menu
search
Espectáculos Luisana Lopilato | Michael Bublé |

Luisana Lopilato habló sobre su pelea con Michael Bublé: "Estaba re enojada"

Luisana Lopilato recordó la complejidad por la que pasaron con el cantante canadiense al principio de la relación.

Cuando Luisana Lopilato y Michael Bublé iniciaron su relación, las cosas no se dieron de la forma más fácil posible, puesto que no solo debían afrontar el tema de la distancia, sino también la incapacidad de una comunicación fluida por hablar distintos idiomas.

En esa época, la ayuda de un traductor fue primordial para su relación, pero la trayectoria seguía siendo difícil. "Al principio nos vivíamos peleando porque no nos entendíamos", confesó Luisana un tiempo después.

Sin embargo, su amor era tan grande que Lopilato decidió estudiar inglés, decisión a la que llegó luego de una fuerte pelea de pareja que vivió cuando todavía eran solamente novios con el músico canadiense.

image.png
Michael Bublé y Luisana Lopilato en los American Music Awards (2010).

Michael Bublé y Luisana Lopilato en los American Music Awards (2010).

"Fue en Los Ángeles. Estábamos en un restaurante. No sé qué discusión tuvimos y le dije: '¿Sabés qué? Me voy'. Agarré mis cosas y me fui hasta la esquina. No pasaba ningún taxi, así que me tomé un colectivo que estaba fuera de servicio", contó algún tiempo atrás en diálogo con Susana Giménez.

"Nunca me había tomado un colectivo, pero frenó y me dijo: '¿Qué necesitás?'. Le dije: 'Mirá, me quiero ir de shopping. Llevame a las calles donde haya locales, porque quiero caminar'. Entonces me dice: 'Estoy fuera de servicio, pero estoy yendo para Hollywood'. Es en donde están las estrellas. Me subí sola, no había nadie y me llevó", recordó.

"No me acuerdo ahora por qué, pero estaba re enojada. Caminaba, caminaba y caminaba. Y un tipo me da un folleto para estudiar inglés. Mike me llamaba y yo no le atendía el teléfono", detalló la actriz de 35 años.

"Caminé hasta la escuela. Me atendieron y les dije que quería estudiar inglés. Pregunté cómo eran las clases y me dicen: 'Justo ahora empieza el curso de verano. Las clases cuestan dos dólares por mes'. Era una escuela pública. Yo decía: 'Algo no entendí bien, dos dólares no puede ser'", reveló Luisana Lopilato.

"La clase arrancaba en 20 minutos y me metí. Esa noche lo atendí a Mike, que me decía: '¿En dónde estás? ¡No me atendiste en todo el día!'. Finalmente, cuando estaba contenta, porque había realizado algo para mí, lo atendí y le dije: 'Adiviná en dónde estoy, venime a buscar'. No lo podía creer. Me decía: '¿Cómo terminaste en una escuela yendo sola sin hablar inglés?'. Y le respondí que me las había arreglado", cerró Luisana.