menu
search
Espectáculos Los Palmeras | Marcos Camino | Paraná

Marcos Camino, líder de Los Palmeras, se defendió tras su repudiable chiste sobre los violadores: qué dijo

El acordeonista recibió críticas y cuestionamientos en redes sociales tras una repudiable comparación durante un recital en Paraná

El acordeonista de Los Palmeras, Marcos Camino, rompió el silencio y justificó sus desafortunados dichos que enunció durante un concierto en Paraná por los 209 años de la fundación de la capital entrerriana. “La gente está muy irascible y toma las cosas a la tremenda”, puntualizó. Durante una reciente entrevista radial, el músico admitió no haber tenido intenciones de “joder ni molestar a nadie”. "No fue mi intención”, consideró tras sus declaraciones del domingo pasado.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

A modo de justificación de sus dichos, remarcó que “estaba hablando simplemente de lo horrible que está jugando Colón de Santa Fe ” e insistió: “yo creo que a cualquier colonista que le preguntes te va a decir lo mismo”. Luego, le restó importancia al asunto y adjudicó el “revuelo” a la falta de noticias políticas.

image.png

“Voy a cumplir 72 años, ya estoy más allá de todo y no me importa nada. Creo que a mi edad uno es inmune a todo este tipo de cosas. Que nos carguemos y nos mandemos un meme con los amigos es algo natural. Pero como no pasa nada importante en la política, comentan estupideces”, opinó.

En esa línea, Camino volvió a aclarar que no quiso “ofender a nadie” e insistió: “La gente que me conoce sabe como soy… que a veces, por querer hacerme el chistoso… es como un jugador que hace una jugada de más y se pierde el gol. Bueno yo hice una jugada de más, pero sin mala intención”.

Y agregó: “No sé qué palabra es la que tanto molestó. Porque yo lo que quise decir, que a lo mejor se me entendió mal, es que como se dice vulgarmente, a Colón siempre lo gar... en los penales. No sé, a la gente le molesta eso”.

image.png

Acto seguido, rememoró un episodio similar que vivió hace días atrás: “El otro día le abro la puerta a una chica para que ingrese antes que yo a un negocio y me dijo: ´No, pase usted, nosotros somos iguales ahora´. Se han perdido un montón de cosas, ni siquiera se puede ser caballero”, analizó.

Y concluyó: “No quiero defenderme porque tampoco creo que lo necesito porque no cometí ningún delito. Por ahí la gente se enoja o lo toma mal, o me dicen que lo digo porque ahora tengo plata… Si cometí un error, le pido perdón a quien yo pueda haber ofendido”.