menu
search
Internacionales Jeanine Áñez | Jair Bolsonaro |

Jair Bolsonaro dijo que Brasil podría ofrecerle asilo político a la boliviana Jeanine Áñez

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arremetió también contra su oponente en las elecciones presidenciales de octubre, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien criticó por no referirse a la condena que la justicia boliviana dictó contra Jeanine Áñez.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que su país estaría dispuesto a darle "cobijo" a la expresidenta de facto boliviana Jeanine Áñez, condenada recientemente a 10 años de cárcel por el golpe de Estado contra el Gobierno de Evo Morales en 2019.

"Brasil está poniendo en práctica el tema de las relaciones internacionales, los derechos humanos, a ver si trae a Jeanine Áñez, le ofrece cobijo aquí en Brasil. Es una injusticia para una mujer encarcelada en Bolivia", manifestó el presidente en declaraciones recogidas por el diario boliviano El Deber.

Al hacer alusión a Bolivia, Bolsonaro también arremetió contra su oponente en las elecciones presidenciales de octubre, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien criticó por no referirse a la condena que la justicia boliviana dictó contra Áñez.

jeanine añez.jpg
Áñez fue condenada el 10 de junio a diez años de cárcel.

Áñez fue condenada el 10 de junio a diez años de cárcel.

"El expresidente (Evo Morales) y el actual (Luis Arce Catacora) son amigos de Lula, y él no dice absolutamente nada sobre este caso", cuestionó Bolsonaro.

El presidente brasileño considera que el ofrecimiento a Áñez es una práctica que se enmarca en materia de las relaciones internacionales y los derechos humanos, al considerar que es una injusticia el fallo que afecta a la expresidenta de facto.

Mientras gobiernan opositores a Áñez, la mujer fue condenada el 10 de este mes a diez años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, al concluir el proceso del llamado "caso golpe de Estado II" en el que analizó su decisión de asumir la jefatura del Estado en noviembre de 2019.

La condena fue el final de un extenso proceso, con numerosas interrupciones -algunas técnicas y otras relacionadas con la salud de Áñez- y constituye la primera resolución de relevancia sobre la salida del poder del entonces presidente Evo Morales y el gobierno que asumió en su lugar.