viernes 22 de noviembre de 2019

Economía | INDEC

La otra cara de la crisis: más de la mitad de los chicos en la Argentina son pobres

El 52,6% de niños, niñas y adolescentes en el país están por debajo de la línea de pobreza, de acuerdo al INDEC. Son cinco millones de menores de 14 años, un millón más que hace un año.

 

Redacción Aire Digital

El 28 de septiembre de 2016 el presidente de la Nación, Mauricio Macri, brindaba una conferencia de prensa minutos después de que el nuevo INDEC, a cargo de Jorge Todesca, difundiera los datos de pobreza que llevaban dos años y medio sin publicarse. Cuando Macri subió al frente y tomó el micrófono, pronunció una de sus frases quizás más simbólica: “los argentinos pudimos conocer la verdad sobre la pobreza y saber cuál era el punto de partida para reducirla. Esta es mi principal preocupación y prioridad: quiero que juzguen mi presidencia por cómo logramos avanzar en este objetivo”.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer que el 35,4% de las personas en Argentina son pobres. Sin embargo, la deuda social es con las principales víctimas de la crisis: el 52,6% de los niños y niñas menores de 14 años están por debajo de la línea de pobreza, es decir, más de la mitad de ellos. Son casi cinco millones.

Leer más ► Desigualdad de género: según el Indec, el desempleo impacta más fuerte en las mujeres jóvenes

De acuerdo a los datos del INDEC del primer semestre de este año, la pobreza infantil aumentó del 41,4% al 52,6% y la indigencia saltó del 8 al 13,1% en tan solo 12 meses. Lo que no se desmenuza con frecuencia en los promedios generales difundidos mediáticamente es que se trata de la población más vulnerable: el porcentaje de pobreza en menores aumentó en 10 pp, es decir, un millón más de niños y niñas cuyos derechos básicos están siendo vulnerados.

Esta es la última cifra del actual mandato de Cambiemos frente al Ejecutivo nacional antes de las elecciones generales de octubre. Después de prometer Pobreza Cero, el presidente Mauricio Macri encara la etapa final de su campaña electoral con el índice de pobreza más alto en los últimos 17 años.

De aporofobia y hogares vulnerados

La “aporofobia” es un término que aparece hace 24 años atrás, de la mano de la filósofa española Adela Cortinas. Su significado es simple: rechazo u odio a la persona pobre. Se basa en la creencia de que aquellos ciudadanos que están en situación de vulnerabilidad no tiene nada que aportarle a la sociedad, sustentando mensajes meritocráticos.

Pero violencia estructural es también no tener qué comer. De los porcentajes del INDEC se desprende que de los niños y niñas pobres, 1.200.00 viven en hogares indigentes –así definidos porque sus familias no cuentan con los ingresos suficientes para comprar los alimentos básicos.

Dejá tu comentario