jueves 23 de enero de 2020
Internacionales | Estados Unidos |

El último debate presidencial demócrata terminó mal: "Me dijiste mentirosa en televisión"

Un fuerte cruce mantuvieron los dos precandidatos progresistas de la oposición estadounidense, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, sobre el final del último debate presidencial demócrata.

La pelea que se vio pero no se escuchó esta semana en el último debate presidencial de los demócratas antes de la primera primaria presidencial fue revivida por la cadena de noticias CNN al revelar el audio del fuerte cruce que mantuvieron los dos precandidatos progresistas de la oposición estadounidense, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

"Creo que me dijiste mentirosa en la televisión nacional", lo increpó Warren al final el debate y se lo repitió porque Sanders no se esperaba esa acusación frente al resto de los precandidatos que se estaban saludando e intercambiando cortesías.

Elizabeth Warren appears to snub handshake with Bernie Sanders

"No hagamos esto ahora", le pidió Sanders visiblemente enojado y rápidamente cambió de opinión: "¿Querés discutir esto? Discutámoslo".

Warren le devolvió el desafío con un corto "cuando quieras" y Sanders le contestó: "Vos me dijiste mentiroso, me dijiste..." y cuando advirtió que tenía al lado a otro precandidato, Tom Steyer, se frenó. "Mejor no hagamos esto ahora", concluyó y se fue.

Sanders y Warren son viejos conocidos del Senado, ambos defienden posiciones progresistas en la mayoría de los temas políticos, económicos y sociales que pasan por la cámara alta y muchas veces se han definido como amigos.

A lo largo de la campaña de las primarias demócratas nunca se cruzaron por diferencias programáticas y menos personales, hasta hace solo unos días.

Sanders y Warren son viejos conocidos del Senado, ambos defienden posiciones progresistas en la mayoría de los temas políticos, económicos y sociales que pasan por la cámara alta y muchas veces se han definido como amigos.

La semana pasada, el portal de noticias político publicó un memo de la campaña de Sanders en el que se instruía a los voluntarios a criticar con dureza a la candidatura de Warren porque solo podía atraer a "personas muy educadas", lo que hace imposible crecer la base electoral del partido, según el texto.

Sanders desestimó el memo como una decisión de campaña de alguno de las personas que trabajan con él, pero Warren no dudó en señalarlo a él como el responsable y, por eso, esta semana, antes del debate, lo acusó de haberle dicho en una reunión privada que una mujer nunca ganaría la presidencia de Estados Unidos, una afirmación que potencialmente podría golpear en la base feminista que apoya al veterano senador.

Durante el debate, los dos amigos intentaron esquivar las preguntas y evitar una confrontación en vivo, pero la tensión acumulada en los últimos días explotó al final, cuando los micrófonos supuestamente ya estaban apagados.

Sanders y Warren compiten por la misma porción progresista del electorado demócrata e independiente, y actualmente se encuentran segundo y tercera en las encuestas, detrás del vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, un dirigente más centrista y vinculado al establishment político y económico del país y del aparato del Partido Demócrata.