adultez desarrollar diversos trastornos psiquiátricos.

image.png
El maltrato infantil derivará en una variedad de patologías físicas y psicológicas que se expresarán también en la vida adulta e influirán después en las respuestas terapéuticas.

El maltrato infantil derivará en una variedad de patologías físicas y psicológicas que se expresarán también en la vida adulta e influirán después en las respuestas terapéuticas.

Además, con otro hecho a destacar:

La frecuente posibilidad de que estos pacientes sean mucho más resistentes a los tratamientos que aquellas personas con igual trastorno, pero que no padecieron maltrato infantil.

En síntesis, el maltrato infantil derivará en una variedad de patologías físicas y psicológicas que se expresarán también en la vida adulta e influirán después en las respuestas terapéuticas.